La falta de chips envejece el parque móvil de Navarra: se venden cuatro coches usados por cada uno nuevo

La falta de chips estrangula el mercado, donde faltan también vehículos seminuevos al alargase los renting

09.11.2021 | 20:01
Coches en la avenida de Pamplona de la capital navarra.

Si los discursos y las políticas oficiales marcan una dirección, la realidad del mercado camina en estos momentos justo en sentido contrario. Al menos en lo que se refiere a la venta de coches, atascada en el caso de los vehículos nuevos por la escasez global de componentes, y en número en cambio muy apreciables en el caso de los automóviles de ocasión. En lo que va de 2021, en Navarra se han vendido casi cuatro coches usados por cada vehículo nuevo.

"Y las ventas de coches usados también están empezando a flojear, porque no hay flotas de coches con uno y dos años de antigüedad suficientes", advierte Carlos Sagüés, de la Asociación Navarra de concesionarios y talleres de reparación, que señala que, de momento, no hay visos de que la coyuntura del mercado vaya a mejorar a corto plazo. "No hay información fiable", admite.

Los fabricantes pisan terreno desconocido, no revelan sus previsiones de cara a 2022 y la producción se resiente en las fábricas, donde regresan los ERTE. En lo que va de año, en Navarra, las compraventas totales de vehículos usados alcanzan, según Ancove, las 25.131 unidades (un 9% más que el año pasado), mientras que los concesionarios registraron unas ventas de 6.548 coches, un 30% menos que el año anterior.


Lo que falta: semiconductores, adblue y también magnesio

El incremento en las ventas de los coches usados suele coincidir con momentos de dificultad económica, como sucedió entre 2011 y 2013. En esta ocasión, sin embargo, la situación es diferente. Faltan semiconductores para hacer funcionar las centralitas de los coches, empieza a escasear el adblue, un componente esencial para el diésel.

Y desde Faconauto advierten de que el siguiente producto en escasear puede ser el magnesio. Este material es utilizado para fabricar aleaciones de aluminio, empleado en las carrocerías, frenos, ruedas, tanques de combustible y muchos otros elementos de los vehículos. "El 35% de la demanda de magnesio es el sector automovilístico, de manera que si el suministro para, toda la industria del motor se vería potencialmente obligada a parar", aseguraba el analista de Barclays Amos Fletcher en un informe recogido por Financial Times.

El mercado de los coches usados es además bastante más complejo que el de los vehículos nuevos.

En toda España, de los 1,85 millones de vehículos de ocasión registrados, alrededor de la mitad de corresponden a ventas entre particulares. Y en este mercado, el diésel, hoy demonizado entre los nuevos compradores, sigue representado casi dos terceras partes de las operaciones totales.

Este mercado de segunda mano, que arrancó el año con mucha fuerza, acusa sin embargo en los últimos meses la falta de flotas de coches con uno y dos años de antigüedad, que suelen regresar del canal de alquiladores a los concesionarios. "Pero ahora no están volviendo –dice Sagüés– porque tampoco les han dado demasiado uso y prefieren alargar los renting algo más".


Coches más viejos, más sucios y más inseguros

Los dos mercados se encuentran conectados y el resultado de todo ello es una compraventa estrangulada, que empuja al alza el precio de los coches usados, así como su edad media. Es decir, se mantienen en las carreteras coches "cada vez más viejos, más inseguros y más contaminantes", explica Sagüés, justo en un momento en el que todas las políticas tratan precisamente de impulsar la descarbonización del parque móvil. "Hay cada vez más coches con más de diez años en las carreteras", dicen desde Faconauto, patronal de concesionarios.

"El parque móvil está envejeciendo", añade Sagüés, quien admite asimismo que la incertidumbre acerca del futuro de la movilidad también está afectando a los posibles compradores, que ven que los coches electrificados siguen siendo aún algo caros.

Eléctricos: más caros, pero al alza

Poco a poco los coches eléctricos puros van conquistando un pedazo creciente de una tarta ahora mismo menguada por la crisis de los semiconductores. Entre enero y octubre, sus ventas crecieron en Navarra un 100%, hasta alcanzar las 466 unidades, por lo que en estos momentos suponen el 7% del mercado total, la cifra más alta de su historia en un periodo comparable. De hecho, en toda Europa, en septiembre se vivió un hito histórico en la automoción.

El coche más vendido en el continente fue el Tesla Model, el emblema de una firma automovilística cuya capitalización bursátil parece anticiparle un importante dominio en el mercado de este tipo de coches. En 2021 no solo crecen los coches eléctricos puros. Mejoran también de forma clara los híbridos, con 1.800 unidades vendidas, más de un 25% del total, y con un crecimiento del 74% respecto al año anterior. En total, eléctricos e híbridos copan ya una tercera parte del mercado de coches nuevos en Navarra, en un crecimiento que no tiene visos de detenerse en los próximos años.

noticias de noticiasdenavarra