Los buenos políticos buscan soluciones y los malos, a quién echar la culpa

Las explicaciones de Gotzone Sagardui me parecieron suficientes y convincentes, y cada uno de los que tomaron decisiones erróneas sobre la administración de la vacuna ya se han retratado

29.01.2021 | 09:31
La consejera de Salud, Gotzone Sagardui durante su comparecencia en el Parlamento Vasco.

Soluciones

Este tuit de Miguel Izu no puede resultarme más apropiado: "Ante los problemas, los buenos políticos buscan soluciones y los malos buscan a quién echar la culpa". Lo leí ayer, mientras pensaba en cómo escribir que a mí las explicaciones de Gotzone Sagardui me parecieron suficientes y convincentes, y que cada uno de los que tomaron decisiones erróneas sobre la administración de la vacuna ya se han retratado. También lo hicieron los parlamentarios en la comisión: todos leyeron lo que llevaba preparado antes de escuchar a la consejera, a quien culparon de lo que quisieron sin sonrojo y con orejeras.


Ponerte en lo fácil€ Es más fácil

Al principio de la pandemia decidí ponerme a favor de los gobiernos que iban a tener que gestionar unas crisis sanitaria y económica sin antecedentes. En todo este tiempo, los partidos de la oposición me han reforzado. Lo fácil es pedir más: más dinero, más EPI, más mascarillas, más baratas, más vacunas, más cierres de hostelería, más aperturas de hostelería€ Lo difícil es tomar algunas decisiones que cuando se visibilizan como correctas ninguno de los que la criticó lo reconocerá: las farmacéuticas impiden que la segunda dosis pueda ser administrada a los más desfavorecidos€ Allá donde no se haya guardado.

No es tan difícil

Como cualquier ciudadano, estoy agotado por la situación. Como autor de esta columna, más. Así que entiendo la queja constante, el tuit fácil con la crítica a punto, el mensaje en WhatsApp que generaliza€ Pero no lo comparto: tenemos capacidad para tener y resolver nuestras dudas. Así que me refugio en reflexiones como las de Juan Ignacio Pérez, aunque a veces fastidien por certeras: "Aunque impida ir a pasear a la orilla del mar o al monte, prohibir salir de tu municipio sí tiene sentido porque todas las restricciones de movilidad reducen contactos y, sobre todo, porque evita que se vaya a los bares del pueblo de al lado".


Seguidismo vs. Coherencia

Si algo no es Pablo Iglesias es un tipo timorato: su eterno juego de tronos se basa en cortar cabezas allá donde sea necesario, y mantener el pulso y la mirada aunque esté jugando con dos o tres barajas. Si algo tiene Podemos en Euskadi es que es todo lo contrario: se le ve venir y se le ve que está todo el día pendiente de lo que haga Bildu. El tuit de Asier Areitio en el que muestra las contradicciones de los morados, que piden el corredor ferroviario europeo en Cantabria al mismo tiempo que anuncian en Araba que, junto a Bildu, pararán el TAV que posibilita ese corredor, es elocuente como pocos.


Un ejemplo

La firmeza de Pablo Iglesias para sostener varios juegos políticos a la vez me parecería envidiable si, sobre todo, no me pareciese reprobable esa actitud de tomarse la política como un juego en el que uno se asigna el personaje del rey y al resto, el de peones o, como mucho, alfiles. El líder de Podemos lo ha vuelto a hacer, según Vozpópuli: "Iglesias ordena a Podemos hacer campaña contra Illa para evitar que sea 'president'. Se instala en el partido morado el temor a que el éxito del exministro de Sanidad se traduzca en un reequilibrio de fuerzas en el Consejo de Ministros". ¿Y ERC se deja dominar?