Cuando se rebaja un político se rebaja la política

Si Denis Itxaso atendiese a la realidad de su gobierno o, simplemente, intentase explicarla, tendría menos tiempo para columpiarse verbalmente

26.03.2021 | 15:29
El delegado del Gobierno en Euskadi, Denis Itxaso.

Pero, ¿qué tiene ese asiento?

¿Qué tiene el puesto de delegado del gobierno español en la CAV que ha agriado hasta al que parecía más abierto de los que hemos conocido? ¿El del virreinato es un virus que vive en un sillón, que está esperando en un despacho a su siguiente morador? Cuando se rebaja un político se rebaja la política: sugerir que es el PNV el que tiene que aportar algo al esclarecimiento de la muerte de Mikel Zabalza cuando es el gobierno y el partido de Denis Itxaso los que mantienen los secretos oficiales bajo llave resulta insultante. Como sus ataques esta semana a la consejera Tapia y, antes, al lehendakari Urkullu.

Que se preocupe de lo suyo

Denis Itxaso es el delegado de un gobierno que abraza a los turistas extranjeros (pese a las restricciones) mientras la ciudadanía vasca y la ciudadanía española tienen que aumentar su aislamiento por culpa de la pandemia (y quienes incumplen las normas, claro). Si Itxaso atendiese esta realidad o, simplemente, intentase explicarla, tendría menos tiempo para columpiarse verbalmente. Una vez más, en la web satírica El Mundo Today han estado acertados: "Los españoles empiezan a salir al balcón a las ocho de la tarde a aplaudir a los turistas" que vienen a salvar la economía del sector turístico.

Y que no nos tomen el pelo

No existe el milagro madrileño, pero sí es real este titular de La Vanguardia: "Madrid acumula el 40% de los contagios en España". La "libertad" que cacarean Díaz Ayuso o Martínez Almeida se convierte, pasados 15 días, en enfermedad. Esa es la realidad. Y en ese escenario se van a mover las y los turistas y, lo que es peor, la ciudadanía madrileña que, sin embargo, tiene la oportunidad de mandar a su casa, o al bar que esté abierto, a la presidenta madrileña el próximo 4 de mayo. Pese al puente aéreo y la alta velocidad ferroviaria low-cost que acaba de inaugurarse, para llegar a algunas noticias Barcelona queda muy lejos.

¿Cuántas carpetas deja abiertas?

El discurso político de Pablo Iglesias es, por lo general, bastante adolescente: básico y agresivo, como si pudiera decir y hacer lo que le venga en gana sin consecuencias. Y yo ya estoy un poco mayor para aguantar otra adolescencia que no sea la que tendrán mis hijos. También lo estoy para conocer el medio en el que me muevo, así que cuando el de Podemos anunció su candidatura a la Comunidad de Madrid me pregunté: ¿cuántas carpetas deja abiertas encima de la mesa? La vicepresidenta Calviño las resuelve sus dudas con más contundencia: "Me sorprende que se vaya con tanto por hacer" (El Imparcial).

No es su dinero

Porque conozco el medio en el que me muevo sé que los presupuestos siempre son políticos. Como las huelgas. Y también sé que la acumulación de titulares no siempre conlleva que haya un hecho noticioso. Sin embargo, suele ser así: aunque me haya resistido a acercarme al caso de los 53 millones que el gobierno español ha inyectado en la aerolínea Plus Ultra porque me parecía otra oportunidad para que algunos sigan asustando con la palabra "Venezuela", la realidad se impone y ayer hasta los digitales más próximos a los partidos del gobierno español intentaban iluminar los puntos negros de este extraño y caro rescate.