la carta del día

Digan la verdad

10.02.2020 | 02:25

alfonso Alonso exige al lehendakari Urkullu que baje los impuestos si quiere el apoyo del Partido Popular para aprobar los presupuestos. En la misma línea, el gobierno de la derecha y extrema derecha de la Comunidad de Madrid anuncia por boca de su presidenta la prometida bajada de impuestos. Lo que parece una buena noticia para la sociedad, en realidad es una falacia que esconde más de lo que promete porque del bolsillo del contribuyente salen los servicios públicos en forma de hospitales, universidades, juzgados, ayuntamientos, pensiones, educación, transportes públicos o investigación, sin olvidar las prestaciones sociales a los más necesitados.

Al menos, la medida es coherente con los fundamentos de la ideología entusiasta con la mínima intervención del Estado en la economía, poniendo el acento en que el mejor dinero del contribuyente es el que mantiene en su bolsillo. Los neocon se aferran a la llamada "curva de Laffer" para defender que la bajada de impuestos sube la recaudación por la mayor actividad económica. Pero no es cierto: se ha demostrado en este Estado que tal y como ocurrió en la economía estadounidense de las últimas décadas, no se cumple el principio de que rebajando impuestos se reciben iguales o mayores prestaciones estatales. Pero insisten en que estimular la actividad económica, equivale a una mayor recaudación. La realidad es la contraria: subiendo los impuestos sube la recaudación y viceversa.

Los que tienen mayor poder económico deben pagar más impuestos como corresponde a un Estado social y democrático de Derecho. Esto es lo constitucional, señor Alonso y compañeros mártires de Madrid. Seamos serios, bajar los impuestos solo beneficia a la parte de la población que vive más desahogadamente. Si se cumple la bajada de impuestos en Madrid, los catalanes tendrán que apoquinar en concepto de IRPF cinco puntos más que los de Madrid; y los extremeños pagarán hasta 4,5 puntos más de IRPF que los madrileños, que tienen una renta per cápita 16.742 euros superior a la de aquellos.

El nuevo gobierno pretende acometer una rebaja de impuestos valorada en casi 300 millones de euros. En paralelo, la deuda de Madrid, a pesar de estar por debajo de la media, se ha multiplicado por tres en los últimos diez años, superando los 33.000 millones de euros con la sombra de los recortes encima. Entonces, ¿hay o no margen para reducir tributos? Si bajan los impuestos e ingresos, el Estado reduce los servicios públicos; o se mantienen, pero a costa de engordar la deuda pública. En definitiva, la única discusión sensata no es si subimos o bajamos los impuestos, sino a quién, y a cuáles servicios mantenemos o sufren recortes. Tampoco es cuestión menor que las comunidades autónomas están obligadas a reducir gasto público en la misma medida que recorten impuestos para cumplir con la ley de estabilidad financiera (LOEPSF). Pero la gran derecha quiere apuntarse el tanto de bajar impuestos y también el de gastar más.

Para colmo, los impuestos en la Comunidad de Madrid ya están más bajos que en otras comunidades, que es donde deberían quejarse por este agravio comparativo e insolidario. Invito a los lectores a reflexionar sobre la diferencia radical que existe entre el cupo del Concierto y del Convenio respecto a esta injusticia fiscal a perpetrar en Madrid, en el contexto de las descalificaciones y mentiras de Ciudadanos y Vox que hemos tenido que aguantar. Los mismos que, de la mano del PP, van a perpetrar este golpe de mano fiscal insolidario que nos recuerda el golpe de mano de Esperanza Aguirre casi logrando privatizar varios hospitales públicos madrileños. Lo curioso es que Extremadura o Canarias, por ejemplo, no les critican manteniendo sus votantes entusiastas, con un PIB y un reparto de la riqueza a la cola del Estado desde hace lustros.

Digan la verdad: las rebajas de impuestos dejan menos dinero en la Hacienda de todos y más en el bolsillo de las grandes empresas y fortunas mientras concentran la carga fiscal sobre la clase media y la población más vulnerable -a través del IVA- generando mayor desigualdad y pobreza.