la carta del día

Can, deportes y Osasuna

07.11.2020 | 23:52
Can, deportes y Osasuna

el deporte, como actividad física lúdico festiva y combativa, genera multitud de efectos beneficiosos para la sociedad: desde la simple, pero importantísima función, de mantener el cuerpo en perfecto funcionamiento para que la mente funcione debidamente según el conocido "mens sana in corpore sano", hasta el fomento del espíritu de equipo y de superación de dificultades o la conducción de la natural agresividad humana por cauces más o menos pacíficos. Es pues un factor educativo y cohesionador de la sociedad de primerísimo orden, de ahí que la Caja lo fomentara en muy distintos ámbitos.

Ya el 12-XII-1928 en el acta de la sesión de ese día de la Comisión Permanente del Consejo de Administración de la Caja podemos leer: "El Sindicato de Turismo de Estella solicita un préstamo con garantía de un Estadium de su propiedad, se acuerda estudiar el valor del mismo como huerta de regadío". Está claro que primaba, y mucho, la prudencia financiera de no sobrevalorar las garantías, para así evitar riesgos. De ahí que la Caja creciera sana y robusta para poder cumplir la importante función que tenía encomendada.

El furor deportivo que a modo de emulación de los antiguos griegos levantaba pasiones en todos los estamentos era tal que, en la sesión de la Comisión Permanente del Consejo del día 6-VI-1930 podemos leer: "Los empleados de la Caja van a construir un campo de deportes en un terreno que les ha concedido el Excelentísimo Ayuntamiento de Pamplona y la Caja les dará diversas facilidades de crédito". Tal vez se tratara de unas canchas de tenis que hubo en la plaza de La Cruz, pues yo recuerdo una foto de mi abuelo con pantalón largo blanco y camisa del mismo color, dando raquetazos allí.

Osasuna acaba de llegar a centenario a pesar de haber tenido muchos achaques, la Caja era casi quinta, pues nació 10 meses después, y, lamentablemente, se quedó por el camino, pero de nosotros dependerá que resucite en forma de banco público foral. ¡Ojalá!

Hoy en homenaje a esos cien años de vitalidad quiero rescatar del olvido uno de aquellos achaques felizmente superado, puesto que hoy tenemos al Club Atlético Osasuna en plena forma, y siempre se recuerdan especial y gratamente aquellos malos momentos que finalmente se han superado.

El 9-III-1941 en el Acta de la Comisión de Gerencia del Consejo de la Caja, podemos leer: "Se acuerda conceder un préstamo de 100.000 pesetas al Club Atlético Osasuna con la garantía de su junta directiva: V. Jáuregui, A. Lizarra, J. Saenz, A Goñi, J. Jaurre, G. López, N. Inda, Fco. Garraus, D. Taberna, P Turullols, C. Moscoso, A Arrondo, S. Ninondo y Ramón Urrizalqui". Aquí queda también claro que la Caja seguía aplicando su consabida "prudencia financiera" pues les hacía retratarse a todos y cada uno de los miembros de la junta directiva, los cuales apretarían los dientes por ello, pero deportivamente supieron asumir el reto.

Cuatro años más tarde el 21-VI-1944 en el acta de la Comisión de Gerencia de la sesión de ese día se lee: "Se acepta la propuesta de la directiva del Club Osasuna en el sentido de aplazar la ejecución del Ptmo., incumplido hasta el 1 de octubre pues están pendientes de efectuar diversos traspasos de jugadores". O bien los traspasos no se pudieron llevar a cabo o no fueron lo suficientemente jugosos como para evitar la ejecución pues en el resumen del año que hice en la recopilación parcial de las actas de la Caja puse: "A lo largo del año Osasuna ha seguido teniendo dificultades y le han prorrogado el plazo hasta mayo del próximo". Así ocurrió que al mantenerse las dificultades para el cumplimiento del préstamo, la Comisión de Gerencia en su sesión del 1-VIII-1945 decide: "A la vista de la persistencia del incumplimiento del Club Atlético Osasuna y de haber transcurrido sobradamente todos los aplazamientos concedidos, se acuerda proceder judicialmente de acuerdo a lo establecido en anteriores sesiones".

La sangre no debió de llegar al río pues la realidad es que Osasuna salió del atolladero, quizás con los pelos en la gatera de algún fiador miembro de la directiva o quizás a través de alguna otra estrategia corporativa de traspasos o de subida de cuotas o€ ¡quí lo sa! Lo que sí es cierto es que salió pues la necesidad es madre de la creatividad y hoy podemos felicitarnos por ello.

Osasuna: ¡Muchas felicidades por tu centenario y que cumplas muchos centenarios más!

El autor es promotor de la refundación de Can, notario jubilado y nieto del director gerente de Can desde 1921 a 1950