Una Navidad con el verbo echar

09.12.2020 | 00:26

No vamos a echar leña al fuego en este preámbulo afirmando que lo de la lotería navideña es también un proceso vírico que nos ataca por estas fechas. Ni vamos a echar tierra a un negocio como es la compra de este número de tan buena planta. Aunque coger un 06.600 –este que tenemos de Baztango Gorriek– sea, en conciencia, como echar cartas, como echar por echar. Han salido aprobados a comienzos de diciembre los Presupuestos Generales y algunos taimados acusan al Gobierno de echar un remiendo a la vida, de echar un borrón a la convivencia. Yo no sé si lo que intenta la derecha, a fin de cuentas, es echar agua al mar de la retórica, sin el trabajo de hacer las cuentas. Nos dicen los politólogos que la situación institucional está como para echar a correr, pero sabemos ¡y de qué manera! que las personas somos las que nos vamos tarde o temprano y que son las instituciones las que se quedan, las que realmente tienen vocación de permanencia. Pero nada es inmutable sobre la faz de la tierra y por eso yo creo que ni hay que echar a correr ni hay que echar el muerto a otra puerta. En fin, que respecto a nuestra preocupación al no encontrar en el verbo echar acepciones que signifiquen faltar o carecer de algo te citaré el "echar en olvido una cosa", aunque los franceses no dudan en concretar la idea y llegar a traducir la frase de esta imaginativa manera: "Mettre quelqu'un au rang des péchés mortels" (poner a alguno en la fila de los pecados mortales). Y aunque la concreción no siempre acompañe a la claridad de ideas, este algo impreso en el espíritu de nuestros vecinos me hace admirar a los escritores que cuando escriben dan la sensación de estar echando un clavo a la rueda de la fortuna. Mientras que aquí en España seguimos insistiendo en lo nuestro, o sea, en el "échale guindas al pavo que yo le echaré a la pava azúcar, canela y clavo". Un abrazo. Y no decidamos echar la casa por la ventana estas Navidades ahora que la ventana es lo único que dejamos abierto sin temor a que pase factura el coronavirus. Que nos conformemos con echar el cerrojo a este 2020.

noticias de noticiasdenavarra