Una vida dedicada a la enseñanza

26.12.2020 | 00:32

El pasado 22 de diciembre se jubiló mi madre, puede que esto no os diga gran cosa pero tener la suerte de que tu madre sea Mary Jose Zabaleta Leoz no es algo de lo que muchas personas puedan presumir. Ahora que ya sabéis quién es mi madre seguro que a muchos/as sanguesinos/as les viene a la cabeza aquella profesora de "gimnasia" que llegó al Colegio Luis Gil de Sangüesa bien joven, después de pasar por Lumbier y Aoiz, y en el que ha desarrollado su carrera profesional casi por completo. Aunque pasados los años colgó el chándal, en lo que al aula se refiere, posteriormente se dedicó a otras materias y últimamente ha formado parte del equipo directivo del centro sin dejar nunca de lado las clases. Y es que cuarenta años de docencia dan para mucho, tantos como para que los niños y niñas a los que da clase ahora sean hijos e hijas de antiguos alumnos y alumnas. Al final la gente te coge cariño, es lo que tenemos los de Aibar (véase la ironía). Tanto es así que en casa hay una mesa llena de obsequios que recibió el martes en su despedida. Qué maravillosos son los alumnos y los compañeros y los padres y madres y toda la gente que le aprecia tanto.Ahora llega el momento de descansar y disfrutar de lo trabajado aunque no conozco a mucha gente que viva con tanta pasión su profesión. En su día no se dieron las circunstancias para ser enfermera pero se hubiera perdido una gran maestra por el camino, entre Uxue y yo procuraremos estar a la altura.Feliz Navidad amatxo, este 2021 sólo puede ir a mejor.

noticias de noticiasdenavarra