Poco pasa

02.09.2020 | 01:08
A la contra, por Jorge Nagore

El verano lo bueno que tiene es que te aligera y como descansas y tienes más tiempo para ti mismo y para hacer lo que no has podido hacer el resto del año pues acabas desarrollando en tu interior el firme propósito emocional de hacer cambios en tu manera de entender el mundo y de relacionarte con él y con los demás. Más o menos. A mí esto me pasa todos los veranos: llego a la primera columna convencido de que esta temporada –esta es la 16ª consecutiva– voy a ser más fino, educado y menos burro. Me dura lo que me cuesta que mi cerebro recuerde la frase que más me ha rondado por la cabeza estos dos meses y que no es otra que A quien se le ocurrió el término No Fiestas habría que colgarle de los huevos de la veleta del Palacete de Uranga de Burlada. Hay que ser idiotas. Somos idiotas, la verdad. No Fiestas€ Anda a la mierda. Qué sociedad tan psicópata esta que es capaz de penar tanto por un año sin –oficialmente– darle unas jornadas al frasco en el pueblo y que es capaz de inventarse el término No Fiestas como expresión de unos días en los que una serie de seres humanos, un porcentaje equis de mamíferos, se juntará y reunirá para celebrar que no hay nada que celebrar y hasta se pondrá un pañuelo o yo qué sé. Leí ayer que muchos positivos de estos días de la Ribera Baja tienen casi relación directa con celebraciones coincidentes con fiestas patronales no celebradas, como en su momento allá por julio los tuvieron con la no celebración de los Sanfermines. Y luego vete y escucha que los niños de hoy en día tienen muy baja la capacidad de frustración. Pues anda que los mayores€ Había 40 personas hospitalizadas con covid en Navarra el 1 de agosto. Ayer eran 84. No son las 711 que hubo a primeros de abril, el % de hospitalizados sobre positivos es mucho más bajo, pero 84 personas son muchas. ¿No fiestas? No hostias suficientes nos han repartido por ser tan estúpidos.