Doble 'castigo'

05.09.2020 | 00:46
A la contra, por Jorge Nagore

Estos últimos días se ha confirmado un asunto que me tiene alucinado. Hasta hace unos días, los alumnos de hasta 12 años no tenían que llevar mascarilla, ni en Infantil –de 3 a 5 años– ni en Primaria– de 6 a 11– y sí en cursos superiores –Secundaria, de 12 años en adelante–. Si un niño o niña de Infantil o Primaria daba positivo se mandaba a todos a casa, algo que no pasaba en Secundaria porque llevan mascarilla. La semana pasada se cambió el protocolo y los alumnos de Primaria –6 a 11 años– sí van a llevar mascarilla, como los de Secundaria. Y aquí está el salto mortal con tirabuzón doble: al contrario que en Secundaria, que evitan el confinamiento porque llevan mascarilla y Salud solo confinará a los contactos del alumno o alumna positivo que se consideren estrechos, en Primaria se sigue con la dinámica anterior. Esto es, todos confinados. Resumiendo: se comen los dos inconvenientes, tanto el de llevar mascarilla 5 horas seguidas como el irse a casa 10 días si un compañero o compañera da positivo. Los de 3 a 5 años no tienen el inconveniente de la mascarilla y sí el de irse a casa, los de 12 en adelante sí el de la mascarilla y salvo excepciones no el de irse a casa y los de 6 a 11 les ha tocado el premio gordo. El argumento es que no guardan la distancia como los de Secundaria. Esto se puede traducir en que los padres y madres de Primaria andemos confinando y desconfinando a nuestros hijos varias veces en cortos periodos de tiempo, lo que, más allá del engorro laboral y personal que pueda suponernos como padres, es un auténtico desaguisado mental y emocional para críos y crías que necesitan juntarse, verse y aprender en grupo, infinitamente más allá de materias y currículums. Sinceramente, muchos padres y madres si los confinamientos y desconfinamientos son varios seguidos no me extrañaría que se planteen que vaya Rita. Son niños, no bolas de petaco.