Mesa de Redacción

Sánchez en su laberinto

07.02.2020 | 08:26

sánchez ha mutado su perseverancia personal en voluntarismo presidencial. Como si fuera igual de factible concertar voluntades para descabalgar a un Gobierno ligado con la corrupción en sentencia judicial, un imperativo democrático, que acordar leyes y reformas entre tantos diferentes, un reto titánico partiendo de los exiguos 84 escaños del PSOE. Esa necesidad de empastar idearios variopintos con el corpus normativo heredado del PP y los compromisos vigentes con los poderes comunitarios explica la serie de rectificaciones gubernamentales -futuro del Valle de los Caídos, defensa del juez Llarena, impuesto a la banca, acogida de migrantes, etc-, autocorrecciones que generan apariencia de fragilidad agudizada además por un acoso exterior evidenciado con el veto de la derecha unida en la Mesa del Congreso al aumento del techo de gasto para 2019. Una sensación a la que ha contribuido la impericia de quienes aceptaron ministerios tras defraudar a Hacienda, lograr másters mediante plagio o mantener citas con palanganeros del Estado sin explicarlas con una versión clara y unívoca. Minada en parte la ilusión suscitada por el acceso de Sánchez a la Moncloa, la duda radica en cúanto tiempo debe aguardar a convocar elecciones ante el inexistente efecto Casado acreditado en el CIS y las dificultades para aprobar un Presupuesto nuevo con el que revertir los feroces recortes del PP. A falta de despejar esa incógnita, la certeza reside en que el PP y Ciudadanos conforman ya de facto una coalición electoral frente a la que el PSOE sólo podrá preservar la presidencia con una entente multipartita, transversal y posibilista. Al estilo del actual Gobierno navarro, en efecto.