Museo del Agua de la Mancomunidad

08.12.2020 | 00:40
Museo del Agua de la Mancomunidad

Hoy por hoy, abrir un grifo y que tengamos en nuestras casas agua de calidad, en cantidad suficiente y de modo continuo, es una acción tan cotidiana que no le prestamos la mínima atención. Esto, que viene a representar el buen trabajo de cualquier entidad de servicio (si el usuario no se entera es una buena señal de que se cumple lo anteriormente indicado) no está reñido con el trabajo de desarrollar una conciencia adecuada de la sociedad, en base a unos planes de formación/información adecuados. Hoy por hoy, la entidad que explota nuestro ámbito comarcal (Servicios de la Comarca de Pamplona SA –SCPSA–, para más de 365.000 habitantes –más de la mitad de Navarra–) desarrolla esta conciencia a través de múltiples actividades con alumnados y otros. Por ese lado, cumple perfectamente, si bien se echa de menos que no active presentaciones públicas de la realidad de los retos del abastecimiento y saneamiento, donde pueda verse cómo se tienen que enfrentar (con fotos y vídeos reales) las afecciones en los abastecimientos y distribución del agua por todo tipo de motivos (degradación de materiales, corrosiones, golpes de ariete, malas praxis constructivas, fraudes por tomas piratas y otros€), como en los colectores de saneamiento, bombeos y sistemas de depuración (cementación del interior de colectores y costras compactas, por vertidos indebidos que obligan a labores muy costosas para su liberación y paso adecuado del vertido normal, defectos constructivos, creación de tapones y afecciones a los bombeos, por sólidos no degradables –toallitas, palillos higiénicos, colillas, trapos€– y grandes afecciones medioambientales (por la llegada a los cauces de esos sólidos no degradables a través de los aliviaderos de las redes unitarias, o directamente desde los colectores de pluviales, uso de estos colectores de pluviales como vertederos en calle a través de sus rejillas por donde se vierten jabones y productos de todo tipo, al margen de la propia contaminación directa de cauces –muy importante/crítica–, por el arrastre de metales pesados de las deposiciones de gases del parque móvil –y materia orgánica de nuestras malas costumbres–, al no existir todavía una contención y/o tratamiento adecuado para las llamadas "aguas grises", que son más contaminantes, en su arrastre inicial, que cualquier vertido de fecales.

Todo lo anterior, formación e información para conocimiento integrado de la sociedad, sería ideal a través de un espacio que represente la historia de la entidad, cercano a la principal zona de su ámbito, como es la ciudad de Pamplona y los núcleos principales perimetrales. Este espacio existe y es de una belleza incuestionable. Los viejos depósitos del conjunto general existente en Mendillorri. Conjunto que, de por sí, ya cuenta con un espacio natural visitable, de entidad, accesible a cualquiera que quiera visitarlo, con –además de su propio entorno de plantas y árboles, y explicaciones murales de sus especies así como de su fauna– unas vistas muy adecuadas desde distintos puntos de observación creados para ello.

Estos depósitos viejos de mampostería (dos, anexos uno a otro, con una vista exterior de interés) y situados bajo la Casa de las Aguas, perfectamente utilizable, cuentan con una preciosa estructura interior de arcos, que muchos habrán podido observar desde su parte superior, en las visitas guiadas. Su volumen de agua (reserva) puede ser obviado en cuanto a la situación actual del resto existente en ese complejo (4 depósitos de 16.000m3 cada uno –más todos los perimetrales de la Comarca, de volúmenes importantes–), por cuanto la actual situación del abastecimiento, con la existencia actual del suministro desde la ETAP de Tiebas, permite una explotación más que solvente para cualquier situación.

Imaginemos que estos depósitos, junto con la Casa de las Aguas, se reconvierten en salas para albergar un museo relacionado con toda la historia del agua, con sus piezas, sus salas de interpretación y proyección, sus murales, etcétera, etcétera. Un incentivo más para la zona y, sobre todo, para no desperdiciar elementos de interés histórico, no olvidar de dónde venimos y saber apreciar lo que tenemos (y lo que debemos conseguir).

Una propuesta que, al margen interno desde hace muchos años, hago pública para ver si ayuda a conseguir un objetivo que, entiendo, es muy importante para una sociedad concienciada.

El autor es exjefe de Mantenimiento de SCPSA

Abrir un grifo y que tengamos en nuestras casas agua de calidad, en cantidad suficiente y de modo continuo, es una acción tan cotidiana que no le prestamos atención

Imaginemos que los depósitos de Mendillorri, junto con la Casa de las Aguas, se reconvierten en salas para albergar un museo relacionado con toda la historia del agua