Malditas guerras

28.04.2022 | 01:17
Malditas guerras

Las guerras entre europeos han sido una constante en la historia, y siempre se han originado entre vecinos. Ahí tenemos el caso de rusos y ucranianos. Común a todas las guerras son las masacres, matanzas de personas indefensas, porque cuando comienza una guerra el horror se adueña de todo. No hay guerras incruentas. La causa principal de las guerras es siempre la misma: la expansión territorial de unos pueblos que invaden a otros pueblos.

Aquí en Navarra también sufrimos una invasión hace 500 años. Ha pasado mucho tiempo, pero a los navarros no se nos olvida, porque esa guerra nos dejó una herida abierta que sigue supurando: Navarra quedó partida en dos. La guerra de Navarra (1512-1529) sigue suscitando polémica hoy en día por la forma en que se produjo: un reino cristiano es conquistado por sus vecinos castellanos y aragoneses. Muchos descendientes de aquellos navarros seguimos considerando esa invasión como una agresión injusta que nunca se tuvo que haber producido. De no haber existido esa guerra, los navarros, probablemente, hoy seríamos franceses, pero no tendríamos una frontera que nos divide en dos.

Navarra era un reino europeo con solera que, tras la muerte de Sancho VII el Fuerte en 1234, entra en la órbita francesa en busca de un aliado que garantice su supervivencia frente a la constante presión de castellanos y aragoneses. Teobaldo, conde de Champaña, hereda el reino de su tío Sancho VII, y se suceden distintas dinastías francesas (Champaña, Capetos, Evreux y Foix) hasta 1512. A primeros del siglo XVI había alcanzado buenas relaciones con sus vecinos, y prueba de ello fue la firma en 1506 de un tratado internacional con Castilla por la que el rey Felipe I se comprometía a no intervenir en los asuntos navarros. Y es en 1512 cuando se produce la invasión del reino pirenaico por el rey Fernando de Aragón que asumió la regencia de Castilla al morir Felipe I. Comandados por el duque de Alba, los ejércitos castellanos y aragoneses, abusando de su fuerza, sacaron músculo militar para conquistar un reino indefenso. Y aún sostienen que los navarros apenas ofrecieron resistencia al invasor.

Con la conquista de Navarra buscaban la unión de los reinos hispánicos bajo una misma corona. Pero hay algo que no cuadra: la antigua Hispania era toda la Península, España no lo es, y la expansión de los reinos cristianos contra el Islam no se detuvo con la conquista de Granada, sino que continuó en el norte de África y en las islas Canarias. Pero la idea de que España se forja contra el Islam se desvanece con la ocupación del reino cristiano de Navarra veinte años después de la conquista de Granada. ¿Entraba Navarra dentro del proceso de la Reconquista? La conquista de Navarra es la prueba palpable de que la Reconquista española es un mito: lo único que existió fue la expansión territorial de Castilla y Aragón.

La Guerra de Navarra fue un conflicto internacional entre Francia y España que tuvo como consecuencia más importante la pérdida de la independencia de la Navarra peninsular. La guerra daría comienzo en julio de 1512 con una Navarra sin capacidad de defensa que tuvo que pedir ayuda al rey Luis XII de Francia. La primera fase de la guerra se produce en un momento en que las formas de guerrear en Europa están cambiando. La conquista del reino navarro por las tropas castellano-aragonesas se consumó rápidamente en el verano de 1512, por lo que los reyes navarros denunciaron inmediatamente la usurpación por la fuerza del trono navarro. En tres ocasiones los reyes destronados contraatacaron con las incursiones de otoño de 1512, abril de 1516 y mayo-junio de 1521, con el apoyo de una parte de los navarros y el auxilio del rey de Francia. Desde comienzos del otoño de 1512 el ejército franco-navarro acogió tropas bearnesas para recuperar el reino, y lo consiguió durante un breve tiempo, pero el ejército imperial de Carlos V, compuesto por unos 30.000 soldados, aplastó al ejército franco-navarro derrotándolo en la batalla de Noain el 30 de junio de 1521.

Como pretexto para conquistar Navarra adujeron que era un reino aliado de Francia. Lo cierto es que Navarra quiso mantenerse neutral y no le dejaron. La incorporación de Navarra a Castilla se realizó en un lento proceso, fracasando los intentos castellanos por culminar la ocupación de todo el territorio navarro al no poder mantener la Baja Navarra, que siguió siendo independiente hasta el año 1620.

Para comprender la conquista de Navarra debemos acudir a autores extranjeros como el historiador norteamericano William Prescott, que en su libro Historia de Fernando e Isabel dedicaba un capítulo a la conquista de Navarra en el que decía que los escritores extranjeros caracterizan la conquista de Navarra de usurpación audaz y vergonzosa y tanto más execrable cuanto que se cubrió con el velo de la hipocresía.

La conquista de Navarra se convirtió en tabú para varias generaciones de navarros. Los invasores se encargaron de crear unas élites de colaboradores con el nuevo poder establecido mientras que los rebeldes fueron represaliados y vieron cómo sus bienes eran confiscados. La presencia de tropas castellanas y la sistemática destrucción de casas fuertes y torres de linaje por toda Navarra, junto a la construcción de una nueva fortaleza para defender Pamplona de posibles intentos de recuperación, no tenían otra misión que defenderse de los naturales del reino.

Los altonavarros siguen divididos hoy en día entre los que se enorgullecen de haber sido conquistados y los que consideran la conquista como una injusticia. Mientras, los bajonavarros siguen esperando a que nosotros, los navarros del sur, nos unamos y reivindiquemos la unión política de toda Navarra.

¿Cuándo va a surgir de entre nosotros un líder con agallas que reivindique la unión política de la Alta y Baja Navarra?

El primer político navarro que se atreva a reivindicar la unión con la Baja Navarra que dé un paso al frente. El siguiente paso sería organizar una multitudinaria marcha hacia las instituciones de la UE para pedir que se haga justicia y se permita la unión política de las dos Navarras.

El autor es analista

Común a todas las guerras

sonlas masacres, matanzas

de personas indefensas, porque cuando comienza una guerra

el horror se adueña de todo

Los altonavarros siguen divididos hoy en día entre los que se enorgullecen de haber sido conquistados y los que consideran

la conquista como una injusticia

noticias de noticiasdenavarra