Eusebio Unzué: "Pogacar parece imbatible, nos ha puesto a todos a pensar en quién le acompañará en el podio"

Eusebio Unzué asegura que solo la mala suerte puede arrebatarle el amarillo a Pogacar y que el objetivo de su equipo será meter a Enric Mas en el top 3

05.07.2021 | 20:34
Eusebio Unzué durante una rueda de prensa

Eusebio Unzué afronta el Tour 2021 tras 41 años al frente del equipo español Movistar Team. El navarro afirma que la carrera parece sentenciada, pero su experiencia le hace pensar que en 21 etapas puede pasar cualquier cosa.

¿Está satisfecho por cómo ha transcurrido la carrera hasta ahora?

–Estamos muy descontentos, en estos 9 intensos días perdimos a Marc Soler, que se cayó en la primera etapa, el viernes Carlos Verona tuvo un golpe, el sábado Miguel Ángel López y el domingo Enric Mas, que tiene una fuerte herida en la cadera. La intensidad de la carrera ha sido bestial, nunca había visto pedalear con esta energía en la primera semana. Los tres primeros días hubo una sucesión de caídas y el fin de semana se sumó el problema del tiempo. Además, la velocidad a la que se ha corrido ha añadido mayor dificultad a las etapas.

¿Cómo resumiría la primera semana del Tour?

–Es la confirmación de un gran líder. Pogacar partía como máximo favorito y ha demostrado que solo la mala suerte puede impedir que repita como ganador del Tour. El golpe sobre la mesa que dio el sábado fue bestial. También es cierto que en este deporte pasan muchas cosas y hasta que no estemos en París no se puede aventurar nada.

¿Qué tal está Marc Soler?

–Está bien, dentro de lo que cabe. No puede agarrar el manillar y tendrá que estar tres semanas trabajando en el rodillo. Por ahora no puede subirse a una bicicleta. Esta semana le han hecho una nueva radiografía para ver la evolución de la rotura de los dos radios y el cúbito, en función del resultado veremos si podemos acelerar la recuperación. Es una baja muy importante, tenía gran experiencia en el Tour, venía en un buen momento y con las ideas claras, seguro que este fin de semana hubiera sido uno de los protagonistas en los Alpes.

También sufrieron caídas Verona y Miguel Ángel López, ¿están en condiciones de seguir en carrera?

–El domingo hablé con Verona y me dijo que nunca había sufrido tanto para terminar una etapa como lo había hecho ese día. Estaba en un gran momento, pero es difícil recuperarse de una caída a 70 km/h. Tampoco lo pasó bien Miguel Ángel tras la caída del sábado, tenía dolores y estuvo quedado desde el primer repecho. Es un corredor acostumbrado a pelear por estar adelante y este fin de semana le ha tocado sufrir por entrar en el control. Esperemos que la jornada de descanso les sirva para recuperarse.

¿Cuáles son los objetivos para lo que resta de competición?

–Teniendo en cuenta las desgracias que hemos sufrido, mantenemos el objetivo de pelear por el top 3. Pogacar en este momento parece imbatible y nos ha puesto a todos a pensar en quién va a acompañarle en el podio de París. O'Connor dio un gran paso el domingo, y viendo su progresión y los tres minutos que tiene de ventaja será muy difícil quitarle la posición. Estamos en el grupo de Uran, Carapaz, Vingegaard, Kelderman, Martin y Lutsenko que pelean por el mismo objetivo que nosotros.

¿Está sentenciado el Tour?

–21 días en ciclismo es mucho tiempo. Hasta que no llegas a París y terminas las vueltas de los Campos Elíseos, el peligro no deja de existir, puede ocurrir cualquier contratiempo. Pogacar se ha mostrado muy superior, pero no es inmune a los malos días ni a los acontecimientos que transcurren en una carrera de tres semanas. Está claro que es el gran favorito y además, si lo necesita, puede aumentar su diferencia en la contrarreloj de Saint-Émilion. Solo la mala suerte puede quitarle el mallot amarillo, pero quién sabe.

¿Qué tienen pensado para la Vuelta a España?

–Repetirá la mitad del equipo del Tour. Tenemos 9-10 corredores en la prelista, pero está todo supeditado a cómo terminen este mes, entonces
haremos una valoración y decidiremos quién irá. La próxima Vuelta a España será la mejor participación de las tres grandes vueltas de este año.

¿Es esta la primera semana de competición más agitada que ha vivido?

La carrera nos ha hecho vivir algunas etapas míticas, mostrando el nivel de competitividad que existe en la actualidad. Las victorias de Van der Poel, la resurrección de Cavendish y la consolidación de Pogacar como líder del deporte han sido espectaculares. Por otra parte, ha sido una pena que la mala suerte haya apartado a Thomas y a Roglic de la pelea por la general. En la etapa del miércoles en Mont Ventoux nos encontraremos alguna sorpresa más seguro.

Erviti apuntó a que se marcarían más diferencias en los Pirineos que en los Alpes ¿Está de acuerdo?

–Completamente, las etapas de los Pirineos serán muy importantes, empezando por la den Saint-Gaudens, pero sobre todo las de Saint-Lary y Luz Ardiden. Es cierto que es más difícil que haya cambios, en Andorra probablemente se habrá consolidado la clasificación, pero la dureza de Pirineos hace que siempre haya suspense. Este año el Tour se está cobrando víctimas casi a diario y la intensidad y la dureza con la que se está corriendo hace que veamos muchas cosas impredecibles. Parece que en vez de 9 días llevemos 19.

¿Qué supone que Movistar haya renovado su compromiso con el equipo?

–Veníamos a este Tour más ilusionados que nunca. Primero, por el gran equipo con el que contábamos, y segundo, por la tranquilidad que da saber que nuestro principal esponsor va a continuar. Es una satisfacción que sigan apostando por nosotros y nos enorgullece que valoren el trabajo que hacemos como equipo.

noticias de noticiasdenavarra