La negociación del ‘brexit’ se atasca

May renuncia a presentar una nueva propuesta en Bruselas y aboca a los líderes de la UE a darle más tiempo

07.02.2020 | 13:50
La primera ministra británica, Theresa May

May renuncia a presentar una nueva propuesta en Bruselas y aboca a los líderes de la UE a darle más tiempo

bruselas - Los líderes de los veintisiete países que permanecerán en la UE tras la salida del Reino Unido descartaron por el momento convocar una cumbre extraordinaria sobre el brexit en noviembre por la falta de progresos suficientes y necesarios para organizar esa reunión. El club comunitario está "preparado" para convocar ese Consejo Europeo extraordinario "si y cuando" el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, informe de que se ha logrado "un progreso decisivo". La primera ministra británica, Theresa May, por su parte, renunció ayer a presentar ante el resto de líderes de la UE una nueva propuesta que permita avanzar hacia una salida ordenada de Reino Unido,

May trasladó al resto de jefes de Estado y de Gobierno de la UE su valoración sobre la marcha de las negociaciones y enfatizó que se han realizado progresos desde la última cumbre de líderes en Salzburgo (Austria), a la vez que mostró buena voluntad para encarar la recta final de las conversaciones según fuentes comunitarias. No obstante, y pese a la advertencia que le hizo el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, quien afirmó que era necesario que presentase "propuestas concretas" para desbloquear las negociaciones, la líder conservadora no ofreció "ideas nuevas" pero sí se ha mostrado "abierta a considerar la extensión" del periodo transitorio, que se abrirá tras el brexit y, según lo establecido hasta ahora, durará desde la salida del Reino Unido, el 29 de marzo de 2019, hasta el 31 de diciembre de 2020.

Tras la intervención de May, que apenas duró un cuarto de hora, la primera ministra se marchó de la sala para que el resto de líderes intercambien impresiones sobre el estado de las negociaciones y el progreso realizado hasta la fecha, así como sobre los pasos que deben darse a partir de ahora para asegurar un pacto con Reino Unido que evite un brexit duro.

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, que también presenció el discurso de May y abandonó la cumbre a continuación, reveló que la premier no expuso "nada sustancialmente nuevo", pero valoró que ofreciera un mejor "talante" y "flexibilidad".

En las llegadas a la reunión fueron varios los líderes que trasladaron cierto optimismo de cara a los próximos días y semanas, aunque también reconocieron la dificultad de las negociaciones para conseguir una solución a la cuestión irlandesa. "Tengo a la vez mensajes de confianza y de urgencia. Confianza porque se han realizado progresos, vemos la voluntad colectiva de avanzar, pero no estamos ahí todavía y es ahora cuando hay que decidir", opinó el presidente de Francia, Emmanuel Macron. El líder francés avisó de que le corresponde a May aclarar qué soluciones son aceptables para ella teniendo en cuenta "sus equilibrios políticos".

Por su parte, el negociador jefe de la UE para el brexit, Michel Barnier, aseguró que será necesario "mucho más tiempo" para concluir un acuerdo de retirada e insistió en que "continuará el trabajo" de las negociaciones en las próximas semanas "con calma y paciencia". La canciller alemana, Angela Merkel, se sumó a las buenas intenciones y dijo que el consenso está "al 90%".

"Lamento que no tengamos todavía el acuerdo, pero aún creo que es posible", declaró el primer ministro de Estonia, Jüri Ratas, quien destacó que Londres es un "socio importante y cercano. No es posible tener una pierna en el continente y una pierda en Reino Unido. No es posible", zanjó, por su parte, la presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite, quien recordó que el pasado viernes se llegó a un acuerdo para el divorcio a nivel "técnico" que se frustró porque "Londres no aceptó".

Grybauskaite lamentó la falta de claridad de May y dejo claro que "cuando uno sabe realmente lo que quiere, es posible llegar a acuerdos sobre cualquier cosa". La lituana consideró que un divorcio sin acuerdo sería "duro para ambas partes" y apostó por que quedan varias cumbres extraordinarias por convocar porque "el drama no ha llegado a su última fase".

El primer ministro de Eslovaquia, Peter Pellegrini, por su parte, se describió como una persona optimista "pero no hoy", por lo que pidió "hacer lo máximo hasta el último día" para superar los escollos.

A juicio del primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, hay margen para que en las "próximas semanas" los equipos negociadores de Bruselas y Londres puedan acercar posturas y acordar una salida ordenada. "Soy relativamente optimista", dijo. - D.N.