Fuerte represión en París a las protestas contra la subida del precio del combustible

La Policía francesa usa gases lacrimógenos para frenar a los ‘chalecos amarillos’

07.02.2020 | 20:03
Dos ‘chalecos amarillos’ resisten al cañón de agua de las autoridades francesas. Fotos: Efe

parís - Las fuerzas del orden francesa lanzaron ayer en París gases lacrimógenos y usaron un cañón de agua para rechazar el avance de miles de personas que se manifestaban contra el alza de los carburantes, los llamados chalecos amarillos, que trataban de acercarse al palacio del Elíseo, residencia presidencial.

Los enfrentamientos tuvieron lugar en el perímetro de seguridad levantado por la policía cuando decenas de manifestantes trataron de superarlo para llegar a la residencia del presidente, Emmanuel Macron, cuya dimisión pidieron en pancartas y en cánticos.

Las autoridades habían prohibido la concentración en los alrededores del Elíseo y habían señalado los Campos de Marte, situados frente a la torre Eiffel, como lugar permitido para la concentración, cuyo inicio está previsto a las 14.00 horas (13.00 hora española).

Pero los portavoces del movimiento, que comenzó como protesta contra el alza de los impuestos a los carburantes pero que se ha ido diversificando con el paso de los días, rechazaron ese punto de concentración y pidieron acercase a la residencia de Macron.

Una consigna que han seguido centenares de chalecos amarillos, que utilizaron mobiliario urbano para lanzarlo contra los antidisturbios que habían establecido un cordón de seguridad. Las autoridades indicaron que entre los manifestantes pueden haberse infiltrado grupúsculos de extrema derecha para radicalizar el movimiento.

La respuesta de las fuerzas de seguridad vino en forma de gases lacrimógenos y del uso de un cañón de agua para rechazarlos, lo que provocó escenas de gran tensión.

Según los primeros datos del Ministerio del Interior, a media mañana había en la capital unos 3.000 chalecos amarillos, la mayor parte concentrados en los Campos Elíseos y en los aledaños de la plaza de la Concordia.

el gobierno acusa a le pen El ministro del Interior francés, Christophe Castaner, acusó a la líder del partido de extrema derecha francés Agrupación Nacional, Marine Le Pen, de alimentar con violencia la manifestación de ayer en París de los chalecos amarillos contra la subida de precios de los carburantes. Castaner acusó a los "sediciosos de la ultraderecha" de seguir a Le Pen.

Por su parte, Le Pen se defendió. "Ayer le pregunté al señor Castaner por qué no permitió la manifestación de hoy (ayer). Y hoy (ayer) el señor Castaner emplea esta misma pregunta para atacarme de manera lamentable y deshonesta", hizo saber Le Pen en su cuenta de Twitter.- Efe

Lo último Lo más leído