Theresa May tira la toalla incapaz para sacar adelante su plan de 'brexit'

El 7 de junio arranca el proceso para elegir a su sucesor como líder del Partido Conservador y jefe del Gobierno

09.02.2020 | 10:32
La primera ministra británica, Theresa May
La primera ministra británica, Theresa May, emocionada durante su declaración.

Permanecerá como primera ministra en funciones hasta el 7 de junio mientras se elige nuevo líder "tory". España lamenta la dimisión de la primera ministra y cree que augura "un líder duro, un Brexit duro y un tiempo duro".

LONDRES. La primera ministra británica, Theresa May, anunció este viernes que dimitirá el próximo 7 de junio, cuando empezará el proceso para elegir a su sucesor como líder del Partido Conservador y jefe del Gobierno del Reino Unido y, permanecerá en funciones mientras se elige al nuevo líder "tory".

May dio a conocer su decisión en una declaración ante la residencia oficial del 10 de Downing Street, en Londres, y tras reunirse con el presidente de su grupo parlamentario, Graham Brady, para determinar su futuro político.

En su declaración, la "premier, que rompió a llorar al concluir su discurso al país, dijo que "siempre lamentará profundamente" no haber podido ejecutar la salida del país de la Unión Europea (UE).

La todavía líder "tory" conminó a su sucesor al frente del Partido Conservador y del Gobierno a tratar de hallar un consenso en el Parlamento para lograr dejar el bloque europeo.

Además, May informó de que ha comunicado a la reina Isabel II su decisión y que continuará como primera ministra en funciones hasta que el proceso de sucesión quede completado.

"He hecho todo lo posible" para materializar el "brexit", después de que los británicos votaran a favor de salir de la UE en el referéndum del 23 de junio de 2016.

"He luchado para hacer que el Reino Unido sirva no solo a unos pocos privilegiados sino a todo el mundo y cumplir con el resultado del referéndum", afirmó May, vestida de rojo.

"Pronto dejaré el trabajo que para mí ha sido el honor de mi vida servir. ¿Segunda primera ministra?, ciertamente no la última. Lo digo sin animadversión, sino con una enorme gratitud por haber tenido la oportunidad de servir al país que amo", afirmó May, quien es la segunda jefa de Gobierno tras Margaret Thatcher.

La "premier" estará al frente del Ejecutivo cuando el presidente de EE.UU., Donald Trump, haga su visita de Estado entre el 3 y el 5 de junio.

En los últimos días, May, que hasta ahora ha conseguido aferrarse al liderazgo a pesar de las fuertes presiones internas para que dimitiera, sufrió un duro golpe cuando diputados y algunos ministros manifestaron su oposición a su último intento por conseguir la aprobación de su acuerdo del "brexit", a pesar de que éste ya fue rechazado por el Parlamento en tres ocasiones.

El miércoles, la líder del grupo conservador en la Cámara de los Comunes, Andrea Leadsom, a cargo de la agenda parlamentaria del Gobierno, presentó su renuncia en desacuerdo con la forma en que la primera ministra ha gestionado el "brexit", pero más concretamente por su intención de presentar el proyecto de ley sobre el acuerdo de retirada de la UE negociado con Bruselas.

Ese proyecto incluye nuevas medidas, entre ellas la posibilidad de que los diputados puedan votar sobre la celebración de un segundo referéndum para confirmar o rechazar el acuerdo del "brexit".

El Reino Unido tiene fijada la retirada de la UE para el próximo 31 de octubre tras solicitar un retraso del día inicialmente establecido del 29 de marzo de 2019.

El próximo 7 de junio empezará el proceso para elegir a su sucesor como líder del Partido Conservador y jefe del Gobierno del Reino Unido.

El proceso es el siguiente:

- Los candidatos que quieran postularse para el puesto deben contar con el apoyo de al menos dos diputados conservadores.

Si solamente se presentara una persona a la carrera por la sucesión, esta sería automáticamente la elegida.

Sin embargo, esto parece muy poco probable que ocurra con un puñado de "torys", entre ellos el influyente Boris Johnson y otros tantos ministros y exministros, que ya han adelantado que van a presentarse.

- Los aspirantes que hayan conseguido sumar dos o más apoyos formarán la lista final de candidatos, hasta que esta, tras una serie de votos de los parlamentarios conservadores, se verá reducida a tan solo dos nombres.

- En la siguiente votación todos los miembros del partido, y no solo los diputados como hasta este momento, elegirán entre esos dos últimos pretendientes y el ganador se convertirá automáticamente en líder de los "tories" y primer ministro.

- El encargado de proclamar formalmente al sucesor de Theresa May tras este proceso es el presidente del llamado Comité 1922 -el grupo parlamentario conservador-, Graham Brady.

También está en sus manos definir el calendario de la contienda sucesoria, que se espera dure unas seis semanas, aunque la urgencia del "brexit" podría hacer que ese proceso se acelere.

Sea como fuere, para la convención anual de la formación, prevista para el próximo 29 de septiembre en la ciudad inglesa de Manchester, se espera que el nuevo líder ya esté en el despacho oficial del 10 de Downing Street, en Londres.

- Mientras dura la carrera por la sucesión, Theresa May continuará siendo primera ministra del Reino Unido en funciones, tal y como hiciera en 2016 el ex primer ministro David Cameron, que anunció su salida de Downing Street el 24 de junio, tras conocer la victoria del "brexit", y permaneció en el cargo hasta el 13 de julio, cuando fue designada May.

AUGURIOS DE UN BREXIT DURO La portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, ha afirmado este viernes que la renuncia de la primera ministra británica, Theresa May, "es una mala noticia" para quienes quieren una "retirada ordenada de Reino Unido de la UE" y ha avisado de que ahora es previsible "un nuevo líder conservador duro, un Brexit duro y un tiempo duro".

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celaá ha señalado "Theresa May tira finalmente la toalla" precisamente porque ha comprobado que el acuerdo de salida que su Gobierno había negociado con Bruselas "no tiene ninguna posibilidad de ser aprobado por el Parlamento británico".

Así, ha dado por hecho que, en estas circunstancias, el Brexit "duro", sin acuerdo, es "una realidad casi imposible de frenar". Y, aunque ha insistido en que la responsabilidad es "exclusivamente" de Reino Unido, su Gobierno y su parlamento, ha asumido que todo ello "anticipa un periodo de dificultades".

Ante la casi certeza de que el Brexit se producirá sin el acuerdo que garantiza un periodo de transición, ha reiterado que el Gobierno español tiene preparadas todas las medidas de contingencia que le competen para garantizar lo mejor posibles los intereses de los ciudadanos y las empresas españolas.

Además, ha dejado claro que, aunque el Brexit sea sin acuerdo, lo relacionado con Gibraltar está "salvaguardado" y "cualquier cuestión que afecte a Gibraltar España tendrá que decidirlo junto con la UE" y Reino Unido.

En cuanto a quién será el próximo primer ministro britanico, ha recordado que es competencia del Partido Conservador elegir a su líder y que el favorito "parece" el ex alcalde de Londres Boris Johnson, pero hay otras candidaturas como la del exministro para el Brexit Dominic Raab o el ministro de Exteriores Jeremy Hunt, "que podría ser el que más se parece a Theresa May".

En todo caso, ha aprovechado para defender que, en esta situación, Europa debe avanzar y no retroceder, y tomar nota de lo que puede suceder cuando los países se dejan "arrastrar pos los extremos". Dos días antes de que se celebren en España, las elecciones europeas, ha apostado por una UE "fortalecida con acuerdos y consensos y no debilitada por los egoísmos, los extremismos, los nacionalismos y la falta de solidaridad".

De hecho, ha defendido que los comicios serán clave para demostrar la fortaleza que debe tener Europa y que es hora de pronunciarse contra la "tribalización de Europa". Según ha dicho, el nuevo Gobierno que se firmará en España quiere contribuir a robustecer la UE y a su federalización, una UE "diversa pero fuerte institucional, política y económicamente".

Apostando por una Europa social y progresista, ha aprovechado para subrayar que "España tiene mucho que decir en esa agenda social y de progreso".

"UN BUEN MOMENTO PARA ASPIRAR A PUESTOS DE IMPORTANCIA" No obstante, preguntada por los puestos a los que puede aspirar a España en la próxima configuración de las elecciones europeas, ha afirmado que es el momento de que los socialdemócratas europeos asuman puestos que llevan 15 años en manos de los 'populares'.

Tras recordar que las tres instituciones --Parlamento, Consejo y Comisión-- están hoy lideradas por 'populares', ha defendido que, habida cuenta de los resultados que ha obtenido el PSOE en las últimas generales, es "un buen momento para aspirar a puestos de importancia dentro de las instituciones comunes", aunque no ha precisado si se refería a los socialistas españoles.