Aumentan los casos de sarampión en el mundo

Entre enero y febrero de este año se han detectado 17.338 casos, frente a los 9.665 de los dos primeros meses de 2021

27.04.2022 | 18:00
Vacuna contra el sarampión.

Casi 17.338 casos de sarampión se han informado en todo el mundo en enero y febrero de 2022, en comparación con los 9.665 durante los primeros dos meses de 2021. La Organización Mundial de la Salud y UNICEF alertan de un crecimiento del 79 por ciento en los primeros dos meses de 2022, y advierten que las condiciones son propicias para brotes graves de enfermedades prevenibles por vacunación.


Las interrupciones relacionadas con la pandemia, las crecientes desigualdades en el acceso a las vacunas y la desviación de recursos de la inmunización de rutina están dejando a demasiados niños sin protección contra el sarampión y otras enfermedades prevenibles por vacunación.

El riesgo de grandes brotes ha aumentado a medida que las comunidades relajan las prácticas de distanciamiento social y otras medidas preventivas para el  covid-19 implementadas durante el punto álgido de la pandemia. Además, con millones de personas desplazadas debido a conflictos y crisis, incluso en Ucrania, Etiopía, Somalia y Afganistán, las interrupciones en la inmunización de rutina y los servicios de  vacunación contra el covid-19, la falta de agua potable y saneamiento, y el hacinamiento aumentan el riesgo de infección.

A las agencias les preocupa que los brotes de sarampión también puedan advertir brotes de otras enfermedades que no se propagan tan rápidamente. Aparte de su efecto directo en el cuerpo, que puede ser letal, el virus del sarampión también debilita el sistema inmunitario y hace que el niño sea más vulnerable a otras enfermedades infecciosas como la neumonía y la diarrea, incluso meses después de la infección por sarampión entre los que sobreviven.

La mayoría de los casos ocurren en entornos que han enfrentado dificultades sociales y económicas debido a covid-19, conflictos u otras crisis, y tienen una infraestructura e inseguridad del sistema de salud crónicamente débiles. "El sarampión es más que una enfermedad peligrosa y potencialmente mortal. También es una indicación temprana de que existen brechas en nuestra cobertura mundial de inmunización, brechas que los niños vulnerables no pueden pagar", ha señalado Catherine Russell, directora ejecutiva de UNICEF.

"Es alentador que las personas en muchas comunidades comiencen a sentirse lo suficientemente protegidas del covid-19 para regresar a más actividades sociales. Pero hacerlo en lugares donde los niños no reciben la vacunación de rutina crea la tormenta perfecta para la propagación de una enfermedad como el sarampión", advierte. En 2020, 23 millones de niños no recibieron las vacunas infantiles básicas a través de los servicios de salud de rutina, el número más alto desde 2009 y 3,7 millones más que en 2019.

21 brotes de sarampión grandes

A partir de abril de 2022, las agencias informan de 21 brotes de sarampión grandes y perturbadores en todo el mundo en los últimos 12 meses. La mayoría de los casos de sarampión se notificaron en África y la región del Mediterráneo oriental. Es probable que las cifras sean más altas, ya que la pandemia ha interrumpido los sistemas de vigilancia en todo el mundo, con un posible subregistro. Los países con los mayores brotes de sarampión desde el año pasado incluyen a Somalia, Yemen, Nigeria, Afganistán y Etiopía. La cobertura insuficiente de vacunas contra el sarampión es la razón principal de los brotes, dondequiera que ocurran.

"La pandemia de covid-19 ha interrumpido los servicios de inmunización, los sistemas de salud se han visto abrumados y ahora estamos viendo un resurgimiento de enfermedades mortales, incluido el sarampión. Para muchas otras enfermedades, el impacto de estas interrupciones en los servicios de inmunización se sentirá durante las próximas décadas", afirma Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

A 1 de abril de 2022, 57 campañas de enfermedades prevenibles por vacunación en 43 países que estaban programadas desde el comienzo de la pandemia aún están pospuestas, lo que afecta a 203 millones de personas, la mayoría de las cuales son niños. De estos, 19 son campañas contra el sarampión, que ponen a 73 millones de niños en riesgo de contraer sarampión debido a la falta de vacunación.

En Ucrania, la campaña de recuperación del sarampión de 2019 se interrumpió debido a la pandemia de covid-19 y, posteriormente, a la guerra. Se necesitan campañas de rutina y de actualización donde sea posible el acceso para ayudar a garantizar que no se repitan brotes como en 2017-2019, cuando hubo más de 115.000 casos de sarampión y 41 muertes en el país: esta fue la incidencia más alta en Europa.

Una cobertura igual o superior al 95 por ciento con dos dosis de la vacuna segura y eficaz contra el sarampión puede proteger a los niños contra el sarampión. Sin embargo, las interrupciones relacionadas con la pandemia de covid-19 han retrasado la introducción de la segunda dosis de la vacuna contra el sarampión en muchos países.
noticias de noticiasdenavarra