Londres votará, entre tensiones, la moción sobre el acuerdo del ‘brexit’

Los partidos buscan enmendarla mañana para tomar el control de la salida de la UE

08.02.2020 | 16:36
Manifestantes proeuropeos, en una marcha junto al Parlamento en Londres, Reino Unido.

Londres - El Ejecutivo británico afronta con tensiones internas la votación de mañana en el Parlamento para una moción gubernamental sobre el acuerdo del brexit, que los partidos aspiran a enmendar para tomar el control de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

A dos días de esa cita en la Cámara de los Comunes, los políticos británicos defendieron ayer sus propuestas, entre las que figura la eliminación de la salvaguarda para la frontera entre las dos Irlandas, el principal obstáculo para lograr una retirada ordenada antes de la fecha del próximo 29 de marzo.

Diputados de todas las formaciones han puesto sobre la mesa otras enmiendas para, por ejemplo, extender el plazo para abandonar la UE, bloquear la posibilidad de una salida sin acuerdo y convocar un segundo referéndum. El ministro británico de Educación, el conservador Damien Hinds, reiteró ayer que el país no debe abandonar el bloque sin un pacto, aunque advirtió de que esa "posibilidad ha de permanecer" sobre la mesa para frenar los esfuerzos de los detractores del brexit.

"No preveo que la opción del no acuerdo se convierta en política gubernamental. Queremos evitar (un brexit) sin acuerdo. No sería un buen resultado. Pero es importante que siga siendo una posibilidad porque, por otro lado, hay gente que está intentado frustrar el brexit completamente", declaró Hinds a la cadena Sky. Su colega en el Ejecutivo, Tobias Ellwood, quien ocupa la cartera de Defensa, planteó un punto de vista diferente en el dominical The Sunday Times: "Ha llegado la hora de descartar la posibilidad del no acuerdo", escribió.

En su opinión, el Gobierno y el sector empresarial no deben "invertir más tiempo y dinero" en prepararse para un escenario "que nos hará más pobres, más débiles y más pequeños a los ojos del mundo".

críticas internas Asimismo, Ellwood criticó a los miembros de su propio partido, el Conservador, que quieren un divorcio a las bravas, pues "se arriesgan a iniciar una peligrosa lucha por el alma" de la formación tory.

Lo único cierto ahora es que a la primera ministra británica, Theresa May, se le agota el tiempo para la salida de la UE de acuerdo con el plan que ella misma pactó con Bruselas el pasado diciembre. En este sentido, el resultado de la votación de mañana podría determinar qué vías en el proceso del brexit cuentan con mayoría parlamentaria, después del amplio rechazo de los Comunes el 15 de enero a la hoja de ruta de la premier.

Aunque las citadas enmiendas no serán legalmente vinculantes, May podría aprovechar una imagen de cierta unidad en el Parlamento de Westminster para volver a Bruselas y pedir concesiones sobre algunas de las líneas rojas fijadas por los otros veintisiete países comunitarios.

"El Parlamento Europeo no ratificará un acuerdo de salida que no incluya la salvaguarda. Es tan simple como eso", avisó el viceprimer ministro irlandés, Simon Coveney, quien tampoco consideró la posibilidad de modificar esa garantía. Varios parlamentarios conservadores han presentado otra enmienda para que pide agregar al acuerdo del brexit una limitación temporal para la salvaguarda irlandesa (backstop en inglés), hasta el 31 de diciembre 2021. La ministra irlandesa para Europa, Helen McEntee, recalcó que este mecanismo de seguridad es intocable, en línea con la posición de la UE, que se ha mostrado dispuesta a ofrecer a May aclaraciones para ayudarla a superar el trámite parlamentario, aunque sostiene que el acuerdo no puede ser "renegociado".

"Si le ponemos un tiempo límite, simplemente dejaría de funcionar como lo que es, una póliza de seguro", subrayó la ministra irlandesa para Europa. - Efe