La derecha mantiene la manifestación y suma adhesiones de ultras y neonazis

Falange, España 2000 y Hogar Social acompañarán a UPN en el acto, sin discurso de Vox y al que se une Valls

08.02.2020 | 18:37
El líder de Vox, Santiago Abascal, durante un acto organizado por la formación de extrema derecha.

pamplona - PP y Ciudadanos han optado por una solución de consenso y han delegado en miembros de la sociedad civil la lectura del manifiesto de la concentración de mañana contra la política de diálogo del Gobierno de Pedro Sánchez con Cataluña, bajo el lema Por una España unida. ¡Elecciones ya! De esta manera, resuelven el difícil sudoku de quién saldría primero a intervenir ante los asistentes e incluso de la duración de las intervenciones. Los líderes políticos realizarán declaraciones a los medios de comunicación antes del inicio de la concentración y tendrán un sitio reservado, pero no hablarán a los asistentes. Aunque aún hay muchos detalles por ultimar de esta movilización, que convocaron por separado PP y Ciudadanos el pasado miércoles, parece claro que habrá un escenario para la lectura del manifiesto y que, al no ser una manifestación, no habrá una pancarta conjunta, así como tampoco siglas visibles de los partidos.

Los organizadores, PP y Cs, van a asumir a medias los gastos de todo este despliegue en la plaza de Colón de Madrid, en una concentración para la que los populares solicitaron ya la autorización, con la previsión de más de 20.000 participantes.

En la jornada de ayer se fueron sumando asistentes, después de que el jueves se apuntara a la ausencia de algunos importantes barones regionales del PP e incluso del candidato a la alcaldía de Barcelona auspiciado por Ciudadanos, el ex primer ministro francés Manuel Valls, muy crítico con Vox. Pese a que su equipo había aconsejado a Valls no asistir, éste confirmó que acudiría "sin ningún dilema ni complejo" a esta movilización por la unidad de España, ya que considera nos encontramos en "un momento histórico" y "todos los constitucionalistas y los progresistas deberían apoyar esta manifestación".

Las tres últimas adhesiones a la manifestación, a la que acudirá UPN, son de grupos vinculados a postulados neonazis y la extrema derecha, que defienden que la concentración es necesaria "por la unidad de los españoles". Se trata de Hogar Social, Falange Española de las JONS y España 2000, que han comunicado oficialmente que estarán presentes y han llamado a asistir.

Por parte del PP se ha confirmado la asistencia, entre otros dirigentes regionales, del presidente de Andalucía, Juanma Moreno, y el de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que han tenido que reorganizar sus agendas para poder estar el en la plaza de Colón.

Tras el anuncio ayer del Gobierno de que el diálogo con los independentistas catalanes ha "encallado", ninguno de los convocantes considera que haya motivo para anular esta concentración, que surgió en oposición a la intención del Ejecutivo de establecer un relator para estas conversaciones. Para el PP, la cita en la plaza de Colón "redobla su sentido" porque el Gobierno ha demostrado "su adicción a la mentira y al engaño".

Mientras, Rivera instó a ir "ahora más que nunca, todos a Colón" porque considera que el Ejecutivo "no tiene ningún rumbo y la legislatura está agotada".

Por su parte, una quincena de entidades constitucionalistas, entre ellas Convivencia Cívica Catalana, Empresaris de Catalunya o Movimiento Cívico d'Espanya i Catalans, han convocado una manifestación el 17 de febrero en Barcelona también contra Sánchez, bajo el lema ¡Cataluña es España, elecciones ya!, además de respaldar la movilización de Madrid.

Mientras, desde el lado contrario, el presidente de la Junta de Extremadura, el socialista Guillermo Fernández Vara, advirtió de que la "segunda vuelta" de la concentración en Colón "se jugará el 8 de marzo", Día de la Mujer, cuando las mujeres saldrán a contestar al PP por su intención de derogar la ley del aborto si gobierna. - D.N.

El Post-it

'No' a la foto con Vox. No es probable una foto de los líderes de los tres partidos que han pactado el Gobierno de Andalucía, ya que el de Ciudadanos, Albert Rivera, no tiene intención de posar junto al presidente de Vox, Santiago Abascal, y sería, en todo caso, solo un posado en grupo con los líderes del resto de participantes, entre los que se encuentran UPN, el Partido Aragonés y UPyD.