Rivera elige el discurso duro contra Sánchez para pelear por ser líder de la oposición

El líder de Cs no se abstendrá en la investidura y exige aplicar el 155, para lo que ofrece 4 senadores al PSOE, que ya tiene mayoría absoluta
Propone cuatro pactos de Estado

09.02.2020 | 07:37
Sánchez y Rivera, durante su encuentro, que apenas duró una hora, en la sala Tàpies de la Moncloa.

pamplona - Está claro que la disputa entre Pablo Casado y Albert Rivera sobre quién manda en la bancada opositora va a durar lo que dure esta legislatura. El presidente de Ciudadanos, transmitió a Pedro Sánchez nada más iniciar su encuentro en la Moncloa que no facilitará su investidura y que su intención es, al contrario, liderar la oposición ante un PP que aunque tenga nueve escaños más en el Congreso está "en descomposición". Rivera, además, exigió al jefe del Ejecutivo en funciones que active ya el proceso para una eventual activación del artículo 155 de la Constitución en Catalunya.

Tras la reunión, que duró unos 50 minutos, Rivera afirmó que en su partido están convencidos de que en Catalunya, en vez de dar más competencias a la Generalitat, como los socialistas quieren hacer "hay que vigilar, controlar y aplicar la Constitución". En este sentido argumentó que en la formación naranja están "hartos" de que los CDR "corten autopistas", de que los Mossos d'Esquadra "estén sometidos a la arbitrariedad de Torra", de que la televisión pública "ataque a la oposición y al resto de los españoles" o de que se "cuelguen esteladas en los colegios". Aunque el PSOE, con mayoría absoluta en el Senado, no necesitaría a nadie más para aplicar el 155 en Catalunya, Rivera le ofreció los escaños de Ciudadanos para poner en marcha este procedimiento, que a su juicio es necesario poner en marcha, al contrario de lo que piensan los socialistas. Aunque no habló con Sánchez de esta cuestión, también afirmó que Cs seguirá oponiéndose a que se indulte a los políticos independentistas que sean condenados por el Tribunal Supremo por participar en el proceso soberanista, y a que haya mediadores en el diálogo entre el Gobierno central y la Generalitat.

Igualmente, admitió que ambos partidos tienen proyectos antagónicos en materia económica, ya que Cs quiere reducir la presión fiscal, mientras que Sánchez ha "escondido una subida masiva de impuestos" para esta legislatura, como el IRPF y el que afecta al diésel. Por ello, Ciudadanos controlara "que Sánchez e Iglesias no machaquen a impuestos a las familias españolas", subrayó.

Desde la sala briefing del Palacio de la Moncloa, más pequeña que la que se facilitó el lunes a Casado para dirigirse a los medios de comunicación, la misma en la que el Gobierno informa a la prensa del contenido de los Consejos de Ministros, Rivera transmitió su deseo de "liderar" la oposición frente a un PP "en descomposición" y con una "crisis interna" tras perder 71 escaños en las elecciones generales.

abstención y réplica al pp Rivera no dio opción a Sánchez de hablar sobre una posible abstención de los diputados de Ciudadanos que favorezca su investidura ya que, según explicó, le dijo "claramente" desde el principio que estarán en la oposición. "No vamos a apoyar a este Gobierno, se lo he dicho al señor Sánchez", recalcó, respondiendo también al presidente del PP, Pablo Casado, que sugirió que Ciudadanos podría abstenerse, en vez de hacerlo su partido. Según reiterado, entre el PSOE y Podemos "hay un acuerdo" para gobernar juntos, aunque "no lo van a contar antes" de las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo.

Rivera transmitió a Sánchez su disposición a dialogar para alcanzar pactos de Estado en cuatro asuntos que, a su modo de ver, "no tienen ideología". "Vamos a liderarlos en el Parlamento; y si el Gobierno o el PSOE participan, sería fantástico", agregó.

El primero de ellos sería la educación, y por eso pidió al presidente del Gobierno en funciones que el PSOE vuelva a participar en las negociaciones en el Congreso para alcanzar un pacto de Estado que esté vigente al menos para una generación. Asimismo, apostó por un pacto nacional contra la despoblación, con el fin de facilitar el acceso a los servicios en la España rural, y por mejorar la gestión de la inmigración, haciendo "más ágil" la regularización de quienes llegar legalmente a España a trabajar y reforzando la lucha contra la inmigración irregular y las mafias.

Por último, subrayó la importancia de que haya consenso en lo relativo a la seguridad y la lucha contra el terrorismo, y apuntó que Cs estará dispuesto a modificar leyes o endurecerlas para perseguir de una manera más eficaz el terrorismo yihadista. - D.N.

Cara a cara

El Post-it

"Fluido y cordial". La Moncloa tenía un especial interés en trasladar que estas rondas no están pensadas para hablar de quién apoyará al Gobierno, consultas que corresponden al rey, sino para "normalizar las relaciones institucionales y el diálogo político" después de una durísima campaña electoral plagada. Fuentes de la Moncloa repitieron tras el encuentro de ayer con Rivera casi de forma íntegra el mensaje que transmitieron tras el de Sánchez con el líder del PP y aseguraron que fue "fluido y cordial".