ÚLTIMA HORA
El toque de queda se mantiene a las 11 en Navarra y se prohíben reuniones en casa salvo convivientes

El psoe aspira a aumentar su poder con pactos territoriales

Arranca la campaña cuatro días más tarde por la muerte de Rubalcaba
Confía en que Cs no lleve el cordón sanitario a las CCAA

09.02.2020 | 08:27
Pedro Sánchez se dio ayer un paseo por las calles de Vallecas, Madrid.

pamplona - Con el viento a favor de su victoria en las generales hace solo quince días, el PSOE de Pedro Sánchez vuelve a depender de la movilización de la izquierda para lograr unos buenos resultados el 26-M que le permitan aumentar su poder autonómico y municipal mediante alianzas distintas en cada territorio. El CIS apunta a que los socialistas tienen opciones de gobernar en las doce comunidades en las que hay elecciones el 26 de mayo y que serán los más votados en todas menos Cantabria y Navarra, lo que supondría un hito histórico en regiones en las que no gana desde hace prácticamente tres décadas, como Madrid (desde 1991), Murcia (1993) y Castilla y León (1986). Un éxito que podría anotar en su haber Pedro Sánchez, al vincularlo a su decisión de adelantar las generales para romper el ciclo de triunfo de la derecha que se abrió en diciembre en Andalucía.

De las doce comunidades en las que hay elecciones el 26M, el PSOE preside cinco: Asturias, Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha y Extremadura, gracias en la mayoría de ellas a los pactos alcanzados en 2015 con Podemos. El declive del partido de Pablo Iglesias, unido a otros cambios en el panorama político, como la debacle del PP, el auge de Cs y la irrupción de Vox configuran ahora escenarios más abiertos que hace cuatro años.

No obstante, el PSOE aspira a mantener esos cinco gobiernos y a arrebatar el de Canarias a Coalición Canaria (CC), a seguir cogobernando en Cantabria, donde mejoraría sus resultados, con el regionalista Miguel Ángel Revilla, y a gobernar también con pactos en Navarra. Aunque según el CIS el presiente castellanomanchego Emiliano García-Page y el extremeño Guillermo Fernández Vara rozan la mayoría absoluta y podrían gobernar en minoría, Cs podría ser llave en esas comunidades y en otras como Castilla y León y La Rioja.

La mala relación entre Pedro Sánchez y el líder de Cs, Albert Rivera, y la apuesta de este por ser la alternativa al PSOE dificultan lo que en la cúpula socialista llaman la vía de la "centralidad", que algunos querrían explorar. Está por ver que Rivera vaya a extender el perímetro de su cordón sanitario al PSOE por todos los territorios, como también la gestión que hace Sánchez del aviso "con Rivera, no" que le dieron los militantes que celebraron la victoria con él en Ferraz la noche del 28 de abril.

En el PSOE consideran que ese día lograron frenar el avance de Vox y con ello la amenaza de que la suma con el PP y Cs les desalojara no solo del gobierno central, sino también de los autonómicos. Otra cosa son los ayuntamientos, donde Cs podría ser clave para que los socialistas mantuvieran numerosas alcaldías y lograran algunas nuevas.

Los socialistas gobiernan en unos 2.800 de los 8.100 ayuntamientos de España, gracias en algunos casos a que en 2015 participaron en pactos con otros partidos para desalojar a los alcaldes del PP. En las municipales de ese año sufrieron un fuerte revés sobre todo en las grandes ciudades, al perder más de medio millón de votos en Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao y Zaragoza, y quedar relegados por Podemos a tercera e, incluso, a cuarta fuerza política, como ocurrió en la capital.

Cuatro años después, Sevilla sigue siendo la única gran ciudad en la que tienen prácticamente garantizada la alcaldía, con la reelección de Juan Espadas. La cabeza de lista al Ayuntamiento de Zaragoza, Pilar Alegría, tendría posibilidades de ser alcaldesa, si pacta con Zaragoza en Común (ZeC), Podemos y Chunta Aragonesista (CHA), mientras que el exseleccionador de baloncesto Pepu Hernández, la apuesta más personal de Sánchez en estos comicios, solo mejoraría levemente los resultados del PSOE de hace cuatro años, los peores de su historia.

La posible entrada de los socialistas en el gobierno municipal de Manuel Carmena y sobre todo la conquista de la Comunidad de Madrid, si el también independiente Ángel Gabilondo logra ser presidente con el Más Madrid de Íñigo Errejón y el Podemos de Isa Serra, disimularían su fracaso.

Con la misma estrategia que en las generales -llamada a la movilización para que la derecha de tres siglas no sume y para que España avance- y el lema Siempre hacia adelante, Sánchez arrancó anoche su campaña en Zaragoza, con cuatro días de retraso por el fallecimiento inesperado de su referente Alfredo Pérez Rubalcaba, un motivo duelo para todo el PSOE que quizá sirva de elemento movilizador en un momento crucial para el PSOE. - D.N.