Asiron aspira a la reelección con el aval de haber demostrado hacer las cosas “de manera justa y honrada”

Contrapone su modelo de gestión con el de “la élite que se forraba a costa de la ruina de Caja Navarra”

09.02.2020 | 09:29

pamplona - Joseba Asiron defendió ayer los cuatro años que lleva al frente de Pamplona y el alto índice de penetración de EH Bildu en el municipalismo como su mejor aval para conseguir la reelección. "Hemos demostrado que hay una manera de hacer las cosas diferentes, honrada y justa, de la mano de la gente y trabajando en aquellos lugares donde se puede cambiar la sociedad", subrayó ayer Asiron, escoltado por una amplia representación de las 40 alcaldías y los 297 concejales que su coalición tiene en Navarra.

Tras subrayar que "el cambio de 2015 fue sobre todo municipal", el alcalde y candidato contrapuso sus cuatro años de gestión con la Pamplona anterior a su llegada. Aquella que "perseguía las ikurriñas a porrazo limpio en el Chupinazo", que "invisibilizaba el euskera de la vida municipal", que estaba en manos de "una élite que gobernó durante décadas, que se forraba con unas dietas opacas construidas a costa de la ruina de Caja Navarra y que aborrece los barrios", y donde "las agresiones de las mujeres se tapaban o se ponían en sordina porque no era bueno que se supiera".

Muy diferente, a su juicio, a la Iruña actual, donde "la ciudadanía opina cómo debe ser su barrio", "se reduce el uso del coche" o se atiende al colectivo LGTBI a través del centro Harrotu, entre otros ejemplos.

"elecciones históricas" Asiron está convencido de que estamos en vísperas de recibir "el mayor ataque a los derechos históricos de Navarra desde 1893", por lo que calificó de "históricas" las elecciones del 26 de mayo. "La diferencia es que ahora tenemos el lobo dentro de casa", advirtió el candidato de EH Bildu, en referencia a la coalición que UPN ha formado con el PP, "el partido más corrupto de Europa, y con Ciudadanos que de manera confesa quiere acabar con los derechos históricos de Navarra".

Por ello, pidió que se desconfíe de Enrique Maya, el cabeza de lista de Navarra Suma, cuando habla de "participación, movilidad sostenible y e incluso de que le gustan los huertos urbanos. Porque el verdadero Enrique Maya", aseguró Asiron, "es el que se pasea por el Casco Viejo de Pamplona con Pablo Casado, que no hace mucho tiempo lo definió como el gueto de Varsovia".

También fue muy crítico con el PSN, que "sistemáticamente hace campaña de izquierdas para luego facilitar gobiernos de derechas, y eso tiene un sabor pérfido".

Frente a las dos formaciones que han sido la oposición durante la actual legislatura, Asiron presentó a "EH Bildu como el instrumento de cambio más eficaz que ha existido en esta tierra", "la única opción de izquierda que puede conseguir la Alcaldía de Pamplona" y la que "va a seguir construyendo un contrapoder municipalista y una red de pueblos rebeldes". - J. Encinas