Izquierda-Ezkerra pide prohibir casas de apuestas en entornos de ocio y educativos

La coalición de izquierdas ha presentado sus principales propuestas para "combatir la ludopatía entre la juventud"

09.02.2020 | 09:51
Carlos Guzmán, integrante de la lista al Parlamento.

PAMPLONA. Izquierda-Ezkerra ha propuesto regular la instalación de casas de apuestas estableciendo una distancia mínima entre ellas y prohibiendo su instalación en entornos públicos de ocio y educativos, como medio para frenar el "auge" de estos establecimientos.

La coalición de izquierdas ha presentado sus propuestas en esta materia en un acto electoral frente a una casa de apuestas deportivas en el barrio pamplonés de Buztintxuri. Han participado Carlos Guzmán y Rubén Ramallo, candidatos de Izquierda-Ezkerra al Parlamento de Navarra y al Ayuntamiento de Pamplona, respectivamente, junto con jóvenes de la coalición.

I-E ha advertido de "la proliferación de casas de apuestas deportivas en los barrios obreros" y ha presentado sus principales propuestas para "combatir la ludopatía entre la juventud".

Así, junto con la distancia mínima entre establecimientos y su prohibición en entornos públicos de ocio y educación, ha planteado también "la prohibición de instalación de terminales de apuestas deportivas en salones de juego, bingos y casinos".

También ha propuesto que los gobiernos central y foral impulsen una regulación fiscal especializada en este sector para aumentar los ingresos recaudatorios y que estos sean destinados a la investigación de las patologías en ludopatía, la rehabilitación de las personas que lo necesiten y la prevención de futuras adicciones.

Asimismo, Izquierda-Ezkerra contempla entre sus medidas la prohibición del establecimiento de dispositivos que anuncien la actividad empresarial de casa de apuestas con frente directo a la vía pública o en línea de fachada.

También reclama un "control riguroso y absoluto" para impedir el acceso a dichas casas de apuestas de menores así como el juego en máquinas de apuestas deportivas que hay fuera de las propias casas.

Por último, propone "rescindir toda colaboración económica, institucional, deportiva o social con aquellas organizaciones deportivas que anuncien como publicidad las casas de apuestas en la vestimenta de sus jugadoras o en su propia instalación deportiva".