González y Aznar añoran el bipartidismo y mandan “al rincón de pensar” a los políticos

Los expresidentes piden “centralidad” y compartir “objetivos” como hicieron ellos

09.02.2020 | 20:19
José María Aznar y Felipe González.

pamplona - José María Aznar y Felipe González parecen no querer dejar desaparecer su figura como líderes políticos y, cada vez que se presenta la ocasión, opinar sobre el panorama actual y sacar a relucir la política de antaño donde ellos jugaban a compartir el poder. Esta vez fue un coloquio organizado por el DigitalES Summit 2019 el que volvió a unir a los dos expresidentes, que analizaron la actualidad de la posible investidura de Pedro Sánchez.

Un debate público que comenzó en tono jocoso. Poco queda ya de aquellos rivales que hace tiempo se convirtieron en enemigos íntimos. "Este señor", dijo Felipe González a José María Aznar en tono jocoso, "me hizo el favor de sacarme del gobierno". Un comentario que remató Aznar con un: "desde que tuve el acierto de sacar al señor González del Gobierno todo ha cambiado. Incluso algunos están dedicados a socavar los éxitos logrados por España en los últimos 40 años". La Transición y los primeros años de democracia siguen siendo el escudo de ambos para vanagloriarse de todo lo conseguido gracias a su buen hacer. Y a aquellos años del bipartidismo viajaron los dos para ensalzar esa política en la que el pastel se repartía entre los dos grandes partidos -PP y PSOE- y al resto solo le quedaban las migajas. Aznar y González coincidieron en que en el bipartidismo, con todo lo imperfecto que fuera, se gobernaba buscando la centralidad, que no es lo mismo que el centro. "Había", según González, "una estrategia centrípeta", mientras que ahora se buscan los extremos, lo que hace imposible los acuerdos. "Se busca el antagonismo", aseguró el expresidente socialista, por lo que recomendó a los políticos, no dio nombres, que "se vayan al rincón de pensar", a lo que Aznar asintió.

Aznar exigió a los actuales mandatarios que recuperen esa centralidad para acabar con las disputas entre Gobierno y oposición. "La pérdida de centralidad es muy grave", aseguró. "Nos hemos peleado mucho", reconoció el popular ante su predecesor, "pero había dos cuestiones fundamentales: se hacía en la centralidad y, en segundo lugar, se compartían objetivos importantes". Los dos han coincidido, insistentemente, en la búsqueda del acercamiento de bloques, frente a una separación que se antoja irremediable en el actual escenario postelectoral y previo a un complejo intento de investidura. "Los bloques no buscan el centro, sino el antagonismo, y se termina por dar un premio al que se encuentra más alejado del centro", aseguró González.

Y como salvadores de la política, acusaron a Sánchez y compañía de estar empeñados en "estropear" la convivencia. Es más, según González, "España parece empeñada en correr detrás de un futuro que ya pasó", lo que explica que mientras el mundo avanza el país se haya paralizado. Hasta bloqueado por una clase política que, en palabras de Aznar, está perdiendo la oportunidad de lograr "objetivos compartidos", que es la esencia de la política para que los países avancen.

González y Aznar no piden grandes pactos sino consensos . Quizá por eso, para lograr los objetivos que ambos ven prioritarios, aprovecharon para mandar a los políticos al "rincón de pensar" para meditar lo que se "quiere hacer con España", ya que, a su entender, no se puede llevar a los ciudadanos a una nuevas elecciones. A su entender, ir de nuevo a las urnas sería como decirles a los ciudadanos, 'voten otra vez hasta que aprendan', en vez de que el político "aprenda a administrar el voto que le dan". Tras asegurar que con las cosas de comer "no se juega", pidió "pensar más en el interés general que en el personal".

retrasados Ambos también han cumplido con el contrato que les llevó a la ponencia y hablaron de tecnológica y digitalización. González admitió que están más "retrasados" de lo que les corresponde y señaló que "la magnitud del cambio" les va a obligar a "revisar todas las relaciones". Además, apostó por "cambiar" los procesos educativos, la fiscalidad, la formación profesional o las relaciones industriales. "A veces me preguntan si haría la misma ley de educación de 1984. ¿Pero me toman el pelo? ¿Cómo podría hacer lo mismo después de todo lo que ha pasado?".

Por su parte, Aznar subrayó que la tecnología 5G y la inteligencia artificial llevan a un "mundo nuevo" y advirtió que desde un punto de vista estratégico los países "mejor colocados" para desarrollar esa tecnología son EEUU, China y Corea del Sur, mientras que los demás van con "retraso". Aunque España tiene "grandes ventajas de infraestructuras" con por ejemplo más fibra, ha asegurado que en este momento "las circunstancias en España no permiten la toma de decisiones sobre asuntos capitales que afectan al presente y al futuro del país". - D.N.