Álvarez de Toledo, una ‘hooligan’ de la retórica

09.02.2020 | 22:15
Cayetana Álvarez de Toledo.

pamplona- En otoño de 2015 Cayetana Álvarez de Toledo se iba del PP de Mariano Rajoy renegando y criticando sin medida. Hoy, el sucesor de Rajoy, Pablo Casado, la elige para ser su portavoz en el Congreso. Una política que para muchos representa el ala más dura del partido y que es más aznarista que casadista. Y una política que en estos años no ha dejado de meterse en polémicas de todo tipo o de hacer declaraciones que sorprendían a propios y extraños. Porque entre otras cosas, Cayetana Álvarez de Toledo llegó a decir que votaba a otro partido, Ciudadanos, en lugar de al suyo.

Aquella enemistad con el PP ha quedado atrás y Casado la recibió de vuelta en el partido con los brazos abiertos, convirtiéndola en uno de sus fichajes estrella y haciéndola cabeza de lista por Barcelona, pensando en que su duro discurso contra el nacionalismo evitaría la fuga de votos a otras opciones. No fue así.

La apuesta resultó perdedora porque Álvarez de Toledo es en este momento la única representante del PP por Catalunya en el Congreso.

Rechazada por los más moderados del partido, que han batallado porque no fuera portavoz, son innumerables los jardines en los que se ha metido la diputada, desde ironizar sobre decir, "Sí hasta el final", para dar el consentimiento sexual, llamar "senil" a la entonces alcaldesa de Madrid Manuela Carmena o criticar el "derroche sentimental" por la muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba, entre muchos otros ejemplos.

Y aunque la dirección del PP siempre la ha defendido, hay compañeros de filas que admiten que no les gustan las formas, ni en algunos casos el fondo, de quien ahora va a dirigir el grupo parlamentario.

Aunque casi desde que entró en las listas se ha hablado de ella como la posible portavoz, en las últimas semanas su nombre ha bailado en las quinielas, entre otras cosas porque el cambio de estrategia de Pablo Casado, con un tono más moderado del habitual, hacía pensar en que sería también más moderada la elección de su portavoz. Finalmente, Casado ha hecho de su primera apuesta la definitiva, eligiendo a Álvarez de Toledo, madrileña con tres nacionalidades -española, argentina y francesa-, doctora en Historia por la Universidad de Oxford y poseedora de un título nobiliario, el marquesado de Casa Fuente. Una política con un discurso culto y pausado en las formas pero duro en el contenido, que será desde ahora la voz cantante -tras el líder-del Partido Popular en el Congreso.- D.N.