La empresa de un joven del clan Franco dispara sus ventas tras un contrato con la Guardia Real

Imperium Servicios Globales, fundada en 2014 por Jaime Martínez-Bordiú Aznar, facturó unos 432.206 euros en 2018

10.02.2020 | 00:01

pamplona - Imperium Servicios Globales SL, la empresa de limpieza y vigilancia creada a finales de 2014 por Jaime José Martinez-Bordiú Aznar, un joven empresario vinculado a la familia del dictador Francisco Franco y el expresidente José María Aznar, disparó su facturación un 71% en 2018, tras convertirse en contratista de la Guardia Real, el cuerpo militar que protege a la Familia Real.

Durante el pasado ejercicio facturó 435.206 euros frente a 253.331 euros un año antes. Sus gastos de personal se dispararon aún más que sus ventas, un 79%, hasta unos 407.000 euros, tras aumentar su plantilla media en tres personas, hasta 20 efectivos para poder hacer frente al acuerdo firmado. La empresa salió de pérdidas y ganó algo más de 4.000 euros.

Imperium se adjudicó el 3 de enero de 2018 el servicio de limpieza de las dependencias de la Guardia Real en El Pardo y el Palacio de la Zarzuela, la residencia de los reyes de España, por 121.777 euros (más IVA). Ese importe fue finalmente ampliado hasta 244.000 euros, tras la prórroga del servicio hace un año. El contrato, cuya factura pagaba el Ministerio de Defensa, expiró el pasado 31 de mayo.

Un año después, Matínez-Bordiú dejó de ser el administrador y socio único de la empresa. El 100% de sus acciones, según el registro Mercantil, pasó a manos de Samuel Manjón Taboada, administrador de varias empresas del sector de la limpieza, la construcción y los servicios de conserjería en Madrid.

Martínez-Bordiú, está emparentado con los Franco por vía paterna y por vía materna, con los dueños de la naviera Aznar. Es sobrino de Alejandro Aznar, marido de Mónica de Oriol (expresidenta del Círculo de Empresarios) y sobrino nieto de Carmen Franco, única hija de Franco. - D.N.

militares franquistas

El expediente,

en secreto

Destacado. El Ministerio de Defensa mantiene en secreto el expediente abierto a los cinco militares que firmaron hace un año un manifiesto suscrito por centenares de militares y exmilitares de alta graduación en defensa del dictador Francisco Franco. Se niega a explicar en qué situación en la que se encuentra dicho expediente. En él, los firmantes denunciaron la "campaña infame" para desprestigiar al dictador a través de la "perversa pretensión" de exhumar sus restos del Valle de los Caídos.