Carmen Calvo niega haber "demonizado" a las ONG como Open Arms pero defiende que "el rescate tiene que ser público"

10.02.2020 | 01:33

MADRID. La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha negado haber "demonizado o criticado" a las ONG como el Open Arms pero ha insistido en que "el rescate tiene que ser rescate público". Así lo ha defendido durante su segunda intervención en el Pleno Extraordinario en el Congreso que ha tenido lugar este jueves 29 de agosto y en el que Calvo ha sido obligada a comparecer por decisión de la Diputación Permanente del Congreso.

"Nadie de este Gobierno ha demonizado ni criticado ni de lejos a las ONG ni el papel que cumplen. Nadie, nunca. Yo misma he agradecido a las ONG que trabajan en territorio español y que ayudan a la política de recepción, sólo faltaría, pero es evidente que para este Gobierno el rescate tiene que ser rescate público, responsabilidad ¿dónde? Donde nuestro Estado tiene obligaciones", ha asegurado.

Esto es así, según ha dicho, no solo "porque el cumplimiento de la ley sea el fundamento del Estado de derecho" sino "porque el cumplimiento ley es el fundamento propia democracia". "Por eso, somos responsables de nuestras aguas, de nuestras zonas de salvamento, de nuestras fronteras, aeropuertos y puertos, competencias del Estado", ha insistido.

Y cuando se salen de las líneas obligadas constitucionalmente de trabajo, la vicepresidenta ha afirmado que son un Gobierno que "posiciona solidariamente a España" porque "ni una sola vez ha dejado un barco cercano o con pabellón español sin el ofrecimiento de ayuda". En concreto, ha recordado que el Open Arms ha ido a España tres veces en un año, una a Barcelona y dos a Algeciras.

Calvo también ha negado haber dicho que "esté prohibido rescatar en ningún sitio". "¿Alguien puede atribuir a alguien de este Gobierno semejante propuesta?", ha preguntado, al tiempo que ha defendido la gestión del Open Arms que, según ha reiterado, no pidió puerto español.

Además, ha contado que tardaron "48 horas" en "hacerse cargo" de la crisis, el tiempo que necesitaron el ministro de Exteriores y ella misma para hablar con el Gobierno de Italia y pedirle que atendiera las necesidades del barco humanitario. "Ya me dirán qué politica ni erratica, ni de cambio, ni de cierre de puertos ha cometido este Gobierno", ha apostillado. "¿Dónde está la incoherencia?", se ha preguntado.

En este sentido, se ha defendido de quienes les acusan de parecerse al Gobierno de Salvini. "Nadie puede confundir al Gobierno con la posición del Gobierno de Italia a través de Salvini, nadie. Salvini cierra los puertos, denosta a los inmigrantes, justo lo contrario de lo que representa este Gobierno y ustedes, el PP y Ciudadanos no pueden dar pábulo a una posición semejante", ha respondido.

Además, en concreto, a la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, le ha preguntado si deben asumir como la posición de su partido las declaraciones de su diputado Marcos de Quintos en un tuit en el que se refería a los migrantes del Open Arms como "bien comidos". "Podría haberlo escrito Salvini", ha enfatizado Calvo.

Por otra parte, a la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, le ha reprochado que por un lado hable de "efecto llamada" y, por otro, les inste a "ir corriendo" a rescatar a los migrantes. "Porque la primera posición era que el Aquarius era efeto llamada pero ¿sabe cuántos migrantes entraron de manera irregular en 2018 --mitad responsabilidad de su partido y la mitad de este Gobierno--? 32.378 a fecha de agosto. Y este año 18.436. Muy llamada, muy llamada, parece que no fue", ha zanjado.

Citando más datos, la vicepresidenta también ha puesto en valor el hecho de que hayan fallecido en el Mediterráneo "118" migrantes menos o que se haya llegado a 69.000 peticiones de asilo. En este sentido, precisamente, ha afirmado que el Gobierno hará una propuesta de modificación de la ley de asilo.

Además, en cuanto a la intervención de la portavoz de Podemos, Noelia Vera, que ha acusado al Gobierno de haber "privatizado" Salvamento Marítimo, Carmen Calvo ha asegurado que "no tiene ninguna privatización ni problema" sino "los mismos efectivos" y ha defendido que "las órdenes de trabajo están en convecios internacionales".