El carcelero cómplice de Salvador Puig Antich

De origen navarro, Jesús Irurre gritó "¡Franco, hijo de puta, asesino!" al acabar la ejecución de su amigo anticapitalista en la cárcel Modelo de Barcelona

03.02.2020 | 06:16
Valla reivindicativa de la época en Bruselas.

el 2 de marzo se cumplirán 46 años de la ejecución de Salvador Puig Antich, miembro del Movimiento Ibérico de Liberación (MIL), en la cárcel Modelo de Barcelona. Fue la última persona muerta por medio del garrote vil en el Estado. El día de la consumación, Jesús Irurre fue una de las "casi quince personas" que estuvieron a su lado. Ante el cuerpo sin vida, gritó: "¡Franco, hijo de puta, asesino!". En la famosa película Salvador, que cumple quince años, le dio vida el actor Leonardo Sbaraglia.

Aquel carcelero, que tenía entonces 23 años y hoy 69, tiene ascendencia navarra. Su padre, también funcionario de prisiones, era natural de Iruñea. En el caso de Jesús, nació en Tetuán, entonces protectorado español. "Mi apellido es el nombre de un pueblo de Navarra en el que he estado dos veces y conocido su historia. De hecho, allí me dijeron que no queda nadie que se apellide así", relata desde Valencia, donde reside este sindicalista de CC.OO.

Casi medio siglo después, aún se emociona al hablar de Puig Antich, quien fue detenido el 25 de septiembre de 1973 y condenado a muerte por el (supuesto) homicidio del subinspector del Cuerpo General de Policía en Barcelona, brigada antiatracos, Francisco Anguas, de 24 años, durante un tiroteo que se produjo en el operativo de su detención junto a otros miembros del MIL. Se acabaría demostrando que la bala que mató a Anguas no era de las dos pistolas que portaba el anticapitalista. "Salvador era muy humano, de ideología anarquista. Un luchador que quería hacer el bien a los demás", valora el funcionario de prisiones jubilado.

La vida de Irurre, como él mismo confirma, cambió al conocer al ideólogo catalán: "Yo era el típico carcelero duro, y con él me fui haciendo de izquierdas". Se hicieron amigos gracias a un balón que cayó a su lado y que Puig Antich había tirado a canasta. "Allí solo había una cesta y me puse a lanzar unos tiros con él, y poco a poco entablamos amistad. Me abrió los ojos en un sistema represivo cuando él iba a morir" por dos penas de cárcel.

Irurre pasó de jugar al baloncesto con el preso a entrar en su chabolo, prohibido. "No era muy abierto, no contaba mucho, pero me hablaba de ideologías. Era un tipo culto. De hecho, me recomendó un libro de psicología infantil debido a que mi hijo escribía la e al revés. Su hermano era psiquiatra", aporta.

Y una ayuda más: Le metía un transistor pequeño para que oyera su música favorita. "¡Me la jugaba! Le gustaba oír a Patxi Andión, a quien llegué a conocer allí mismo porque vino a rodar una película con Concha Velasco y yo hice el papel que nadie quería, el de carcelero. Con él también hablé de Salvador. Es una pena que haya muerto hace poco".

Día a día, llevaba a casa los libros del libertario e iba tomando conciencia contra el Estado antidemócrata que agonizaba como el mismo Franco, que moriría ocho meses después. Se convirtió en el primer presidente del Sindicato Demócrata de Prisiones. "Era clandestino y, al disolverse, pasé a CC.OO. Quería luchar desde dentro", apostilla quien se quedó con uno de los libros de Salvador. "Lo robé tras su ejecución. Lo guardo en mi casa: La función del orgasmo de Wilhem Reich". De hecho, asegura que, el día que mataron a su amigo mediante aquel procedimiento que rompe la garganta del condenado, solo dos de los presentes "gozaron con su muerte". "Solo dos eran franquistas como tal, uno un tal Pepe. Yo lo pasé de pena y grité".

Un exmiembro del MIL no creyó que en aquel momento Irurre gritara "¡Franco, hijo de puta, asesino!". Jesús le responde: "Sí lo hice. Y un compañero a todo correr me metió en un departamento y me dijo: ¡Gilipollas, qué estás haciendo!". Comprendo que le sorprendiera que no pasara nada, pero vivimos un capítulo terrorífico. Yo tenía luego pesadillas. Lo curioso es que él pensaba que lo iban a fusilar, y al ver el garrote...".

Salvador había confesado tanto a su abogado (que pidió al Papa su liberación) como a sus hermanas o a Irurre que "ETA me ha matado". El preso hacía referencia a que el atentado de la organización contra Carrero Blanco motivó venganza y los franquistas lo condenador a dos penas de muerte y lo ejecutaron como también a un alemán en Girona.

el efecto de eta Consultada al respecto, Inma Puig Antich, hermana de Salvador, asiente. "Después del atentado a Carrero Blanco, en cuanto pudimos ver a Salvador, nos dijo esta frase: Esa bomba también me ha matado a mí. Él fue una cabeza de turco: lamentablemente estaba en el momento y en el lugar adecuado y el franquismo no tuvo piedad. De todas formas, Salvador nunca quiso sentirse mártir de nada", subraya.

Irurre prevé editar un libro en el que narrar su bagaje en las prisiones en que ha trabajado, las fotos que sacó de forma clandestina -"por desgracia, ninguna con Salvador"- y detallar las veces que ha sido expulsado del cuerpo y "han tenido que readmitirme al ganar todos los recursos", subraya quien trabajó en cárceles de Melilla, El Puerto de Santa María -"días después a que El Lute se fugara"-, Barcelona -"donde conocí a Albert Boadella de Els Joglars"-, Málaga, Eivissa y Valencia. "En el Puerto coincidí con dos de ETA muy conocidos entonces, uno de ellos José María Dorronsoro", dice.

Irurre estima que sus antecesores "quizás sabían hablar euskara; no era el caso de mi padre". Y recuerda un capítulo que vivió con nervios en Euskadi. "Me llamó Beristain para dar una charla en la Universidad de Donostia. Tuve esa suerte, pero fui asustadillo no sabiendo cómo me podrían recibir. La ponencia fue sobre la reforma penitenciaria. No pasó nada".

noticias de noticiasdenavarra