El Congreso estrena la legislatura más incierta y retoma el trabajo con la agenda social del gobierno

Los ejes de la derecha para hacer oposición en el arranque del curso político serán Venezuela y Catalunya
El rey preside el acto con la ausencia de Bildu, ERC, JxCat, CUP y BNG

03.02.2020 | 06:16
Pedro Sánchez, en el hemiciclo en la sesión de investidura.

pamplona - La apertura solemne de la legislatura que presidirá el rey mañana pondrá el foco en los escaños azules del Congreso, pues será la primera vez que se sienten en ellos integrantes de un Gobierno de coalición. Son 23 butacas para el presidente, sus cuatro vicepresidentes y sus 18 ministros; se colocaron el pasado 13 de enero, poco después de consolidarse el primer Ejecutivo de coalición de la actual etapa democrática con representantes del PSOE y de Unidas Podemos. Así que será la primera vez en esas butacas para el líder de la formación morada, Pablo Iglesias, así como para la exportavoz parlamentaria Irene Montero. Y también para la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y para el de Consumo, Alberto Garzón. Los cuatro, hace un mes, en la sesión de investidura, se sentaron unas filas más arriba, como diputados. Sus escaños de color rojo serán desde mañana los azules reservados para el presidente y los ministros.

A diferencia de Iglesias, Montero, Díaz y Garzón, ya bregados en multitud de sesiones plenarias, el ministro de Universidades, Manuel Castells, se estrenará en el hemiciclo. La misma sensación de novedad tendrán los titulares de Exteriores, Arancha González; de Política Territorial, Carolina Darias; de Seguridad Social, José Luis Escrivá; de Sanidad, Salvador Illa; y de Cultura, José María Rodríguez Uribes. Todos ellos pertenecen a la órbita del PSOE o son independientes.

El que es el segundo Gobierno más numeroso de la democracia estará apretado en la bancada azul mientras Sánchez y sus ministros escuchan, primero, a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y luego al rey. Está por ver si, ahora en el Ejecutivo, los de Pablo Iglesias continúan con su dinámica de no aplaudir los discursos del Jefe del Estado, que incluso en alguna ocasión han criticado.

Al tratarse de la sesión de apertura solemne de la XIV legislatura, Felipe VI será el principal protagonista de un evento en el que estará acompañado por la reina, la princesa Leonor y la infanta Sofía. Será la segunda apertura solemne para la familia real después de la de noviembre 2016, con motivo de la XII legislatura. No hubo en la XIII debido a la imposibilidad de que saliera adelante la investidura de Sánchez en julio del año pasado y no se produjeran más intentos. Las Cortes se disolvieron en septiembre.

La solemnidad del acto se hará notar antes de su comienzo, toda vez que la llegada de los reyes contará con la escolta del Escuadrón de Honor de la Guardia Real. El Batallón de Honores esperará en la Carrera de San Jerónimo minutos antes de las 12.00 horas. El presidente del Gobierno encabezará la comitiva de recepción, y con él estará el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD). Tras ello, Felipe VI pasará revista al Batallón de Honores. Ya en la escalinata del palacio del Congreso, el rey saludará a la presidenta del Congreso y a la del Senado, Pilar Llop, así como a los miembros de las Mesas de ambas cámaras.

El acceso tendrá lugar por la Puerta de los Leones, que sólo se abre en ocasiones de esta índole, por lo que el rey cruzará el Salón de Pasos Perdidos antes de llegar al hemiciclo, en donde esperarán ya diputados y senadores de todos los partidos con presencia parlamentaria menos ERC, JxCat, EH Bildu, la CUP y BNG. Representantes de estas formaciones independentistas leerán una hora antes del inicio del acto un manifiesto conjunto en el que enumerarán las razones por las que no asistirán.

No es la primera vez que estos partidos plantan al Monarca. ERC, Bildu y la CUP ya declinaron reunirse en todas las rondas de consultas que Felipe VI que ha venido realizando en los últimos años para designar candidato a la Presidencia del Gobierno. Por su parte, Junts, que sí ha venido acudiendo a las audiencias en Zarzuela, ha decidido esta vez no asistir a esta sesión, aunque en la de 2016 sí estuvo presente el entonces PDeCAT.

Sonará el himno nacional nada más entrar el rey y la comitiva que le acompaña, y a continuación se sucederán las intervenciones de Batet y del propio Felipe VI, quien dará entonces por comenzada la XIV legislatura. Se realizará después una fotografía institucional y el saludo de la familia real, el presidente del Gobierno y las presidentas del Congreso y del Senado.

Ya fuera de la Cámara, frente al Congreso, un desfile militar pondrá el colofón. La actividad parlamentaria comenzará 24 horas después. Un pleno dará lugar a las comisiones parlamentarias y a la convalidación o derogación de tres reales decretos leyes que abren una actividad legislativa con Catalunya y las últimas polémicas sobre Venezuela, la reunión de José Luis Ábalos con la número dos de Nicolás Maduro y la visita de Juan Guaidó, en su arranque. - M.G.

los datos

Puerta de los Leones. Para la ocasión se abrirá la Puerta de los Leones, que sólo se utiliza en los actos a los que acude el Jefe del Estado y en las Jornadas de Puertas Abiertas.

Sin acto. La pasada legislatura, que sólo duró de mayo a octubre de 2019, no hubo oportunidad de celebrar este acto ya que no salió adelante la investidura del candidato designado por el Rey y el Ejecutivo seguía en funciones.

Críticas. La última vez que el rey abrió la legislatura fue el 17 de noviembre de 2016, con el PP en el Gobierno. Era la primera vez que Felipe VI volvía al Congreso tras su proclamación en junio de 2014. En aquella ocasión, tanto el PNV como el entonces PDeCAT acudieron a la sesión, mientras que ERC y Bildu optaron por plantar al Rey. Eso sí, tanto los nacionalistas catalanes y vascos como los parlamentarios de Podemos y de IU evitaron aplaudir al Monarca tras su discurso, que incluso fue criticado por Pablo Iglesias y Alberto Garzón.