Italia, primer país en apelar al fondo europeo de solidaridad

El mecanismo estaba pensado para responder a desastres naturales pero ha mutado con la crisis actual

28.04.2020 | 00:53

Bruselas – Italia es el primer Estado miembro en acudir al Fondo Europeo de Solidaridad para pedir ayuda en el marco del COVID-19. Desde el 1 de abril y hasta el 24 de junio, los Estados interesados en acceder a este instrumento deben enviar sus solicitudes a Bruselas. Este mecanismo estaba pensado para dar una respuesta de emergencia ante desastres naturales pero ha mutado con la multicrisis del coronavirus.

Italia registró ayer su petición para recibir asistencia del Fondo Europeo de Solidaridad, convirtiéndose en el primer país comunitario en requerirlo. Los países más afectados por la pandemia deben enviar sus solicitudes de interés a la Comisión Europea antes del 24 de junio.

Después, el Ejecutivo comunitario revisará todas las candidaturas para asegurar "una distribución y un trato justo hacia los países más golpeados". Una vez recibidas todas las solicitudes, Bruselas hará una propuesta que deberá ser aprobada por el Parlamento y el Consejo, por lo que los fondos tardarían todavía unos meses en estar disponibles.

Carga presupuestaria "Italia es en la actualidad el Estado más golpeado por la crisis del coronavirus y es también el primer país en pedir ayuda en el marco del Fondo Europeo de Solidaridad. Gracias a su ampliar su alcance, el Fondo es otra de las herramientas de la Comisión para aliviar la carga presupuestaria de los Estados miembros y es una muestra concreta de la solidaridad europea en estos tiempos difíciles", señaló Elisa Ferreira, comisaria de Cohesión y Reformas.

Este instrumento estaba contemplado para ayudar a las capitales europeas ante desastres naturales como inundaciones o incendios, pero el Ejecutivo comunitario ha aumentado su margen de actuación y tras la irrupción del COVID-19 podrá ser activado también ante emergencias sanitarias.

El Fondo cuenta con 800 millones de euros para dar ayuda financiera a los Estados más afectados por las crisis. Tras su modificación busca ayudar a las capitales ante la escasez de equipamiento médico, las medidas para contener la propagación o del virus o el apoyo a los grupos más vulnerables.