Colectivos de apoyo a los presos denuncian la nueva normalidad

Critican una gestión ante la covid que endurece las penas y agrava el alejamiento de 184 navarros

15.10.2020 | 01:20
Anton Ramirez de Alda, Mikel Mundiñano, Gorka Garcia y Libertad Frances, con el dosier de denuncia.

PAMPLONA – Voz de alarma de Salhaketa Nafarroa, Etxerat, Altsasuko Gurasoak y Sare Herritarra sobre el endurecimiento de las condiciones de vida en las prisiones a raíz de la pandemia de la covid. La dinámica #SOSpresoakcovid1919 arrancó en abril en conexión con otros colectivos del Estado para "exigir el respeto de los derechos de las personas presas". #SOSpresoakcovid19 incide particularmente en la situación que se da en la cárcel de Pamplona, tratando de que la Administración foral se implique en la humanización del régimen penitenciario.

Este colectivo hace ahora balance y critica en un dosier la falta de suficientes medidas de protección sanitaria y la carga extra de aislamiento que soporta la población reclusa. En una mirada al conjunto de las personas presas, se subrayan especialmente la situación de los reclusos en situación de alejamiento, 184 navarros o personas con arraigo en Navarra, dispersos en otras cárceles del Estado, 33 de ellas, actualmente, sin comunicación vis a vis,

#SOSpresoakcovid19 denuncia que en Pamplona los vis a vis se encuentran suspendidos desde agosto. En cuanto a los permisos de salida, al regreso se aplica "de forma sistemática el aislamiento de la persona presa", con duración muy variable y en las propias celdas. Afirma también que "no se está suministrando mascarillas a las personas presas para cumplir con el uso que la misma Administración impone", ni se les ha proporcionado gel hidroalcohólico. Se critica además que el funcionariado de prisión "no usa medidas de seguridad" ante los internos. Para #SOSpresoakcovid19, esta "gestión de la crisis sanitaria ha visibilizado la vulnerabilidad añadida que sufre la población presa, aún mayor para la que se encuentra cumpliendo condena fuera de su lugar de arraigo". Por todo ello, denuncia una gestión "muy deficitaria" de la Secretaría de Instituciones Penitenciarias, con " medidas vulneradoras de derechos". El dosier concluye que "la única medida respetuosa con los derechos de las personas presas en esta crisis sanitaria es su "excarcelación".