El Gobierno de Navarra y el Gobierno Vasco firmarán el próximo miércoles un convenio en materia de memoria, atención a víctimas y convivencia

La consejera Ana Ollo intervino en el Parlamento para explicar la motivación y los términos del acuerdo, que recibió el apoyo de todas las fuerzas políticas a excepción de Navarra Suma

21.05.2021 | 11:47
Ana Ollo, en una comparecencia parlamentaria anterior

La consejera Ana Ollo compareció en la Comisión de Relaciones Ciudadanas a instancias de Navarra Suma para explicar la motivación y los términos del convenio que tiene previsto firmar con el Gobierno Vasco en materia de memoria, atención a víctimas y convivencia. Ollo explicó que dicho convenio se firmará la próxima semana en Bilbao con su homónima en la CAV, la consejera Beatriz Artolazabal. El convenio tendrá una duración de4 años, y en el plazo máximo de tres meses desde su formalización, se constituirá una Comisión de Desarrollo y Seguimiento, con la finalidad de darle cumplimiento.

Esta Comisión Se reunirá de forma ordinaria una vez al año y de forma extraordinaria cuando así lo estime la propia Comisión.

El convenio, explicó Ollo, se inscribe en el acuerdo político que sustenta el Gobierno y en la agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, en torno a una cultura de paz, suscrita por el Ejecutivo en 2019. El Convenio, según Ollo, da cuerpo institucional a una relación "intensa y fructífera" que se inició en la pasada legislatura, extensible a otras comunidades. En esta materia se ha firmado otro con Catalunya, y está pendiente en las próximas semanas de rubricarse otro con Aragón.

"Próximamente abordaremos también las negociaciones con La Rioja", anunció la consejera. Ollo se refirió al Protocolo de Colaboración entre la Comunidad Autónoma del País Vasco y la Comunidad Foral de Navarra suscrito en el año 2016 por la entonces Presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, y el lehendakari Iñigo Urkullu. Se trata, dijo Ollo, de "desarrollar las políticas públicas del Gobierno en este ámbito durante tantos años silenciado y olvidado por los gobiernos de UPN", y "establecer líneas de colaboración mutua en el ámbito de la paz, la convivencia y los derechos humanos", promoviendo programas y acciones "que generen las condiciones necesarias para consolidar la paz y la convivencia en nuestras sociedades".

La colaboración entre Navarra y la CAV se estructurará en varios puntos. En cuanto a la memoria, Ollo recordó que Navarra y Euskadi son dos comunidades referentes en el trabajo institucional en este ámbito. Navarra es un "referente", dijo Ollo, por sus programas como Escuelas con Memoria, o la política de exhumaciones e identificación a través de la creación de un banco de ADN público. "Ahora esa colaboración se ve reforzada y se llevará principalmente a través del Instituto Navarro de la Memoria de la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos del Gobierno de Navarra y el Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos -Gogora- de la Comunidad Autónoma de Euskadi".

El segundo campo de colaboración es el de la atención a las víctimas. "Hablamos de víctimas del terrorismo, víctimas de la represión franquista y también, por fin, victimas de la violentica política", especificó Ollo, que aprovechó la comparecencia para expresar su satisfacción por "el aval del Tribunal Constitucional a la Ley Foral de víctimas de violencia política que nos va permitir contar con un instrumento jurídico seguro y estable para poder avanzar en los derechos a la verdad, la justicia y la reparación de esas víctimas por actos de motivación política". Unas políticas que "País Vasco ya viene desarrollando. Su experiencia y sus metodologías son un buen ejemplo en el que poder compartir reflexiones". Esta colaboración, detalló Ollo, se llevará a cabo principalmente a través de la Oficina de Atención a Víctimas del Servicio de Convivencia y Derechos Humanos de la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos del Gobierno de Navarra y La Dirección de Derechos Humanos, Víctimas y Diversidad del Gobierno Vasco, en servicios de atención integral, indemnizaciones y prestaciones, programas de participación de las víctimas en centros educativos, actividades y eventos de sensibilización social, trabajo con las asociaciones y fundaciones que trabajan por los derechos de las víctimas, y otros proyectos futuros.

Por último, el tercer ámbito de actuación se refiere a la Colaboración en el ámbito de la Convivencia y los Derechos Humanos, donde se enmarca lo que va a ser el I Plan Estratégico de Convivencia de Navarra, que Ollo calificó como "un hito en esta legislatura y un reto para el Gobierno, pero también para ustedes representantes políticos de la pluralidad de la ciudadanía. Navarra va a contar por primera vez con una reflexión y un plan de acción para impulsar la convivencia en Navarra. 

Un plan que debe acompañar a la comunidad en el respeto a la diversidad y la pluralidad de todo tipo, que esté basada y sea educada en la solidaridad, cooperación y cogobernanza; una comunidad con una memoria crítica, que ayude a promover la convivencia y contribuya a la no repetición de las vulneraciones de los derechos humanos y la deslegitimización del uso de la violencia con fines políticos". Ollo añadió que el Gobierno de Navarra trabaja "para construir un futuro con garantías de no repetición de horrores y errores que hemos sufrido en nuestra comunidad. Trabajamos en la deslegitimización de la violencia, en la defensa de los derechos de las víctimas y en un ejercicio diario de convivencia, que no es un escenario teórico, sino que es un ejercicio de diálogo continuo".

 

Apoyo mayoritario al Convenio

Las palabras de Ollo recibieron el apoyo de toda la Cámara a excepción de Navarra Suma. Según su parlamentario, Iñaki Iriarte, dijo desconfiar "muchísimo del Convenio", calificó la trayectoria de Gogora de "nefasta" y partidista. Para este convenio "sigue escamoteando lo esencial, el carácter terrorista, nacionalista vasco y de extrema izquierda de ETA".

La parlamentaria de PSN Inma Jurío observó semejanzas entre los convenios con Euskadi y Aragón, y mostró su disposición por colaboraciones "que nos puedan traer sinergias positivas por experiencias compartidas, por poder realizar proyectos con el territorio que sea, porque siempre es positivo compartir". Para Jurío, Navara Suma busca desgastar al Gobierno de Navarra situada desde "una tapia y criticando desde fuera", y reclamó a esta fuerza salir del "consumo interno". "El Gobierno de Navarra siempre se ha pronunciado sin ningún complejo deslegitimando la violencia terrorista de ETA, con nombres y apellidos, lo que no quiere decir que dentro de cada ámbito se reconozca que también ha existido otra vulneración. Se trata de deslegitimar toda la violencia", señaló.

La portavoz de Geroa Bai, Uxue Barkos, indicó que el convenio con la CAV "pone en valor una línea de trabajo que nunca hasta hace seis años se había acometido en Navarra, nunca, ningún Gobierno anterior y en ninguna materia de reconocimiento del daño causado por diferentes violencias". "Es un cambio de paradigma en la implantación de políticas públicas de atención a las víctimas, de políticas públicas de trabajo en materia de memoria, de políticas públicas en la construcción de una convivencia tan necesaria", recordando que en los Gobiernos de UPN "había víctimas de ETA en Navarra que "no habían tenido nunca el reconocimiento de las Administraciones públicas", por lo que acusó a Iriarte no ver la viga en ojo propio.

La portavoz de EH Bildu, Bakartxo Ruiz, calificó la intervención de Iriarte de una "filfa", apuntó que, aunque podría ser crítica con el Gobierno vasco en distintas cuestiones relativas a memoria, Euskadi "tiene una trayectoria en materia de políticas públicas de memoria bastante más larga que Navarra y algo se podrá compartir", por lo que ha avalado el convenio. "Es una oportunidad para buscar sinergias, para utilizar los recursos de manera eficiente. Hay información que compartir, hay trabajos de divulgación que también pueden tener una base común. Puede ser una oportunidad para compartir esas experiencias", señaló.

La portavoz de Podemos, Ainhoa Aznárez, afirmó que "en tantos años de Gobierno de UPN no se atendieron las políticas públicas que recogen los derechos humanos, los enmarcan dentro de un departamento, reconocen a todas las víctimas y reconocen todos los daños causados". "Eso sería una buen práctica de políticas públicas y gracias a un acuerdo que se hizo hace seis años tenemos ahora la oportunidad de seguir trabajando en aras a esa convivencia que tenemos que seguir entre todos sumando y trabajando, porque es un ejercicio que nos tiene que unir a todos", dijo, poniendo en relación estas políticas con el compromiso con la Agenda 2030.

Finalmente en su respuesta a los grupos, la consejera Ana Ollo criticó la intervención de Iñaki Iriarte por deslizar "prejuicios nada contrastados", ahondando en la intervención de Barkos de soslayar la responsabilidad y el "desinterés" de los años de Gobierno de UPN.

noticias de noticiasdenavarra