Los progresistas reactivan el diálogo para formar gobierno en Países Bajos

Cinco meses después de las elecciones, buscan un cuatripartito con socialdemócratas, verdes y Rutte

17.08.2021 | 00:24
La líder progresista, Sigrid Kaag, ayer en La Haya junto a su compañero de partido Rob Jetten. Foto: Efe

la haya – Las conversaciones para la formación del futuro gobierno neerlandés se reanudaron ayer con "prisa" por alcanzar un acuerdo de coalición que permita un Ejecutivo estable con respaldo suficiente en el Parlamento y el Senado de Países Bajos, aunque continúan los vetos ideológicos desde las elecciones de marzo.

"Todos tenemos prisa", señaló ayer la líder progresista Sigrid Kaag, quien ha escrito estas semanas con el liberal Mark Rutte un "plan para un posible acuerdo de coalición" en el que esbozaron líneas generales de la base del futuro gobierno, en el que estarán sus partidos liberales, aunque de momento no hay señales de un avance inminente del diálogo.

La división del Parlamento entre 17 partidos políticos hace que el próximo Ejecutivo tenga que estar formado por al menos cuatro grupos. De momento, el diálogo se conjuga en torno a los liberales de derechas (VVD) del primer ministro Rutte; los liberales de izquierdas (D66) de Kaag, y los democristianos (CDA) del ministro saliente de Finanzas, Wopke Hoekstra.

Los tres suman 73 escaños: los 34 del VVD, los 24 de D66 y los 15 de CDA, pero el Parlamento tiene 150 diputados y esa combinación de tres partidos no alcanza la mayoría para gobernar, por lo que necesitan los escaños de al menos un cuarto socio.

Los tres gobernaron en la última legislatura (y aún gobiernan en funciones) con Unión Cristiana, un partido que aportó sus escaños a cambio de que los progresistas de D66 renunciaran a sus proyectos de ley en materia de ética médica, como el aborto o la eutanasia, lo que permitió un Ejecutivo estable entre 2017 y 2021 liderado por Rutte.

Sin embargo, Kaag señaló ayer que no está dispuesta a volver a renunciar al programa electoral de D66, por lo que descartó una nueva legislatura con el partido cristiano.

apoyo de la izquierda Para Kaag la coalición ideal debería contar con los socialdemócratas (PvdA) y la izquierda verde (GroenLinks), que tienen 9 y 8 parlamentarios respectivamente. Aunque con el apoyo de uno de estos dos partidos sería suficiente, un pacto preelectoral entre ambos hizo que prometieran estar o juntos, o no estar, en un futuro gobierno.

"Si nos fijamos en la estabilidad en el Parlamento y el Senado, esta opción es la lógica", aseguró ayer Kaag en una entrevista con el diario neerlandés AD, previa a la reactivación del diálogo en una reunión con Mariëtte Hamer, la informateur (que investiga las posibilidades de formar coalición en Países Bajos).

La opción a la que se aferra ahora D66 tendería "demasiado hacia la izquierda" para Rutte y Hoekstra, que prefieren un cuarto socio más hacia la derecha, como Unión Cristiana, un partido que tampoco tiene muy claro si quiere repetir en el futuro gobierno, después de haber vetado antes de verano que este estuviera liderado por cuarto vez por Rutte.

Para Kaag, "tiene que haber un cambio real, y eso solo puede suceder con una configuración diferente del gabinete, con diferentes opciones y prioridades". Kaag busca un "gobierno progresista" que apueste por una mayor política climática y proeuropea, mejoras en la educación y el Estado de derecho y la ampliación de la ley de la eutanasia a las personas mayores que consideren que han "completado su vida" a pesar de no tener problemas de salud, un proyecto vetado por los cristianos.

Países Bajos celebró elecciones parlamentarias a mediados de marzo, aunque la actual coalición gobierna en funciones desde enero, cuando dimitió en bloque tras un escándalo de ayudas sociales a miles de familias que fueron acusadas sin fundamento por la Agencia Tributaria de haber defraudado al Estado para obtener subvenciones para pagar las guarderías de sus hijos, lo que dejó a muchos padres en la ruina.

Aunque ese escándalo no pasó factura a Rutte en las urnas, puesto que volvió a ser, por cuarta vez consecutiva, el líder del partido más votado en Países Bajos, un intento suyo de interferir en los primeros contactos para formar gobierno hizo que numerosos partidos le vetaran como futuro primer ministro.

"Tiene que haber un cambio real, y eso solo es posible con una configuración diferente"

sigrid kaag

Líder de los liberales de izquierdas (D66)

"Si nuestros intereses no están bien representados estaremos en la oposición, como siempre he dicho"

wopke hoekstra

Líder de los democristianos (CDA)

noticias de noticiasdenavarra