El Parlamento de Navarra tramita una ley para garantizar el empleo al profesorado de religión afectado por la reducción de horas

Navarra Suma y Geroa Bai dan trámite a la ley tras la negativa de Educación de buscar una salida laboral al personal afectado por la reducción a la mitad de las horas lectivas en materia de religión

31.03.2022 | 12:02
La parlamentaria María Solana, de Geroa Bai, en el pleno de este jueves.

El Parlamento de Navarra tramitará una ley para garantizar el empleo al profesorado de religión que se verá afectado por la reducción de dos a una hora semanal las sesiones lectivas. La reforma será debatida ahora en comisión, y es posible que sufra cambios, pero ha superado el primer trámite parlamentario gracias a los votos de Navarra Suma y Geroa Bai. Y lo ha hecho pese a la oposición del Departamento de Educación, que considera que la ley supondrá un gasto excesivo y un agravio comparativo con el resto de profesores.

La ley plantea que los cambios que se produzcan en las necesidades horarias de la asignatura de religión en Navarra como consecuencia de la aplicación de la LOMLOE "no podrán suponer, para el colectivo de profesores y profesoras navarros de religión con contrato laboral de carácter indefinido en la fecha de entrada en vigor de esta ley foral, una pérdida de su puesto de trabajo ni una merma de los porcentajes de sus contratos".

La propuesta parte de Navarra Suma, que defiende que se trata de personal con contrato fijo y consolidado, la mayoría mujeres con más de 25 años de ejercicio. "Pueden hacer otras funciones sin que ello suponga un coste para la Administración", ha argumentado Pedro González, que ha recordado que en otras comunidades se han firmado acuerdos "con el apoyo del Partido Socialista". "Pero aquí no se puede buscar un acuerdo sindical", ha defendido el parlamentario de Navarra Suma, que ha acusado al resto de partidos de actuar "con prejuicios".

La reforma ha pasado el primer filtro parlamentario gracias a Geroa Bai, que se ha desmarcado del resto de socios del Gobierno para dar trámite a una ley a la que se opone su propio gobierno. La parlamentaria María Solana ha recordado que durante las últimas semanas han pedido al Departamento que dé una solución, pero que no ha habido voluntad. "No estamos hablando de religión. Estamos hablando de los derechos laborales de unas trabajadoras públicas, con contratos indefinidos", ha defendido Solana, que ha emplazado al PSOE a eliminar el concordato con el Vaticano en coherencia.

En contra se han posicionado el resto de grupos, que han destacado que su situación no es diferente al del profesorado de otras materias cuando se reducen las horas, y por consiguiente, también el personal. El PSN ha aprovechado además para subrayar el acuerdo entre Navarra Suma y Geroa Bai, con los mismos argumentos con los que Geroa Bai critica al PSN cuando pacta con Navarra Suma. "Vemos en este Parlamento cómo la geometría variable se abre paso cuando a los grupos les parece más conveniente", ha afirmado el parlamentario Jorge Aguirre, y ha esperado que "esto no signifique un acercamiento de Geroa Bai a Navarra Suma para la próxima legislatura". "Han coincidido más con la derecha que con sus socios de izquierdas y progresistas y eso en educación lo hemos visto más de una vez", ha surayado. 

La portavoz de EH Bildu, Bakartxo Ruiz, ha afirmado por su parte que es "importante" que el departamento de Educación escuche la posición del colectivo afectado, pero ha considerado que la ley presentada por Navarra Suma "no es la solución". En ese sentido, ha explicado que, según los cálculos del propio departamento de Educación, a partir del próximo curso no habría carga lectiva para 56,2 docentes de religión y ha considerado que obligar a mantener el empleo "sería algo inédito y jurídicamente dudoso". Ruiz ha considerado que estos profesores podrían dedicarse a otras funciones en los centros, pero para ello "tiene que tenerse en cuenta dentro de la planificación y autonomía de los centros", por lo que ha considerado que "no es responsable" que se apruebe una ley desde el Parlamento que obligue a todos los centros.

Por parte de Podemos, Ainhoa Aznárez ha afirmado que la proposición de ley es "un acto de empatía con el profesorado que debería haberse dado por el departamento de Educación" y ha considerado que el Gobierno "debería haberse reunido" con los profesores afectados. "Hablamos de personas, que también pretenden terminar su vidas con unas jubilaciones dignas", ha indicado. En todo caso, ha dado su voto en contra a la tramitación de la ley, señalando que "los grupos que aquí tenemos mayoría parlamentaria aprobamos en el Congreso la LOMLOE y si la LOMLOE nos dice que tenemos que reducir el horario de religión, eso conlleva que el profesorado de religión va a ver mermadas las horas para la docencia de esa asignatura".

La portavoz de Izquierda-Ezkerra, Marisa de Simón, ha afirmado que "esta proposición de ley no ofrece una solución concreta para el profesorado de religión y ni siquiera lo que propone es viable desde el punto de vista jurídico". Así, ha avanzado que pedirá un dictamen al Consejo de Navarra por considerar que "esta ley no es conforme a derecho, no es compatible con el ordenamiento jurídico y generaría agravios comparativos respecto a otro personal al servicio de la Administración pública educativa de Navarra". No obstante, ha reconocido que "cualquier reforma educativa siempre deja damnificados, lo cual es una cuestión grave y preocupante y es verdad que raramente la norma aborda una solución a los colectivos que son perjudicados".

noticias de noticiasdenavarra