Uno de cada cuatro navarros se da un atracón de alcohol al mes

El 36,5% reconoce haber sufrido una intoxicación etílica a lo largo de 2017

Pese al alto consumo, la encuesta ‘Edades’ del Ministerio de Sanidad refleja una disminución de la ingesta

08.02.2020 | 14:22
Un grupo de jóvenes hacen botellón en Pamplona.

Pese al alto consumo, la encuesta ‘Edades’ del Ministerio de Sanidad refleja una disminución de la ingesta

pamplona - El alcohol es la droga más consumida a nivel mundial y en Navarra, la última encuesta publicada al respecto por el Ministerio de Sanidad (Edades), relativa a 2017, arroja datos preocupantes sobre su consumo, más aún en comparación con otras comunidades. Sin embargo, desde el punto de vista cronológico la evolución de los últimos años indica un descenso en su consumo y constata la bajada del número de navarros que beben alcohol de manera habitual.

Según la encuesta de Sanidad, uno de cada cuatro navarros se da un atracón de alcohol (Binge Drinking) al mes. En concreto, el 24,7% de los ciudadanos de la Comunidad Foral encuestados, entre 15 y 64 años, declaró haber realizado esta práctica en los últimos 30 días -es decir, en el mes anterior al que fueron encuestados-. Concretamente, el Binge Drinking consiste en consumir cinco o más bebidas alcohólicas (en hombres) o cuatro o más bebidas alcohólicas (en mujeres) en una misma ocasión. Con este porcentaje, Navarra es la comunidad del Estado en la que más atracones se registran, superando en casi 10 puntos la media estatal (15,1%).

Además de los atracones, los navarros y navarras también son quienes más se emborrachan del conjunto del Estado. Según la encuesta Edades realizada en 2017, en el último año el 36,5% sufrió al menos una intoxicación etílica aguda y el 18,3% en el último mes, unas cifras que superan con creces la media estatal, que es de 18,6% y 7,1% respectivamente. En la práctica del botellón, la Comunidad Foral también se sitúa entre las comunidades en las que más se realiza esta práctica. El 11% de los navarros reconoce haber hecho botellón en el último año, un porcentaje ligeramente superior a la media estatal que es del 9,4%. No obstante, un total de seis regiones (Baleares, Extremadura, Murcia, Castilla La Mancha, Madrid y la ciudad autónoma de Ceuta) superaron a Navarra en la prevalencia del botellón en los últimos doce meses.

En cuanto al consumo de alcohol, el 92% de los navarros aseguró haber bebido alguna vez en la vida, el 77,1% en el último año y el 63,7% haberlo hecho en los últimos 30 días (lo que se considera de manera habitual). Estos datos de consumo de bebidas alcohólicas van en la línea de la media estatal y la evolución de los últimos años evidencia un descenso de la ingesta, pese a que los niveles de atracones y borracheras siguen siendo los más altos. Así, hace una década, en el año 2007, el 67,6% de los navarros bebía alcohol habitualmente, cifra que ascendió al 74,6% en el año 2015 -cuando siete de cada diez personas había bebido alcohol en el último mes-. Por tanto, teniendo en cuenta los resultados de la encuesta de 2015, se puede constatar un descenso de los consumidores de alcohol habituales en más de diez puntos porcentuales.

El estudio, que lleva realizándose desde 1995, analiza el consumo de distintas sustancias psicoactivas entre la población de 15-64 años. Para ello, en la encuesta correspondiente a 2017, se entrevistó a un total de 21.249 personas, de las cuales 613 en Navarra.

inicio del consumo antes de los 17 El alcohol también es la droga que comienza a consumirse de manera más temprana en todas las comunidades. El primer consumo de alcohol entre la población estatal se sitúa entre los 16 y los 18 años. En el caso de Navarra, la edad media de inicio es de 16,7 años, una edad similar al conjunto del Estado, donde la media de inicio es de 16,6.

En comparación con otras comunidades, Navarra es la quinta en la que más tarde arranca la ingesta de alcohol -empatada con La Rioja y Catalunya- solo superada por Extremadura (17,2 años), Canarias (17,1), Andalucía (16,9) y Baleares (16,8). No obstante, las ciudades de Ceuta y Melilla son las menos precoces con una media de 17,3 y 17,8 años, respectivamente.