El Gobierno y Lares acuerdan mejorar la atención sanitaria residencial a 2.513 personas

El convenio de coordinación garantiza la extensión de programas como crónicos

08.02.2020 | 15:39
El consejero Fernando Domínguez, el vicepresidente Laparra y Eduardo Mateo, en la firma del convenio.

pamplona - Los departamentos de Salud y Derechos Sociales y la Asociación Lares acordaron poner en marcha un plan de mejora de la atención sanitaria a las 2.513 personas mayores de las 37 residencias integradas en la entidad, cuyas bases se recogen en el convenio de colaboración que suscribieron ayer el vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, el consejero de Salud, Fernando Domínguez, y Eduardo Mateo, presidente de la Asociación de Residencias y Servicios de Atención a los Mayores de Navarra. Un convenio que conlleva "una coordinación más eficaz entre profesionales sanitarios de las residencias y del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O) para mejorar la respuesta a los residentes", explicó Inés Francés, directora gerente de la Agencia Navarra de Autonomía y Desarrollo de las Personas.

El plan, según explicó el Ejecutivo, se sustenta "en los principios de equidad y financiación pública universal, sin que quepa aplicar copago a los servicios sanitarios incluidos en la cartera básica común del Sistema Nacional de Salud, y ello con independencia de que la provisión de los servicios sanitarios la realice el personal propio del centro residencial o los preste el personal de los centros de salud".

Se opta, según prosiguieron, por seguir manteniendo el sistema mixto de provisión de los servicios sanitarios basada en la corresponsabilidad. Por una parte, los servicios sanitarios serán prestados mediante recursos propios de los centros residenciales, según los ratios de personal y horarios prefijados por el departamento de Derechos Sociales, y por otra por la atención coordinada y complementaria prestada por los correspondientes centros de salud de Atención Primaria de Osasunbidea.

Abogan, asimismo, por los principios de normalización y adaptación, además de asimilar lo más posible la actividad de los centros residenciales a la vida cotidiana en el entorno familiar y pretenden garantizar la extensión normalizada a las personas mayores de los centros de los nuevos programas de atención a pacientes crónicos, cuidados paliativos, mejora de la capacidad funcional u hospitalización a domicilio, con las debidas adaptaciones. Todo ello, sin perjuicio de los modelos de atención residencial definidos por Derechos Sociales.

"muy contentos" Por su parte, desde Lares consideraron que "es un buen punto de partida" de cara a "organizar y coordinar correctamente la atención sanitaria residencial", señaló su secretaria, Beatriz Lacabe. Afirmó que "para nosotros ha sido un año de muchísimo trabajo y de coordinación con Salud y Derechos Sociales. Esto es nuestro punto de partida y ahora hay que empezar a ponerlo en marcha". Además, explicó que el acuerdo "trata de coordinar y organizar la atención sanitaria en las residencias con los medios que en este momento Salud tiene en Atención Primaria y los medios que las residencias tenemos en los centros". - M.P.M.