Niegan que tres de los condenados participaran en el “rebullón” que se originó dentro del Koxka

Los declarantes sitúan a Cob lejos del local y niegan que Goikoetxea y Arnanz se acercaran a la pelea

08.02.2020 | 16:10
La Sala de Apelación de la Audiencia Nacional revisa la sentencia del caso Alsasua.

pamplona - Los seis testigos que declararon ayer en la vistilla y a los que hasta ahora se les había negado la posibilidad de testificar a lo largo del proceso fueron claros a la hora de exculpar al menos a tres de los condenados por el incidente en el bar Koxka. Los testigos, citados por las defensas de Jon Ander Cob y Julen Goikoetxea, cuestionaron los hechos de la sentencia, puesto que defendieron que Cob no se encontraba dentro del bar y que Goikoetxea sí estaba, pero se mantuvo al margen de cualquier trifulca. Uno de los amigos de Cob confirmó que estuvo con él en el frontón y en otros tres bares (Lezea, Arkangoa y Gautxori), pero que en ningún momento fue al Koxka, y menos golpeó a nadie.

Durante la mañana también apareció en las testificales el nombre de otro condenado, Oihan Arnanz, sobre el que uno de los testigos arrojó detalles relevantes que ratifican lo ya narrado por otros en el juicio. El joven declaró que Arnanz se encontraba en el fondo del bar, es decir, en la parte contraria de donde se produce la supuesta pelea, lejos del "rebullón de gente" que se formó. También negó que Arnanz tuviera un incidente anterior con el guardia cuando este iba al aseo. "Lo puedo asegurar", dijo tajante.

La declaración que sitúa a Arnanz alejado de los hechos, complementa sin duda lo manifestado por un amigo de la novia del teniente, considerado uno de los testigos clave del juicio incluso por las acusaciones. En su momento, este joven de origen ecuatoriano manifestó que, cuando se originó "el lío", se había llevado a Arnanz al fondo del bar, junto a los baños, para que no se metiera en problemas. Esa ubicación de Arnanz la ratificó ayer el nuevo testigo propuesto. La agresión multitudinaria y con saña que narra la sentencia poco tiene que ver con lo descrito por los testigos, los de ayer y la casi treintena que desfilaron por la vista oral. Ayer, uno de ellos definió el incidente como "rebullón" y recordó que ni siquiera interrumpió la normalidad festiva: "Seguimos de juerga y el bar siguió con música y con luz". - J.L/E.C.