Detectan a la osa Claverina en el Valle del Roncal

09.02.2020 | 02:15
La liberación de Claverina.

Pamplona. Tras despertar de su primer letargo invernal en el Pirineo, Claverina, una de las dos osas eslovacas liberadas por Francia en el otoño de 2018 en el Valle de Aspe, ha vuelto a territorio navarro. Según la información facilitada por las autoridades francesas la osa ha sido detectada estos días en el Valle de Roncal. Personal técnico y guardas de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra vigilan sus movimientos y han informado a las entidades locales del Pirineo navarro y a los ganaderos y ganaderas de la zona de la situación.

Desde mediados de febrero Claverina ha realizado desplazamientos cortos alrededor de la osera en la que ha pasado el invierno y a finales de marzo ha empezado moverse a distancias más grandes. El primer trayecto largo la ha traído de vuelta a Navarra, al Valle de Roncal, donde se mueve en los mismos lugares en los que estuvo en otoño del pasado año y que han sido tradicionalmente zonas oseras.

La temprana salida de la osera de Claverina junto con el largo desplazamiento realizado hacen descartar casi por completo que esté acompañada por oseznos; estos nacen en la osera y en esta época del año son aún muy pequeños y vulnerables, por lo que las osas con crías se quedan más tiempo en el lugar en el que han hibernado y cuando lo abandonan permanecen en las cercanías. Comienzan a moverse con más amplitud a medida que los pequeños van creciendo.

En estos momentos no hay ganado menor en el monte debido a la ausencia de pastos, por lo que es previsible que la presencia activa de Claverina no produzca bajas en la cabaña ganadera de la zona. Este hecho, la ausencia de ganado menor suelto en la zona, resulta muy conveniente para evitar que Claverina coja querencia a una forma de alimentación fácil, mientras que en su ausencia tendrá que desarrollar otro tipo de habilidades para alimentarse, que a medio y largo plazo resulten menos conflictivas.

A lo largo de las próximas semanas se va a proceder a la instalación progresiva de los geolocalizadores en los rebaños de los ganaderos y ganaderas que así lo requieran. Este sistema supondrá la colocación de collares con dispositivo GPS con cobertura vía satélite con la que se conocerá la situación del rebaño.