con un nivel de riesgo bajo

Primera alerta por calor en la Ribera con hasta 37 grados

En 2018 se atendieron en Navarra 25 casos de enfermedades y un fallecimiento relacionado con esta causa

09.02.2020 | 15:29
Los txikis y adolescentes cogieron con ganas el primer día de calor.

En 2018 se atendieron en Navarra 25 casos de enfermedades y una muerte relacionada con esta causa.

PAMPLONA. El Instituto de Salud Pública y Laboral informa de que este martes se superarán en la zona de la Ribera de Tudela las temperaturas umbrales indicativas de riesgo por calor, con mínima de 21 grados y máxima de 37, lo que supone la primera alerta por altas temperaturas, aunque con un nivel de riesgo bajo.

Con el fin de concienciar sobre la importancia de adoptar medidas para prevenir el impacto del calor en la salud, el citado instituto ha comenzado la distribución de 25.000 folletos, en castellano y en euskera, con recomendaciones para prevenir los daños a la salud provocados por el exceso de calor y consejos para la realización de las actividades propias de la época estival.

En 2018 se atendieron en Navarra 25 casos de enfermedades relacionadas con el calor y hubo un fallecimiento relacionado con esta causa, según informa el Gobierno, que precisa que ocho de las atenciones tuvieron que ver con el desempeño de la actividad laboral.

Desde 1 de junio y hasta 15 de septiembre está en marchael 'Plan de prevención de los efectos en salud del exceso de temperaturas en Navarra 2019", que se realiza, como cada año, en colaboración con el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

La vigilancia ambiental del plan se basa en la predicción de temperaturas a cinco días y el uso de umbrales de temperatura máxima y mínima. En función del número de días en los que, de acuerdo a la predicción, se superen ambos umbrales de manera simultánea, se determina el nivel de riesgo.

Hay ausencia de riesgo si no se prevé superar estos umbrales ningún día; el riesgo es bajo si se superan las temperaturas máximas y mínimas durante 1 o 2 días; medio, si se superan los límites 3 o 4 días; y alto, si la situación se prolonga más de cinco días. Cada nivel de riesgo lleva asociado un conjunto de actuaciones de intensidad progresiva.

En el verano de 2018, el número de días con predicción de temperaturas por encima de los umbrales de temperatura máxima y mínima fue de 6 en la zona de Tudela, los días 26 de Julio y 3, 4, 5, 6 y 7 de agosto. En el resto, la predicción superó estos umbrales 1 día, el 7 de agosto.

El mencionado Plan, según señala, presenta innovaciones derivadas del proyecto para la adaptación al cambio climático Life-NAdapta que cuenta con financiación de la Comisión Europea.

Navarra se ha dividido en tres zonas, atlántica, central y Ribera-Eje del Ebro, para las que se va a ensayar el uso de temperaturas umbrales distintas.

Como indicadores de impacto en salud de las altas temperaturas, además de la monitorización diaria de la mortalidad y del número de urgencias hospitalarias, en 2019 se analizará también el número de avisos a SOS Navarra. Finalmente, se han mejorado los materiales informativos dirigidos a población general, práctica de deportes y peregrinos, para su uso tanto en soporte físico como digital.

El calor excesivo, según alertan, puede alterar las funciones vitales del cuerpo humano si este no es capaz de compensar las variaciones de temperatura, produciendo una pérdida de agua y electrolitos y provocando daños como calambres, deshidratación, insolación o los llamados golpes de calor.

Los síntomas de alerta ante los que se recomienda consultar con los servicios de salud son una temperatura corporal muy alta (por encima de 39ºC), piel roja, caliente y sin sudor, pulsaciones rápidas y dolor de cabeza punzante.

Es preciso extremar precauciones con menores de cuatro años y mayores de 65 años, así como tener en cuenta que el riesgo puede incrementarse en puestos de trabajo con condiciones de temperatura y humedad relativa elevadas, que requieran un especial esfuerzo físico o el uso de ropa y equipos que impidan disipar el calor.

Para prevenir se debe adaptar el ritmo de trabajo y los periodos de descanso al calor, no continuar trabajando si se encuentran mal y facilitar el descanso en lugares frescos, beber agua con frecuencia aunque no tengan sed, evitar comer mucho y no consumir bebidas alcohólicas y drogas, usar ropa de verano y proteger la cabeza del sol e informar a sus superiores si existe algún problema.

Sobre la exposición al sol, se indica que es una práctica recomendable en su justa medida, porque resulta beneficiosa para los huesos y para algunos problemas de la piel, el estado de ánimo y la relajación, pero en exceso puede producir quemaduras, insolaciones, cataratas, o cáncer de piel, entre otros daños.

Para prevenir estos riesgos, es importante tomar el sol al principio de forma progresiva, no tomarlo mucho tiempo ni en las horas centrales del día (12-17 horas) y usar crema con factor de protección adecuado.

noticias de noticiasdenavarra