La sentencia de las escuelas 0-3, principal ataque al euskera en Iruña

El consistorio recurrió al Supremo y aprobó la Ordenanza del Euskera que Maya quiere tumbar

10.02.2020 | 05:24
Los representantes del cuatripartito, liderados por Asiron, durante el anuncio del recurso.

pamplona - El Ayuntamiento de Pamplona recurrió en casación ante el Tribunal Supremo el pasado mes de enero de 2018 la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) contra el uso del euskera en las escuelas infantiles municipales. El TSJN confirmaba con su dictamen una sentencia anterior del Tribunal de lo Contencioso-Administrativo (Número 2). La medida del cuatripartito pretendía crear una oferta "equilibrada por zonas y barrios y cumplir la ordenanza vigente del euskera (la anterior), tantas veces pisoteada".

El tribunal destacaba que las modificaciones incluidas por el gobierno municipal para el curso 2016/2017 no fueron "una mera reestructuración" sino que "se incrementaron las plazas de euskera de 164 a 408 y se suprimieron 255 entre los modelos de castellano y castellano-inglés".

El Ayuntamiento, entonces gobernado por el cuatripartito que formaban EH Bildu, Geroa Bai, Izquierda-Ezkerra y Aranzadi, recurrió la sentencia del TSJN la cual mantenía que Pamplona "había vulnerado el régimen competencial al no contar con la autorización de la Administración foral", a quien pertenecen las competencias en la materia. El Ayuntamiento basó su recurso en un informe de la Secretaría Técnica del Departamento de Educación del Gobierno de Navarra que sostuvo que las competencias en ese primer ciclo de la Educación Infantil se refiere exclusivamente "al procedimiento de creación y autorización de las Escuelas Infantiles" y señalaba que lo que debe primar es el principio general de cooperación entre las administraciones públicas.

ordenanza del euskera En el último Pleno de la pasada legislatura, los cuatro grupos que sostuvieron al Gobierno municipal aprobaron por mayoría la nueva Ordenanza del Euskera, que reemplazaba a la anterior del año 1997. En la votación tanto UPN como PSN votaron en contra, y los regionalistas anunciaron, además, que recurrirían el texto. El portavoz de UPN la pasada legislatura y ahora alcalde de Pamplona, Enrique Maya (Navarra Suma), expresó ayer que veía "lógica" la decisión del TSJN porque "se estaba haciendo un auténtico abuso tanto en las oposiciones como en otras cuestiones como cartelería". El primer edil de Pamplona afirmó también que "la tesis de que el euskera hay que hablarlo de manera voluntaria, el que quiera, que pueda hacerlo, y el que no, que no lo haga, y que esto se haga de manera proporcionada, según estemos en zona vascófona, mixta o no vascófona". Desde las pasadas elecciones, Maya se ha reafirmado en sus intenciones de tumbar la ordenanza por dar "un peso excesivo al euskera" en las plazas municipales.