Las eternas peticiones del profesorado

los docentes denuncian un exceso de horas en clase, un envejecimiento de las plantillas y la necesidad de un estatuto que regule la profesión

10.02.2020 | 05:56
Un profesor imparte clase a sus alumnos en el IES Iparralde (San Jorge).

el profesorado español, que ayer celebraba el Día Mundial del Docente, pasa más horas en clase que sus colegas europeos, envejece por la falta de renovación durante los años de crisis y espera un Estatuto Docente que regule su profesión desde hace 30 años.

Estas son algunas de las denuncias habituales de los sindicatos docentes, además del elevado porcentaje de profesores interinos en las aulas españolas, que reclaman también cambios en el sistema de oposiciones para que se tenga en cuenta la experiencia de los aspirantes a una plaza docente pública, entre otras demandas.

En el Estado, las mujeres son mayoría entre los 752.935 docentes que trabajaban el pasado curso 2018-2019, la mayor cifra de la historia, que aumentará tras la convocatoria de 30.562 plazas docentes del pasado verano. Sin embargo, el sindicato CSIF asegura que en la educación pública, que concentra más de medio millón de profesores en las etapas no universitarias, faltan 26.600 docentes para volver a la ratio de alumnos por aula que existía en 2008.

Reducir el número de estudiantes por aula es un asunto prioritario para el profesorado español. Según revela el Estudio Internacional de la Enseñanza y el Aprendizaje (TALIS, por sus siglas en inglés) de la OCDE, el 85% de los docentes españoles lo señalan como la principal prioridad cuando se les pregunta a qué dedicarían los recursos económicos si pudieran incrementar el presupuesto educativo, por encima incluso de mejorar sus salarios.

Ese mismo estudio, que se elaboró con la participación de 7.407 profesores y 396 directores españoles, constata que el profesorado español está envejeciendo, con una media de edad actual de 46 años.

Según el estudio TALIS, la proporción de docentes de más de 50 años ha aumentado en siete puntos porcentuales desde 2008, por lo que España tendrá que renovar tres de cada ocho profesores en la próxima década. Una situación que desde el Ministerio de Educación atribuyen a los recortes de los últimos años.

El sindicato Comisiones Obreras (CCOO) estima que en España se jubilarán 70.000 docentes en los próximos cinco años. Además, precisa el envejecimiento acumulado durante la última década: desde 2009 casi se ha duplicado el número de profesores con más de 60 años, pasando de 11.797 a 22.717 en el curso 2017-2018. Por contra, las cifras de docentes menores de 30 años se han reducido prácticamente a la mitad: de 42.099 en 2009 a 23.296 en 2017.

Además, CCOO calcula que el sistema educativo español debería convocar 46.259 plazas de empleo público adicionales hasta 2022 para reducir la interinidad del profesorado al 8% acordado por el Gobierno y los sindicatos.

En ese sentido, el sindicato lleva tiempo reclamando al Ministerio una reforma del modelo de oposiciones docentes para que se coordinen las ofertas de empleo entre comunidades autónomas, se eliminen las pruebas eliminatorias o se flexibilicen los plazos para mujeres en avanzado estado de gestación o personas en tratamiento por una enfermedad grave. CSIF también apoya una reforma en el modelo de las oposiciones docentes para que se tenga en cuenta la "experiencia" de los aspirantes a las plazas públicas.

El profesorado en el Estado pasa más tiempo en clase que sus colegas europeos. En concreto, el horario lectivo de los docentes en Primaria supera el 15,41% de la media europea, mientras en Secundaria está un 6,7% por encima y en Bachillerato un 9,1%. Según CCOO, serían necesarios 48.861 profesores más para equiparar la jornada lectiva de los docentes españoles con la de la Unión Europea.

Mientras algunas comunidades mantienen las 20 horas semanales en Secundaria, la ley recomienda que no superen las 18, y las 25 horas en Infantil y Primaria, cuando no deberían superar las 23.

estatuto docente Desde el sindicato docente ANPE, su presidente Nicolás Fernández lamenta que las condiciones del profesorado han sido postergadas por los últimos gobiernos. Así, lo demuestra la eterna asignatura pendiente del estatuto docente, que acumula ya una demora de 30 años.

La "carrera docente" o estatuto de la función docente es una reclamación compartida por todos los sindicatos para establecer los criterios del acceso, la promoción y la formación, así como los derechos y obligaciones, de los profesores. "Ha sido una promesa incumplida por todos los partidos que han estado en el Gobierno", asegura Fernández. - E.P.