El Gobierno baraja poner collares de destellos y ultrasonido al ganado para ahuyentar a los osos

Gómez se reunió ayer con las Juntas de Roncal y Salazar para abordar la conciliación

10.02.2020 | 07:41
Los representantes de las Junta de Roncal y Salazar, y del Gobierno de Navarra, ayer en Roncal.

pamplona - El Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra mantendrá las medidas ya puestas en marcha para conciliar la presencia del oso y el mantenimiento de la ganadería extensiva en el Pirineo y estudia ampliar otras nuevas, como la colocación de collares antidepredadores (que ahuyentan mediante destellos y ultrasonidos) y la instalación de cercados virtuales que se activan cuando un animal marcado con transmisor lo traslada y envía un SMS a un número de teléfono programado.

Estas soluciones se pusieron ayer sobre la mesa en la reunión celebrada entre representantes del Gobierno y de las Junta de Roncal y Salazar. Asistieron la consejera Itziar Gómez y el director general de Medio Ambiente, Pablo Muñoz, y Gonzalo Celay y Jone Alastuey, presidentes de las Juntas de Roncal y Salazar, respectivamente. En esta primera reunión institucional, los junteros manifestaron las inquietudes de ambos valles y la necesidad de dotar de transparencia las decisiones en torno al oso y la comunicación directa con los actores implicados. Se anunció que Navarra defenderá en la negociación con Europa de la nueva PAC y del nuevo PDR la cofinanciación para nuevas medidas que puedan compatibilizar la presencia del oso con el mantenimiento de la ganadería extensiva.

En cuanto a las medidas ya en marcha, los representantes del Gobierno afirmaron que continuarán las medidas ya en marcha, tanto de compensación económica como de prevención y de socialización. En concreto, se mantendrán las medidas de prevención tales como el uso de geolocalizadores para los rebaños, el sistema de alerta por sms que avisa a los ganaderos y ganaderas cuando el oso se encuentra en territorio navarro, la contratación de pastores para reforzar la vigilancia de los rebaños y facilitar esa labor a los y las profesionales de la ganadería, la adquisición de perros mastines para la guarda de los rebaños y la instalación de pastores eléctricos.

Asímismo, se continuarán compensando con rapidez los daños que puedan ser generados por ataques del oso al ganado. Por otra parte, las medidas de socialización incluyen aquellas orientadas a conocer la gestión de la presencia de estos animales en otros territorios transformando un problema en una oportunidad.

Por otra parte se está llevando a cabo un proceso de participación y diálogo promovido por el departamento, en el que se pretende fomentar un intercambio de posturas constructivo sobre este tema. - D.N.