El Gobierno no descarta desviar camiones de la N-121-A en el futuro

Remírez sostiene que no es una medida prevista ahora, pero “si hay razones objetivas se pueden tomar decisiones”

30.01.2020 | 06:18

PAMPLONA - El vicepresidente primero, Javier Remírez, afirmó ayer que el Gobierno de Navarra no descarta restringir el tráfico pesado en la N-121-A, como han pedido los alcaldes, pero se trata de una media que no tiene previsto tomar por ahora. "El Gobierno no considera por el momento restringir el tráfico pesado" a la vista de la jurisprudencia sobre este tipo de medidas y para no caer en una "arbitrariedad", ya que cualquier decisión de la Administración debe estar "motivada" y "debe ser equilibrada, ponderada y ajustada a derecho".

En conferencia de prensa tras la sesión de gobierno, Ramírez manifestó que en todo caso "el canal de comunicación con los alcaldes de la zona va a seguir abierto y no nos negamos a que si hay razones objetivas se puedan tomar decisiones" como esta. Por ahora sin embargo, recordó, el Gobierno ha decidido para incrementar la seguridad en esta vía y reducir su siniestralidad llevar a cabo obras que la conviertan en una carretera 2+1, la mejora de los túneles de Belate y Almándoz y otras medidas anuncias ayer de menor envergadura económica y con un periodo más breve de ejecución, como mayores controles policiales, limitaciones a los adelantamientos, reposición de la señalización, mejoras en la iluminación y cámaras de control.

"Somos conscientes y sensibles a la preocupación de los vecinos. Nos hacemos cargo de su situación y estamos tomando las medidas que consideramos más adecuadas dentro del margen que tiene la administración", afirmó, y añadió, al ser preguntado por ello, que la implantación de peaje en esta vía tendría que ver con las obras en los túneles, "pero queremos que tenga el mayor consenso político y social".

Por su parte, el portavoz de Navarra Suma, Javier Esparza, insistió ayer en reclamar al Gobierno foral que el proyecto de reforma de la N-121-A contemple la futura conversión de esta carretera en autovía. "La única solución lógica que puede satisfacer a todos es convertir esta carretera, que tiene el mayor índice de siniestralidad de toda la Comunidad Foral, en una vía con doble carril en la que puedan transitar todos los vehículos". Para Esparza, desde el Ejecutivo navarro "se sigue sin aclarar su postura con respecto al futuro de esta vía". - Diario de Noticias