Las enfermedades mentales y la discapacidad intelectual, causas principales de discriminación

Una encuesta sobre la percepción de los navarros relega el origen étnico o racial a la 3ª posición

19.06.2020 | 00:44
Imagen del Centro de Educación Especial Isterria, que trabaja con jóvenes con discapacidad intelectual. Foto: Patxi Cascante

PAMPLONA – La enfermedad mental, la discapacidad y el origen étnico o racial son las causas por las que se discrimina con más frecuencia, según la población navarra de 15 años o más que ha participado en una encuesta social y de condiciones de vida elaborada por el Instituto de Estadística de Navarra.

La encuesta ofrece datos sobre la percepción de la discriminación en Navarra, las actitudes potencialmente discriminatorias, la discriminación experimentada y la valoración de las políticas públicas en contra de ésta, entre otros aspectos. El 41,1% de la población encuestada opina que se produce con "mucha" o "bastante" frecuencia la discriminación por enfermedad mental, el 36,5% por discapacidad intelectual y el 33% por origen étnico o racial.

Las personas de entre 45 y 59 años y quienes tienen estudios superiores observan una discriminación más frecuente sobre el colectivo de personas con enfermedad mental y las personas con discapacidad intelectual, mientras que aquellas de 60 o más años y las que tienen estudios primarios son las que en menor medida perciben discriminación por estas causas. Los colectivos que perciben "mucha o bastante" discriminación por razón de origen étnico o racial son la juventud, las personas con nivel de estudios superior terminado y la ciudadanía de la zona norte de Navarra.

Además, se observan importantes diferencias en la percepción de la discriminación por aspecto físico entre la población en función de la edad. El 44,7% de las personas de 15 a 29 años refiere el aspecto físico como discriminatorio, mientras que entre la población de 60 o más años este valor se reduce al 23,3%.

Un 66,8% de las personas de 15 o más años residentes en Navarra opinan que a la hora de aplicar las leyes se hacen diferencias según de quién se trate, percepción que aumenta entre las personas de entre 45 y 59 años y se reduce entre quienes residen en la zona sur de Navarra. Además, un 63,6% de la población navarra identifica cuáles son las características que podrían perjudicar a una persona a la hora de aplicar las leyes: las tres principales son tener pocos recursos económicos mencionada por el 41,8% de la población, ser extranjero/a para el 39,2% y ser de etnia gitana para el 33,5%.

Respecto a los ámbitos en los cuales puede darse discriminación, el Instituto de Estadística se ha recogido información sobre dos ámbitos que responden a necesidades básicas como son el acceso al empleo y a la vivienda. En estos se observa que cerca de dos tercios de la población considera que hay características que podrían perjudicar a una persona a la hora de alquilar una vivienda y de ser seleccionadas para un puesto de trabajo. Las mujeres (67,3%) y las personas de entre 45 y 59 años (70,9%) son las que más refieren que existe discriminación en el acceso a puestos de trabajo, mientras que los hombres lo perciben en menor medida (59,3%).

ALQUILER DE VIVIENDA A la hora de alquilar una vivienda quienes más señalan que existe discriminación son nuevamente las mujeres y en este caso la población más joven. Las características que más pueden perjudicar a una persona a la hora de alquilar una vivienda son tener pocos recursos económicos, nombrada por el 49,8% de la población, estar desempleado por el 38,2% y ser extranjero por el 36,9%, mientras que los factores de discriminación más señalados para tener menos oportunidades a la hora de acceder a un puesto de trabajo son ser una persona mayor para el 38,7%, ser extranjero para el 36,1% y tener una enfermedad mental para el 35,8%.

La encuesta también recoge información sobre el tipo de sociedad preferida por la población navarra desde el punto de vista de la multiculturalidad, de modo que el 54,2% de la población navarra de 15 o más años preferiría vivir en una sociedad con personas de diferente origen, cultura y religión, mientras que el 28,5% preferiría vivir en una sociedad más homogénea. Las respuestas a favor de una sociedad más homogénea crecen en la zona sur de Navarra.