Denuncia la falta de accesibilidad laboral del empleo público a la discapacidad

Ana Zabalza estaba en listas tras una oposición pero no ha podido incorporarse a su puesto de trabajo

05.08.2020 | 01:17
Ana Zabalza prentende que nada así le vuelva a ocurrir a nadie.

pamplona – Las personas con discapacidad visual se ven obligadas a superar muchos obstáculos en su día a día, como pueden ser las barreras arquitectónicas o los prejuicios, "causados por el desconocimiento que todavía hay sobre el tema". No obstante, todo ello es poco comparado con la "odisea" de encontrar un empleo. Y no solo el sector privado está lejos de ser un entorno inclusivo y accesible para las personas ciegas. Ana Zabalza, vecina de Arre con una discapacidad visual del 75%, se presentó en 2018 a una oposición para Salud y Servicios Sociales de Navarra y, a pesar de no obtener plaza, quedó en listas a la espera de que le llamasen. Pero no ha podido desempeñar sus funciones.

Durante este tiempo ha realizado cursos, ha reforzado su inglés y ha trabajado por horas en una empresa que lleva temas de accesibilidad. "Llevaba mucho tiempo desempleada y encontrar trabajo está resultando una odisea, eso es lo más frustrante", reconoce Zabalza a este periódico. En junio de este año la llamaron de las listas para cubrir una sustitución en Osasunbidea como trabajadora social, pero "en un primer momento no pude aceptar porque fue de un día para otro y necesitaba saber si el programa era compatible con el lector de pantalla. Nadie supo darme una respuesta".

Nuestra protagonista aclara que "para leer uso un lector de pantalla, que básicamente es un programa con una voz sintetizada que lee toda la información digital que aparece en pantalla". "Como en el sistema de Salud no hay conexión externa, todo va por intranet, ya me habían avisado que era un entorno difícil para los lectores de pantalla", explica.

Después de tener que renunciar le volvieron a llamar, esta vez para cubrir tres contratos hasta el 28 de agosto, en el barrio de la Milagrosa y el Segundo Ensanche de la capital. Llamó para avisar que "como tenía una discapacidad visual necesitaría que se pusieran en contacto con Tiflotecnología de la ONCE para realizar las adaptaciones correspondientes", pero asegura que no hubo un seguimiento centralizado del asunto.

El día anterior a incorporarse a su puesto le dijeron que tenía un ordenador portátil con lector de pantalla, pero que la vinculación al sistema tardaría. Sin embargo, al llegar por la mañana se encontró con que no había ordenador. "Nos pusimos en contacto con dirección para que tomara cartas en el asunto. Me dijeron que al día siguiente llegaría, así que las compañeras de admisión tuvieron que bloquearme la agenda porque no podía atender a nadie", relata. Al día siguiente llegó el ordenador, pero nada más realizar la instalación se dieron cuenta de que el lector no era compatible con la base de datos de Salud.

Al día siguiente, ya probándolo todo tranquilamente, "vimos que no había forma". El programa respondía a medias, "y ni siquiera era el intranet. Ni una simple búsqueda en Google era accesible", aclara. "Yo llamé con tiempo, siendo consciente que esto podía suceder, pero como ya era tarde para buscar una alternativa, me rescindieron el contrato", denuncia.

Así finalizó la experiencia de Ana Zabalza en la Milagrosa, pero en el Segundo Ensanche no sabían nada de lo ocurrido. "Esta semana me han llamado para crearme las claves de acceso a intranet", comenta. Les contó la situación y no ha podido incorporarse al puesto, ya que "volver e empezar gestiones que, por ahora, ya sabemos que son inútiles no tiene ningún sentido". "Era parada de larga duración y lo que venía a solventar esa situación era este trabajo", concluye.

OPCIONES FUTURAS Zabalza cree que "hay una falta de comunicación entre estamentos de la administración y algo no está funcionando". Desde el Observatorio de la Accesibilidad "sí que hay indicaciones sobre accesibildad web para el sector público, sobre todo intranet, que es donde está la clave, pero la excusa son los costes", aclara. Destaca que desde el momento en el que una persona que ha realizado unas oposiciones no puede acceder al sector público y al empleo que se le está proponiendo "tenemos un problema". "Al Gobierno de Navarra le pido que tome cartas en el asunto de manera pertinente y urgente. La condescendencia no es una opción. Les pido que nos ofrezcan una opción futura a las personas que nos estamos quedando en la estacada", zanja.

"Me han sido privados un derecho básico y una oportunidad sin tener ninguna opción futura"

ana zabalza

Trabajadora Social

Lo último Lo más leído