Aierdi: "El reto es pasar de edificios de consumo casi nulo a edificios positivos"

10.09.2020 | 11:30
El consejero José María Aierdi

El Gobierno Foral apuesta por la "edificación sostenible, eficiente y con dimensión social" según ha subrayado el consejero José María Aierdi, quien ha apuntado que el reto es dar el "salto para pasar de construir edificios de consumo casi nulo a edificios positivos".

El vicepresidente segundo y consejero de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos se ha pronunciado en este sentido al ser interpelado sobre política general en edificación sostenible Arantza Biurrun (PSN), quien ha sostenido que "o somos verdes o no seremos", lo que ha sido compartido por Aierdi.

El consejero ha explicado que están respondiendo al cambio de paradigma que se está produciendo en materia de vivienda y urbanismo, que pone de manifiesto la función social de la vivienda frente al valor de uso, especulativo que ha tenido en otras épocas, y principios de sostenibilidad en la ordenación del territorio.

"No podíamos seguir construyendo como veníamos haciendo porque las exigencias y desafíos han cambiado", ha sostenido, para añadir que las nuevas demandas en materia de vivienda, la transición energética para afrontar el cambio climático, los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030 y el derecho a una vivienda de calidad exigen "nuevas respuestas".

En esa línea ha subrayado su "apuesta clara por la edificación sostenible, eficiente y con dimensión social", otra forma de edificar en el uso de espacios y de suelo, en la utilización de materiales, reducción del consumo energético en la construcción, "pensando no en el continente sino en las personas que las habitan".

Ese es uno de los elementos claves del Plan Reactivar Navarra y el fondo de recuperación del Estado, ha indicado, para agregar que Navarra es una "referencia" en la implantación de edificios de consumo casi nulo.

Ha manifestado que ante la ausencia de desarrollo normativo estatal "Navarra no podía seguir esperando" por lo que implementó el estándar Passivhaus que ha posibilitado una reducción de consumos energéticos que ronda el 80 %.

Navarra fue la primera comunidad que certificó una promoción privada de vivienda bajo ese sello, ha recordado, para añadir que no se han quedado ahí, ya que todo esto exige formación de técnicos y colaborar con la iniciativa privada.

Al respecto ha comentado que han iniciado los estudios necesarios para conocer la práctica que los usuarios realizan de las viviendas, mediante una monitorización para introducir cambios y sacar el máximo rendimiento del esfuerzo económico que se está haciendo.

La pandemia "ha acelerado la necesidad de repensar" los espacios públicos, urbanos, la vivienda, la manera de entender el territorio y reflexionar de una manera "más inclusiva", según Aierdi, quien ha dicho que Navarra pone el acento en la rehabilitación.

Tras subrayar el esfuerzo "sostenido y creciente" que se está llevando a cabo en esta materia, ha destacado actuaciones como las que se están llevando a cabo en el barrio de la Txantrea de Pamplona y de Lourdes de Tudela que han sido valorados por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía

Ha aludido además a la implementación de biomasa como elemento fundamental en la instalación de calderas y ha destacado entre los retos, "pasar de construir edificios de consumo casi nulo a edificios positivos" y la industrialización y digitalización con fuerte componente de investigación y desarrollo aplicado.

A ello ha sumado la introducción progresiva de la madera como elemento arquitectónico estructural y la industrialización y robotización. También son necesarias, ha agregado, modificaciones normativas.

En su réplica Biurrun ha reconocido que "tenemos un gran reto convertido en una gran oportunidad", ha instado a profundizar en las medidas iniciadas y ha abogado por la "sostenibilidad medioambiental, económica y social".

Juan Luis Sánchez de Muniain (PSN) ha señalado que Navarra "siempre ha ido por delante en esta materia, por lo que ahora se trata de no bajarse de ese tren", ha defendido la colaboración con el sector privado y ha apostado por la industrialización de la construcción y el impulso del sector de la madera.

Por Geroa Bai, Pablo Azcona, quien ha sostenido que en materia de edificación sostenible "ha habido un antes y un después", un antes que ponía la cultura del ladrillo como lo prioritario y desde 2015 el cambio de pensar en la calidad de vida, ha instado a que las propuestas de los Ayuntamientos sean apoyadas por el Gobierno.

Maiorga Ramírez (EH Bildu), tras remarcar que una "errónea política de construcción" es la causante de "una de las más graves crisis económicas y tremendos recortes", ha opinado que este Gobierno hace "más cosas" que otros pero "no es suficiente" y ha planteado que se condicione el inicio de nuevos desarrollos a que no haya nuevas rehabilitaciones que realizar.

Por Podemos, Mikel Buil, ha hecho hincapié en que Navarra es una comunidad poco cohesionado entre lo rural y lo urbano y segmentada dentro de este último, por lo que no se trata solo de construir vivienda pública sino que es precisa una "reflexión mayor".

Marisa De Simón (I-E) ha opinado que "venimos de una situación nefasta" y ha considerado necesaria una "arquitectura integral" y una "estrategia de rehabilitación" que ha considerado fundamental.