¿Por qué tanto covid en Navarra?

04.10.2020 | 01:06
Un sanitario realiza una PCR a una menor en Refena. De izquierda a derecha, Gerardo Pisabarro, Carlos Artundo, Jesús Castilla y Francesc Pujol.

Cuatro reconocidos expertos ofrecen desde su ámbito profesional las posibles causas que han propiciado la transmisión de la covid-19 en Navarra, y exponen algunas medidas para evitar contagios en el futuro

C uando se habla de los datos de positivos en covid-19, la incidencia es uno de los factores que más se menciona. De hecho, dicho factor medido en siete y catorce días sitúa a Navarra como una de las Comunidades Autónomas más afectadas del Estado. ¿Pero por qué está teniendo esta incidencia en la Comunidad Foral? El director de Salud, Carlos Artundo; el epidemiólogo del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, Carlos Castilla; el catedrático en Microbiología de la UPNA, Gerardo Pisabarro y el profesor de Economía de la Universidad de Navarra, Francesc Pujol responden a esta cuestión abordando diferentes aspectos y datos de la pandemia en Navarra.

El clima y la humedad

Claves en la extensión del coronavirus

El epidemiólogo Jesús Castilla lleva ya unos años investigando la evolución de otros virus como la gripe y analizando algunos factores relevantes en su transmisión. De hecho, según reconoció a este medio, algunos de estos aspectos también son aplicables al coronavirus. "En general en Navarra y en zonas próximas, suele haber más gripe que en el sur de España", manifestó. Además, la Comunidad Foral es una de las autonomías que más pronto empieza a detectar nuevos casos de gripe. En este punto, expresó que existen características climáticas ambientales que "favorecen que los virus respiratorios ataquen antes o más".

Por alguna razón, añadió que las latitudes y las características climáticas que tenemos, "parece que son bastante favorables a una mayor transmisión de virus respiratorios que en otros lugares". De hecho, en el caso específico de la gripe, aclaró que en Salud Pública cuentan con series de varios años que muestran que "si una persona vive en Navarra toda su vida, quizás a lo largo de su vida pasa 10 o 15 veces la gripe, y si vive en Málaga o en Sevilla, 5 o 7 veces".

En el caso de la covid-19, explicó que en la primera ola "nos afectó relativamente pronto y fuerte y justamente afectó a zonas de la península, que son más bien del interior y que tienen climas un poco más extremos". En el caso de los rebrotes y positivos que se vienes registrando en estas últimas semanas, subrayo que "se vuelve a repetir ese patrón". Por otro lado, expresó que la covid puede compartir algunas características de trasmisión con la gripe, como que "las situaciones ambientales más frías favorecen la transmisión y las más cálidas, la dificultan". En este punto, incidió en que "no quiere decir que no se de la transmisión con temperaturas altas, pero pasa menos que cuando la temperatura es fría".

De hecho, en cuanto al clima frío aclaró que "una persona infectada, que esté viviendo en un clima frío y seco, tiene las mucosas más irritadas y eso hace que el virus se multiplique más y que pueda expulsar más gérmenes y durante más tiempo". En el caso particular del coronavirus, también reconoció que parece existe algún efecto la humedad ambiental o de influencia marina. "Es muy curioso que toda la zona costera de la península tenga tasas claramente más bajas que las del interior", reconoció. En el caso de Pamplona, a pesar de la cercanía del mar explicó que "tenemos una barrera montañosa en medio entonces igual algunos efectos marinos nos pueden llegar menos".

La humedad ambiental también puede repercutir en la transmisión y en la vida de las partículas del virus. Si la humedad ambiental "es más baja esas partículas están más tiempo en el aire y tienen más oportunidad de llegar a otra persona. También el propio sol y el calor harían que esas partículas se inactiven". Por otro lado, expresó que "los cambios, la sequedad del ambiente y los contrastes térmicos, dejan más vulnerables a las defensas del organismo, y también puede influir la contaminación ambiental". Además, manifestó que los cambios ambientales pueden generar un impacto importante. "En julio teníamos la décima parte o menos contagios que ahora, pero ahora cuando nos levantamos por la mañana y vamos a trabajar hay 10 grados menos que en julio". Por último, destacó que el componente de las reuniones sociales y familiares, "facilita las oportunidades al virus".

Las no fiestas y las cuadrillas

Focos de contagio durante el verano

El profesor de Economía de la Universidad de Navarra, Francesc Pujol, hace un seguimiento de los datos diarios reportados por el Gobierno de Navarra. Basándose en ese análisis, subrayó que el repunte de casos registrados durante los últimos meses ha sido "la combinación de las no fiestas con la dinámica de cuadrillas que tenemos en Navarra y las bajeras". El hecho de juntarse en cuadrillas y compartir mucho tiempo juntos, unido al uso de las bajeras, que tienen "todos los ingredientes para alto contagio, por ser un lugar cerrado y sin ventilación. Encima se ha reforzado ese perfil de contagiador precisamente por las excepciones que se han puesto", aclaró.

Sobre la evolución de los próximos meses en Navarra, se mostró esperanzado, alegando que los positivos reportados están asociados "a los focos que tienen los hogares, y las fiestas ya van a acabar por fin. La gente seguirá estando en cuadrillas, pero ya no será todo el rato como en las fiestas del pueblo".

Por otro lado, valoró que a pesar de que la incidencia en Navarra sea muy alta, "es la comunidad que está haciendo más test por habitante de toda España, y la dinámica navarra sí es muy buena en cuanto al tiempo que se tarda entre manifestar síntomas y tener el resultado en comparación con otras comunidades". Por otro lado, subrayó, que a pesar de la alta cantidad de pruebas PCR que se realizan, "la tasa de positividad de los test es muy baja en comparación con lo que deberíamos tener y eso significa que se está haciendo muy bien y por lo tanto, cuando pase esa presión externa de las fiestas, creo que podremos reducir y seguir atajando los contagios".

Sobre la incidencia alta que registra Navarra, opinó que "la medida de referencia que se está utilizando con la incidencia de casos 7 días y a 14 días porque las dos medidas son medidas que curiosamente benefician al que menos bien está haciendo las cosas y curiosamente, al que hace mejor las cosas le penaliza". En este punto, explicó que, Navarra a 14 días "tiene el 100% de los casos archivados, certificados y salen en la estadística. Madrid la semana pasada registraba el 87% de los casos y esta semana rondará el 80%". Por ello, según aclaró según datos del Ministerio, "Madrid tiene 847 casos y Navarra tiene 683"

La responsabilidad social

Evitar el colapso del sistema sanitario

El catedrático de Microbiología de la UPNA, Gerardo Pisabarro explicó que cree que de momento nadie tiene "muy claro por qué está viendo esta incidencia más alta en España en comparación con otros países, porque las medidas son bastante más estrictas que en otros sitios, y tampoco es esperable que tengamos unas características genéticas especiales, y la población española no está más envejecida que el resto". Por ello, expresó que la transmisión está más relacionada con el comportamiento de la ciudadanía y "el mayor foco de transmisión, son las relaciones personales. En el trabajo, en los colegios y universidades, algo que causaba mucha preocupación al principio del mes, pues no parece que haya una transmisión tan grande". Es ahí donde expresó que las personas se están relajando más e hizo hincapié en la necesidad de seguir las indicaciones de uso de mascarilla, lavado de manos, guardar la distancia de seguridad y la necesidad de ventilar frecuentemente las estancias para frenar la transmisión de dentro de casa.

Según explicó la enfermedad distribuida a lo largo del tiempo, "tiene una tasa de mortalidad y una gravedad parecida a otras enfermedades que es menor que otras enfermedades infecciosas o no infecciosas". En una fase de la pandemia como ésta, si se acumulan varios positivos, "lo que se colapsa y lo que se nos satura son los sistemas sanitarios" reconoció. "El problema es que nosotros no podemos atender a toda la gente que se pone enferma a la vez", añadió. Es por ello que incidió en la importancia de la concienciación y en la responsabilidad social para "intentar ralentizar la difusión del virus y conseguir que el sistema sanitario funcione".

Por otro lado, adelantó que hay algunos factores que claramente se han asociado con una mayor gravedad o menor gravedad en la enfermedad, como la edad, o la presencia de otras enfermedades crónicas, pero "hay factores que todavía están por aclarar, pero no hay unos datos totalmente concluyentes en ninguno de estos factores". En este punto, añadió que cada una de las personas "somos la suma de muchos factores que hacen que tengas una mayor o menor susceptibilidad".

A más pruebas PCR, más diagnóstico

Aprendizaje desde la experiencia

El director general de Salud, Carlos Artundo, confesó que explicar la incidencia del virus en Navarra "es complicado de responder, pero hay algunas respuestas" y añadió que al tratarse de un fenómeno multifactorial "no puede un solo factor explicar situaciones y realidades complejas". Por otro lado, reconoció que la experiencia vivida ha permitido adquirir muchos conocimientos en poco tiempo. "Si comparamos con la historia de las epidemias y de las enfermedades globales que hemos tenido, en pocos meses tenemos un conocimiento que no se había tenido en otras epidemias o pandemias globales", manifestó y añadió que han hecho "muchas cosas, nos hemos equivocado y hemos tenido que rectificar".

Sobre las posibles causas de la alta incidencia, en primer lugar se refirió al alto número de pruebas PCR que realiza Navarra. "Si tú haces más PCR, haces más diagnósticos, pues lógicamente coges más casos, detectas más, y diagnósticas más", aclaró. Por otro lado, añadió que la suspensión de las fiestas "ha tenido un efecto en la incidencia, y en el ámbito de los casos bestial. Además, es el patrón se reproduce en todos los sitios igual, aunque en unos con mayor agudeza".

Sobre la incidencia de los virus respiratorios explicó que "Navarra tiene una especial susceptibilidad" y también añadió que a nivel demográfico "es una comunidad muy envejecida y eso significa que hay muchas personas mayores que lógicamente tienen mayor riesgo de enfermar gravemente y de morir", y también las personas con pluripatologías. Además, aclaró que hay una asociación directa entre "la obesidad mórbida y las complicaciones en los procesos del virus".

Por otro lado, manifestó que el virus tiene un comportamiento concreto. "Tiene una querencia por la precariedad, por la vulnerabilidad, y por las condiciones sociales inaceptables". En este punto, explicó que esos entornos donde muchas personas conviven en una vivienda por dificultades económicas y sociales, "son condiciones idóneas para el contagio, o para la transmisión del virus" y recalcó que las condiciones sociales en esta pandemia, "son importantes".

El factor geográfico, "tuvo su importancia también en la primera ola de la pandemia, y en esta segunda ola, hemos visto en el verano como ha habido un desarrollo, digamos, geográfico y también temporal", expresó. Por otro lado, reconoció que en Navarra "nos han llegado estos picos de incidencia más tarde, lo que es la última parte del verano". También aclaró que es probable que se hayan cometido errores, y en este punto subrayó que "lo importante es identificarlos, reconocerlos, diagnosticar bien y poner solución".

A su vez, recalcó que el rastreo es "fundamental para acotar y minimizar los efectos de la pandemia". Sobre la gestión de la desescalada, reconoció que quizás "hubiera sido necesario hacer un poco más pausada, un poco más tranquila y consolidando, digamos, los datos de las fases y preparándonos mejor para lo que venía".