Baja la incidencia de la covid-19 en Navarra un 60%, pero con 45 fallecidos en la última semana

La incidencia en 14 días es de 373 casos por 100.000 habitantes y en 7 días, de 146, indicadores que se van alejando del riesgo extremo

23.11.2020 | 20:24
Filas de personas esperando para hacerse la PCR en Refena.

Pamplona – La mejoría de la evolución de la pandemia en Navarra es evidente y se ve en los datos del día a día, que desde el pasado 14 de noviembre no han pasado de los 160 positivos diarios. Pero esta tendencia positiva se hace más evidente si se echa la vista semanas atrás, cuando la incidencia del virus en Navarra era la mayor del Estado. En la semana del 2 al 8 de octubre, Salud Pública detectó 2.302 casos de covid-19, en unos días en los que la curva de contagios ya se iba doblegando después de haber llegado al pico de casos a finales de octubre, frente a los 922 registrados la semana pasada, lo que supone un descenso de la incidencia del 60%.

Así, la media diaria de casos en este tiempo ha pasado de los 328 a los 131 positivos de media diarios, una caída fruto de las restricciones que están vigentes en Navarra desde hace un mes y que han hecho que desde su aplicación se hayan reducido los contagios un 75%. Unas medidas que se prevén que el Gobierno foral vaya flexibilizando en todos los sectores –empezando por la hostelería y las residencias– si la evolución epidemiológica sigue siendo favorable.

No obstante, pese a la notable mejoría que los datos van dejando en Navarra, todavía queda mucho por andar antes de tener a la pandemia bajo control. Si bien la incidencia se sitúa en niveles similares a los de finales de agosto, la ola de contagios experimentada en otoño sigue aumentando la cifra de fallecidos, con 45 decesos la semana pasada. Una cifra que iguala a la de hace dos semanas –del 2 al 8 de noviembre– y que aumenta un 32% con respecto a la anterior –del 9 al 15 de noviembre– en la que se registraron 34 fallecidos.

Menor presión hospitalaria Los hospitales van cogiendo algo de aire estos días, tras varias semanas en las que las pesadillas de marzo y abril volvieron a la mente de los sanitarios con los puestos de UCI a rebosar y con desprogramaciones de actividad ordinaria la no poderse compatibilizar lo covid y lo no covid. La presión asistencial fue tal que Navarra estuvo, como aseguró la consejera de Salud, Santos Induráin, al borde del confinamiento domiciliario. Ahora la situación ha mejorado pero en los hospitales no bajan la guardia ante un mes de diciembre en el que los puentes y las Navidades marcarán el devenir de la pandemia. Si la ciudadanía adopta las medidas restrictivas es de esperar que el 2021 arranque sin repuntes de casos e ingresos. En caso contrario, el coronavirus tiene fuerza todavía para generar una tercera ola de coronavirus, teniendo en cuenta que tiene de su parte las condiciones medioambientales del invierno, algo que ya advirtió Salud Pública en el informe epidemiológico de la semana pasada.

En cualquier caso, los datos evidencian que la presión hospitalaria ha descendido en las últimas semanas. La red sanitaria de Navarra atiende actualmente a 246 pacientes con covid-19, 181 personas menos que las que asumía la red asistencial –pública y privada– el 1 de noviembre, cuando se llegó a las 427 personas hospitalizadas. De hecho, la semana pasada se registraron 73 ingresos, un 52% menos que las 153 que se contabilizaron dos semanas antes.

En la UCI el descenso es menos notable, fruto de que las estancias en estos puestos son de una media de tres semanas, pero aún así la ocupación no es la de semanas atrás. Según los datos aportados ayer por Salud, 41 personas permanecen en la UCI, 28 menos que el 10 de noviembre, fecha en la que se registró la mayor ocupación con 69 pacientes. En la última semana, se registraron 4 ingresos en estos puestos, frente a los 19 de hace dos semanas.

Indicadores de sanidad Por otra parte, según los datos del Ministerio de Sanidad, Navarra tan solo tiene dos de los cinco indicadores en situación de riesgo extremo. Son la incidencia acumulada en 14 y 7 días, con 373 y 146 casos por 100.000 habitantes, respectivamente. No obstante, son los dos marcadores que más están mejorando y se sitúan en niveles similares a los del conjunto del Estado. De seguir la tendencia descendente es de esperar que en las próximas semanas estos indicadores dejen de estar en riesgo extremo y pasen a riesgo alto, un cambio que se materializará si se baja de 250 casos por 100.000 habitantes en 14 días y de 125, en 7 días.

Descenso de Contagios

60%

En la semana del 2 al 8 de octubre, se detectaron 2.302 casos de covid-19 frente a los 922 registrados la semana pasada, lo que supone un descenso de la incidencia del 60%.

Descenso de ingresos

52%

La semana pasada se registraron 73 ingresos, un 52% menos que los 153 que se contabilizaron dos semanas antes.

Repunte de Fallecidos

32%

Los 45 fallecidos de la semana pasada suponen un aumento de un 32% con respecto a los contabilizados la semana anterior, cuando se reportaron 34.