"La pandemia no nos vino mal para estudiar"

27.03.2021 | 23:16
Los participantes en la prueba, a punto de entrar al aula en la UN.

Las restricciones también limitaron la desconexión de los aspirantes a la formación sanitaria especializada

Con los nervios a flor de piel. Así se encontraban ayer los 499 aspirantes que se enfrentaban a una de las pruebas más importantes de sus vidas. A un solo paso de iniciar su formación sanitaria especializada. De las 10.249 plazas a nivel estatal, 186 están ofertadas en Navarra, de las cuales 140 corresponden al SNS-O y 46 a la CUN. La convocatoria tuvo lugar en la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra, donde acudieron licenciados de Medicina. Enfermería, Psicología, Farmacia, Biología, Física y Química. Muchos de ellos anhelan lograr una de esas 186 plazas que se ofertan en Navarra. Por profesiones, 148 son de Medicina, 20 de Enfermería, 8 Farmacia, 4 de Psicología, 4 de Biología y 2 de Física. A las 14.20 horas varios de los candidatos empezaron a acercarse a la puerta principal del edificio. Algunos, a pesar de acudir solos, se juntaban con otros compañeros para matar los nervios previos al examen, mientras otros lo hacían en compañía de sus amigos y familias, que les mandaban sus mejores deseos antes de entrar a unas aulas donde se iba a marcar su futuro laboral.

A pesar de las mascarillas, las restricciones y distancia de seguridad, la entrada de los postulantes fue ordenada y sin mayor retraso. A las 15.30 horas ya todos se encontraban dentro del edificio. Los nervios y la incertidumbre ante aquello que se iban a encontrar se apreciaba en los rostros de los primeros valientes que cruzaban la puerta.

La preparación Para preparar y conseguir superar una prueba de estas características es esencial la organización y la planificación. Por ello son muchos los que comienzan su preparación con bastante anterioridad. "Comencé a prepararme para el MIR hace casi dos años, en septiembre de 2019 y es una trayectoria muy larga y hay que ser constante", destacaba Carmen Bongo. Ella, como muchos de los aspirantes que se encontraban esperando su turno para entrar en el aula, confiaba en que "el esfuerzo de todos estos meses sirviera para algo". La mayoría de los convocados preparan este examen con la ayuda de academias. "Me apunté a una academia años previos durante la carrera. El pasado mes de junio empezamos a prepararlo con clases online y estudiando en casa", señaló Antonio Bazán, jugador del Helvetia Anaitasuna y aspirante a MIR. "El tiempo que no entreno lo dedico a estudiar, y este año de pandemia no nos ha venido nada mal para enfocarnos en el estudio", explicó. El tiempo invertido es oro a la hora de preparar esta convocatoria. Algunos, como Adrián Alfonso, dedicaron durante estos meses alrededor de 8-12 horas por día. "A la hora de desconectar del estudio con esta situación sociosanitaria ha sido muy complicado, se hace más difícil salir de la rutina", apuntó el joven. Por otro lado, Amalia García Durán comenzó su andanza de estudio en septiembre de 2019 y fue constante en su estudio diario de 10 horas. "Puede que algunos días hagas más que otros, pero nunca dejarlo y ser muy constante con uno mismo", exclama la aspirante.

Futuras matronas Una de las especialidades que destaca entre las participantes de EIR es la de matrona o pediatría. "Quiero ser matrona y ahora mismo a nivel estatal no puedo serlo sin realizar este examen". Teresa Briozola, licenciada en Enfermería de 27 años, dejo de trabajar y se dedicó "exclusivamente a estudiar para el EIR". Su compañera Irantzu Zeberio, enfermera de 21 años procedente de Alsasua, ve clara su objetivo profesional. "Me gustaría ser matrona, es la opción que más me gusta y no me llama ni veo en ningún otro campo", expuso la joven. "Sí que me preparé en una academia porque veo que es muy complicado prepararse para algo tan importante por cuenta propia". "Es importante que se destaque la importancia de la enfermería en pruebas como estas, ya que siempre se premia más a los aspirantes a MIR y nosotras también le dedicamos varias horas al día", remarcó Briozola, elogiado el esfuerzo de las enfermeras y enfermeros.

"Este año diferente

nos ha servido para enfocarnos plenamente en el estudio"

Antonio Bazán Legasa

Candidato al MIR

"Al principio comencé estudiando 8 horas diarias, en esta etapa final llegue a 11 horas"

Daiana Salguero Moscoso

Candidata al BIR

"Ha sido el mejor año para quedarnos encerrados, no nos hemos perdido nada"

Carmen Bongo

Candidata al MIR

"Hay que ser constantes, puede que un día hagas más o menos, pero no parar"

Amalia García Durán

Candidata al MIR

"Desconectar fue algo complicado, pero hemos aprovechado mejor el tiempo "

Adrián Alfonso

Candidato al MIR