Carmen Ezpeleta | Jefa del servicio de microbiología del CHN

Carmen Ezpeleta: "Siento que vamos a seguir con el covid todo este año. Es muy puñetero"

Con una claridad propia de su labor docente, Carmen Ezpeleta explica las variantes del virus y reconoce que no tiene "ni idea" de cuál será su comportamiento en el futuro

18.04.2021 | 17:57
Carmen Ezpeleta, en el Servicio de Microbiología del CHN.

¿Por qué es tan importante conocer las variantes que circulan? ¿Qué se hace cuando se detecta una?

­­–De todas las variantes detectadas se lo comunicamos a la jefa de rastreadoras, para que inmediatamente se ponga en marcha y acote los contactos.

¿Y si ya es muy mayoritaria, como la británica?

–Pues ya no tiene sentido acotarla. Por ejemplo, la británica ya no tiene sentido porque es el origen de un 98% de los casos. Hoy (por el día 8) me ha dicho Paula (la jefa del servicio de rastreo) que no le mande más porque ya no hay nada que hacer con eso, y prefiere que le mandemos otras cepas.

¿Hay algunas de las detectadas a la que se le tenga especial temor?

–Preocupan la sudafricana y la brasileña, fundamentalmente. Pero solo ha llegado una de cada, por lo que no se han extendido y en ese sentido no nos preocupa.

Con un confinamiento perimetral casi ininterrumpido desde el 22 de octubre (solo se abrió para reagrupamientos familiares en Navidad), ¿quiénes han traído esas nuevas variantes?

–En el caso de la sudafricana, fue un joven que regresó de un viaje con una ONG. Y en el de la brasileña, un viajero de Panamá.

Eso parece reforzar dos cosas: que una PCR negativa (que se requiere para viajar) no garantiza que no se esté pasando el virus y que la movilidad es un factor muy importante para contener la evolución de la pandemia.

–Eso es. Porque todas esas variantes llegan de viajes.

¿Es más preocupante esta cuarta ola al ser la primera provocada por la cepa británica?

–Sí, pero la podemos controlar seguro. Ahora hay una cuarta ola, pero en 2 o 3 semanas con las medidas que se han tomado bajará seguro. El problema es la gente que por el camino hasta entonces enferma y fallece.

Desde el principio de la pandemia se ha incidido mucho en la limpieza de las superficies y la higiene de manos por un posible contagio indirecto. ¿Se sabe si la cepa británica tiene más capacidad de permanecer en estos lugares?

–Sobre las superficies hay estudios que dicen que la probabilidad del contagio es mínima. O sea, que la transmisión es por vía respiratoria directa.

¿Y en cuanto a las manos?

–Yo creo que no. Hay que preocupar tenerlas limpias y desinfectadas, pero en cuanto a la importancia que se ha dado hay un estudio americano reciente que dice que no tiene el valor que le dábamos. De todas formas, hay que seguir limpiando y desinfectando. Pero no me preocupa.

Además de mayor velocidad en la propagación, ¿qué otros cambios introduce la cepa británica?

–Con la cepa británica hay varios estudios que dicen que en una persona puede permanecer hasta 14 días, por lo que quizás hay que hacer un aislamiento más largo porque permanece más tiempo en las personas.

¿Su mayor contagiosidad obliga a usar mascarillas con más capacidad de protección?

–No soy experta en mascarillas, pero creo que el problema está en que se utilizan mal. Mucha gente no es muy cuidadosa, se les cae por la nariz... y ese es el tema principal.

Hemos aprendido mucho acerca del virus y de las mutaciones, pero vayamos al origen. ¿Cómo muta un virus?

–Este virus tiene 3.000 nucleótidos, y a la hora de reproducirse se tiene que multiplicar. Y ahí a veces se confunde, y como tras esa confusión puede que le vaya mucho mejor, pues va por ahí.

O sea que las nuevas variantes no tienen por qué ser más contagiosas.

–No. El virus no un ser inteligente. Son 3.000 números que se tienen que reproducir de igual manera, y si con una caída en el 69-70 –como ocurre en la cepa británica– entra mucho mejor en la célula pues sigue reproduciéndose así. Y al contrario, si muta en otra zona y no le da ventaja pues no lo volverá a hacer.

Entonces habrá variantes que 'mueran' y otras que sigan viviendo.

–Algunas variantes no se multiplicarán y otras lo harán como locas, como la cepa británica, que lo hace porque entra mejor en la célula.

¿Puede llegar una variante que nos haga empezar de cero?

–De cero no, desde luego. Pero sí que hay cepas como la sudafricana y la brasileña de las que hay dudas de cómo se comportan ante la inmunidad. De la cepa británica todo el mundo dice que la inmunidad es igual y que si es menor, es una diferencia muy pequeña.

Respecto al futuro del coronavirus hay muchas elucubraciones. ¿Usted sabe algo de lo que nos deparará?

–No tengo ni idea. Yo las cosas que dicen los expertos y políticos no me las termino de creer. Siento que este año vamos a seguir hasta el final con el coronavirus. No sé si seguirán apareciendo mutaciones, no sé cuánto duran la inmunidad de las vacunas –porque no ha habido tiempo para evaluarlo–, hay gente que pasó la infección y ya no tiene anticuerpos...Yo es un virus al que le tengo mucho miedo desde el principio, por muchas de las cosas que produce... es muy puñetero y tremendo, por lo que no se pueden sacar muchas conclusiones.

noticias de noticiasdenavarra